lunes, 8 de junio de 2015

Guten Tag Ramón




"Guten Tag, Ramón" es una película mexicana del año 2014 dirigida por Jorge Ramirez-Suarez y protagonizada por Kristyan Ferrer, Ingeborg Schöner, además de contar con un reparto excepcional estelarizado por Adriana Barraza, (nominada al Oscar) Arcelia Ramírez, Rüdiger Evers, Hector Kotsifakis, y una participación especial de Toni Dalton.
Película que nos narra la travesia de Ramón al tratar de después de cinco ocasiones fallidas de tratar de cruzar la frontera ilegalmente con E.E.U.U, sin querer acabar como todos sus amigos del pueblo donde vive vendiendo droga y asesinado en algún tiroteo, aconsejado por uno de sus mejores amigos que trabaja en una tiendita decide irse a Alemania después de recibir un dinero por unas tierras que le había heredado su padre. Este le dice que una tía de él se fue para allá y la hizo en grande y que ella puede recibirlo para ayudarlo, pero cual es la sorpresa de Ramón que al llegar a Alemania en la dirección donde vivía la tía de su amigo ya no es la misma, pues su marido alemán la había corrido por supuesta infidelidad, y así con un Ramón solo que empieza a dormir en la estación de tren pegado a un radiador de calefacción para poder calentarse de un clima tan frío y extraño como el idioma que todos en ese lugar hablaban, empieza a conocer a gente que lo empiezan a ayudar, afuera de una tienda donde se enamora de la muchacha que ahí trabaja y siendo victima del constante ataque que sufre por un indigente el cual reclama su zona de trabajo, es cuando conoce a Ruth, una anciana pensionada que le da algo más que ayuda y asilo en su casa, le da una amiga y una familia en ese lugar.
Ahora, les diré porque Guten Tag Ramón me gustó tanto, para empezar la película no es como una película mexicana cualquiera, tiene algo especial, una historia que nunca habíamos tocado desde esta perspectiva y este enfoque, una crítica social pero con un trasfondo más sentimental que pesimista, que a pesar de no ser esa película de estereotipo mexicano (que creo que mucho se debe a que fue una co-producción México-Alemania) que todo mundo cree que nuestro cine hoy en día es, o con comedia muy mala, o de narcotráfico o muy grosero. Claro tocan todos estos temas porque es una película mexicana y como la vida misma revela las verdades que vivimos en nuestro país, pero no es el tema principal o el mensaje que nos quiere dejar.
Bueno, para empezar déjenme decirles y compartirles la emoción que siente uno al ver la ciudad donde nació, donde uno creció y tantas veces caminó justo donde caminaba Ramón, verlas en la pantalla grande, por segundos sientes que tu estás ahí, y más te invade la emoción al pensar en las miles de personas, sean de Durango (porque la parte mexicana se filmó en el hermoso estado de Durango, “Mí Durango”) o no sean, están viendo ese bello lugar, tanto su parte rústica y rural (la de sus municipios, parte que fue filmada en Canatlán) como la parte colonial y de la ciudad (que es Durango capital).
También me gustó mucho está actitud y decisión de Ramón (el protagonista) de saber que al ser de campo y no tener muchas opciones de trabajo, en lugar de meterse al narcotráfico como la mayoría de los jóvenes que viven en este tipo de rancherías y en condiciones similares como él, decide mejor probar suerte en un lugar lejos de su tierra (cosa en la que por momentos me sentí reflejado en la figura de él) e irse a un país, al otro lado del mundo, con un clima muy distinto (aunque en Durango también pueda llegar a hacer mucho frío, creo que no se compara con el de Alemania) y un idioma diferente, prefiere luchar y trabajar en vez de entregarse a la vida fácil haciendo daño a otras personas y ganas si bien mucho dinero y fácil y en poco tiempo, no una vida de la que puedas sentirte orgulloso y sobre todo larga. Solo las personas que hemos viajado mucho, de un lado a otro y en todas condiciones, no solo en avión como lo hacen los turistas o los vacacionistas, podemos comprender y ponernos en los zapatos de Ramón.
Y por último para no hacérselas muy larga y no contarles mucho de la trama de la película para que se animen a ver esta buena película de nuestro cine nacional (que por cierto no a tenido tanta difusión, otra cosa que no me gustó, pues a los churros cómicos los venden como si fueran películas de Woody Allen en sus tiempos de comedia ácida. Además de que esta “entrañable” película como dice su slogan en las redes sociales tiene uno de esos finales que no es el de siempre, o el que esperabas, pero que te deja con un buen sabor de boca, este es el cine que necesitamos) Es lo que nos tratan de comunicar y decir esta película, y lo cual se ve maravillosamente reflejado en esa entrañable y hermosa escena de la cena entre Ramón y Ruth a la luz de las velas; y es esto de que cuando uno en verdad se quiere comunicar, o si los sentimientos que uno quiere decir son puros y sinceros, el idioma no es un impedimento ni una barrera para sentir y comprender lo que el otro nos dice, la voz, el sonido de la voz puede llegar a ser un idioma universal así como lo es la sonrisa y los buenos sentimientos. La barrera del lenguaje desaparece cuando uno esta comunicándose de corazón y de verdad. Así que se las recomiendo ampliamente y espero en verdad vayan a verla, y como deseo personal espero que nuestras cadenas de cines empiecen a fijarse en estos proyectos mas a menudo, que pierdan un poco más con tal de enriquecer nuestro turismo y nuestra cultura y sobre todo que el cine nos vuelva hacer sentir y pensar y reflexionar, no solo reír sin pensar en nada. Nos estamos leyendo.

"Regresamos al estudio."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario