lunes, 29 de septiembre de 2014

Tan sólo un instante. (Escrita a forma de carta)





Querida “A”

Pensaba en los buenos momentos que tuve junto a ti, y cada mañana despierto pero tú no estás aquí. Quisiera saber si al menos tu me extrañas así, parece que la nostalgia se ha apoderado de mi.
¿Por qué cometemos errores? ¿Será que nos gusta sufrir? Ó ¿Será que nos gusta arriesgarnos y en el riesgo ser feliz? Pudimos hacer tantas cosas, incluso hasta el mundo cambiar. Pero no pudimos siquiera cambiar nuestra historia personal.

Me dicen que sólo de ti yo recuerdo lo bueno, lo bueno; –si pudieras ver como sonrío al decir esto- pero francamente no creo que haya algo mal en ti. Quisiera volver en el tiempo tan sólo un instante, y mirarte. Quisiera volver en el tiempo, el tiempo en que fui feliz.



Por amor al cine yo ya no voy al cine y mi amor por "Gut Tag Ramón".-





Por Juan José Antuna Ortiz (@JohnnyAntuHap)


Después de la desilusión que me llevé el fin de semana pasado, hace unos días volví al cine. Con la esperanza de ver una buena película después del trago amargo que me llevé. (Como me pasó cuando fui a ver El Hombre de Acero y juré que no volvería al cine y en menos de una semana volví para ver El Gran Gatsby y me volví a enamorar de la pantalla). Pero en fin, el caso es que me disponía a hacer las pases con el cine, pero la verdad es que todo resultó peor, ya que nos hemos divorciado por tiempo indefinido, y no precisamente por culpa de una película, Ahora les comento porque.
La verdad he de confesar que aunque me encanta y amo ir al cine (por lo general lo disfruto más cuando voy solo) voy por haya cada dos meses, pues debe de ser una historia que en verdad me atrape, o en su defecto, algo que quiera ver a quien acompaño o me acompaña. Todo el tiempo he ido a Cinepolis pues es al cine que he ido desde que acostumbro a tener la cultura de ir al cine. (Que es desde los 12 o 13 años de edad) Llegué a ir tres o cuatro veces a Cinemex, además de que porque mi Compañía de Teléfono Celular me regalaba boletos, cuando voy a Durango mis primos y primas es al cine que más acostumbran a ir, y si pues ellos invitaban pues yo no podía negarme. Pero desde que leí una nota escrita por Christian Sida-Valenzuela publicada por mis amigos de Cinéfagos, en la que expone el porque él dejó de ir a Cinemex tanto por el mal trato que se le da al trabajador ahí, los cambios de horarios en sus funciones sin previo aviso, o que anuncian un horario en los periódicos y otro en su portal de Internet y en realidad es otro el que tienen en taquilla, esa y otras razones fueron la causante de que yo también pusiera un veto a Cinemex. (Además de que he de confesarles que nunca me gustó ir porque además de que sus salas y sus pantallas son muy chicas, llegué a entrar a funciones que tenían clasificación B15 o C y dejaban entrar a niños pequeños).
Pero en fin, el caso es que fui a Cinepolis, llegué como siempre faltando 20 minutos para la función que previamente ya había checado vía telefónica (porque el portal de Cinepolis tampoco es muy exacto en las funciones y los horarios y las cintas que están exhibiendo) Así que llego y al entrar me doy cuenta de que las taquillas para comprar boletos estaban cerradas con un cartel que decía: “Comprar sus boletos en dulcería”. Hasta ese momento todo iba bien, comprendí que quizá estaban cerradas porque iban a dar mantenimiento a las maquinas o quizá porque por el corte de luz a ciertas zonas de la plaza por estar haciendo chequeos a la instalación eléctrica por lo pasado semanas antes por el huracán Odile. Entonces, llego a zona de dulcería y ahí es donde exploto:
Para empezar, de las fácil 12 ventanillas, computadoras o cajas (la verdad no se como se le llamen ahí adentro) solo había abiertas 4, estaban a reventar y solo faltaban 10 minutos para que mi película empezara. Me formé en la que menos gente tenía que eran cinco delante de mí, hasta ese momento no estaba tan enojado, todavía estaba dentro de mi comprensión, quizá había mucha gente por la película que se exhibía dentro del Tour de Cine Francés (que creo era la llamada en español: “La Riviera Francesa” que yo no fui a ver porque no estaba en mi lista de las películas que yo tenía que ver como “Un Encuentro” ó “Mi Vida Es Un Rompecabezas”) o también porque como no había clases, los padres aprovechan para sacar a sus hijos de la casa. El caso es que me empiezo a enojar cuando veo que de esas solo cuatro ventanillas que estaban había uno atendiendo cada una (que por lo que otras veces hay uno mas ayudando cuando hay mucha gente en los cines como por ejemplo los miércoles o los fines de semana) entonces hasta hay son 4 personas detrás de los mostradores de dulcería. Pues había 11 personas detrás (contando a dos con playera negra que quiero imaginarme son los supervisores o encargados o no sé la verdad que serán) entonces yo me dije y al parecer una señora formada en otra fila escuchó mis pensamientos hasta allá porque les dijo: “Porque no abren las otras ventanillas si hay tanta gente que no está haciendo nada. La película que quería venir a ver ya se empezó y yo aquí sigo formada”. Entonces, para el colmo de las cosas uno de los empleados de camisa azul que estaba platicando con uno de los de camisa negra le contesta a la señora: “Pues para la otra haber si se viene más temprano señora, o si no pues nada más no entre”. Entonces empiezan a decirse comentarios el uno al otro, por supuesto la señora con justa razón haciendo valer su derecho de reclamar, pero la verdad creo que el empleado, que es de la asistencia de la gente al cine que es porque tiene trabajo, además de que la señora en ningún momento les dijo una grosería al principio y les dijo de buena manera y con un tono de voz mesurado. Entonces mi fila va avanzando y mientras veo, la verdad; con algo de enojo las personas que están en frente de mí (señora de unos 40 años, niña de unos 12 o 13 años, y niño de 9 o 10 años) pedir hot dogs, nachos, palomitas combinadas y refrescos como si estuvieran en un restaurante; y para entrar a una función, una hora y media después de que estaban comprando los boletos (háganme el reverendo favor) por fin me atienden. Uno comprende la presión que tienen estos empleados al estar todo tu turno de trabajo parado atendiendo a gente, quizá no siempre gente muy respetuosa o que te habla bien, pero saben que su trabajo es ese y que dependen de que la gente se lleve una buena impresión, si bien no de ti, si del lugar. Entonces, al atenderme el empleado de mostrador se tardó milenios, en darme mis “palomitas pequeñas, refresco mediano de manzana si tienes por favor” y yo supuse, o está muy cansado o es nuevo. Hasta ahí, comprensible; y digo comprensible porque el señor muy amable, no estaba enojado ni nada, entonces viene la acatombe; se cruza en el camino con el empleado que estaba en el último mostrador y tiran ambos un poco de palomitas; uno de los “compadres” de camisa negra los regaña y les dice que no estén tirando las palomitas, el otro empleado, el que no me atendía a mi empezó a decir: “que se vaya a la verga ese wey. No mames, pinches mocosos enfadosos los de la última fila, nada más están cambiando y cambiando”.
Entonces, para ese momento, ya con veinte minutos pasados después de la hora de la función (que afortunadamente solo fueron 5 minutos según lo que me dijo una prima que es lo único que me perdí. Mas aparte la publicidad) por fin después del Vía crucis que sufrí después de 40 minutos en la dulcería, pude entrar al cine.
Así que por estás razones he decidido dejar de ir al cine, o por lo menos dejar de ir a ver cualquier película, solo iré cuando en verdad sea una buena película y no las comerciales que tanto daño le hacen a nuestro cine, producciones mal escritas, mal actuadas y además mal filmadas porque no sé si de esto culpar a los proyectores de los cines o a los directores, pero me he fijado que últimamente las películas se ven en verdad muy mal, en partes hasta borroso, y miren que las pantallas de Cinepolis son muy grandes, así que no creo que la culpa este en sus proyectores, sino en la calidad de las cámaras con las que filman (churros, baratas). Ojala todos fueran como Tarantino o los Anderson que nos les importa gastar un dineral en tener las mejores cámaras, y mejor aún; seguir filmando en el entrañable formato 35mm.




Hablando de entrañable, ni siquiera les he compartido que película fui a ver. Pues bueno, la película que fui a ver fue “Guten Tag Ramón” ("Buen Día Ramón" en alemán). Y he de decirles que ver está película me volvió a querer no dejar de ir al cine, aunque ya no lo vaya a hacer tan frecuente hasta en verdad ver un cambio tanto en el personal como en los modos que tratan a nuestro cine, porque seré honestos con ustedes, habemos personas que no vamos al cine solo para entretenernos o divertirnos, habemos quienes vamos al cine porque es la forma de arte en la que más nos sentimos conectados con la vida. Además, y esto lo digo a manera de crítica, eso de que le den mucha prioridad y preferencia a películas Hollywoodenses (ya ni siquiera digo “extranjeras” porque por desgracia nuestras cadenas de cine en México no promueven mucho el cine extranjero. Llámese Europeo, Asiático, Latinoamericano y mucho menos Nacional, más que los churros “cómicos” de las empresas de siempre). Entonces, sigo adorando al cine, es uno de esos amores que no se van, te acompañan hasta ver infinidad de veces tu vida reflejada en la pantalla y morir. Pero si escogeré bien cuando ir.







jueves, 25 de septiembre de 2014

La carta más hermosa de todo el mundo

Carta de Julio Cortázar a Alejandra Pizarnik


París, 14 de julio (ALLONS,
ENFANTS DE LA PATRE…) de 1965

Alejandrísima:

No estés enojada conmigo por este largo silencio. También los silencios atan y yo he visto más de cuatro paquetes de masitas atados con hilo negro; basta desmoronar el moñito para que aparezcan los merengues, los relámpagos y las religiosas, sin contar los horribles (3 fr. 25 les 100 gr.). Cosas así todos los días.
Bicho lejano, la semana pasada fuimos a Montmachoux a cenar con Laure y Philippe, y todo el mundo habló tanto de vos que yo traje otra silla y la puse por las dudas. Gracias a mi sistema de espionaje me he enterado también de que las socias del Club de las Piantadas (1) se reúnen en los cafés para acordarse de su amiguita de la calle Montesdeoka. Tu popularidad secreta (sic.) puebla las terrazas del barrio latino. Hay un pintor que firma Piza; otro, Arnik. Hay un cocktail que se llama Alexandra. Un infame plagiario llamado Hesiodo ha publicado un libro que se titula “Los trabajos y los días”. En el patio de casa, debajo de la pawlownia, juega una gatita negra que imita tu manera de abrir grandes los ojos. Ya ves que no te pudiste ir.
Y entonces, mientras nosotros estábamos en nuestro ranchito de Saignon (que todo el mundo llama Saigón para ofendernos y vilipendiarnos), llegó a París tu libro (2), y lo encontramos hace diez días cuando tuvimos que volver para trabajar en la Ionesco. Aurora lo leyó de un tirón, y no te escribió todavía; yo lo leí anoche despacito, con coñac y una pipa, y ahora te escribo. Vos sabrás valorar los méritos respectivos de estas conductas.
Es muy difícil no ser idiota en una carta, cuando uno es lo que es y nada más. Hace años que me revienta convertir una carta en una especie de reseña para uso privado del autor. A lo mejor todo lo que me da tu libro es preferible insinuarlo con palabras sueltas o con dibujos. Dibujos no sé hacer; palabras sueltas sí:
Cafard
    mandrágora
             farol
                   unicornio
                              polilla
                                       hueco (tan lleno, tan lleno)
            Me dolió tu libro, es tan tuyo, sos tan vos en cada línea, tan reticentemente clara, tan por debajo y por adentro. ¿Conocés el sistema que consiste en hojear un libro e ir citando versos o pasajes, con algún comentario o elogio o censura? A mí no me gusta. Pero te voy a decir: lo que siento es lo mismo que frente a algunos (muy pocos) cuadros o dibujos surrealistas: que estoy del otro lado por un segundo, que me han hecho pasar, que soy vos, que estoy colgando de la punta de la tela como una de esas arañas rojas que hay en la Provenza y que tienen, parece, alianza con lo Oscuro. Ahora sé (ya lo sabía, pero ahora lo sé de alguien que está vivo, cuya mejilla he besado alguna vez) que todo o casi todo puede ser dicho en muy pocas palabras. Cada poema tuyo es el cubo de una inmensa rueda. Otros hacen la rueda entera, y hay que ver cómo se atasca en las cunetas; vos dejás que la rueda sea otra cosa, algo que unos pocos ven dibujarse mucho más allá de la página. Y entonces Ben Hur gana con sus ruedas de aire que dejan atrás todas las ruedas de roble y bronce. Tus poemas me parecen pequeñísimos grabados, o mejor todavía cilindros babilónicos, y un día cuando vengas a ocupar esa silla que puse para vos y que siempre pondré en casa y en todas las casas y hasta en los ómnibus y en los pararrayos, entonces te llevaré al Louvre para mostrarte un cilindro que descubrí hace poco, en la sala etrusca, y que no es en absoluto un cilindro etrusco entre otras razones porque los etruscos nunca tuvieron cilindros esos atrasados de mierda, pero el conservador o el radical del Louvre lo ha puesto en la sala de los etruscos de puro cronopio que es, o porque no queda lugar entre los cilindros babilónicos. Y te lo mostraré, y darás grandes saltos.
            Recibí hace varias calendas una carta tuya que después se me perdió gracias a un hespléndido hacto fayido, porque me pedías colaboración para no sé qué colección ornitológica o ictiológica (¿Cormorán y Delfín? ¿Tía Vicente?) (3). Desde luego no tengo nada para mandar, como no sea la cuenta del albañil que nos agregó una pieza a la casita de Saigón y que nos dejó tecleando por varios meses, el muy artesano. Si me pagan esa cuenta, se las dejo publicar; tiene unas faltas de ortografía muy decorativas, y en cierto modo es un acto letrista. La mejor parte es donde dice:

            Sf. S.V.P., à raison de… 45, 67 fr., à valoirsur ch.p.,
            soustrait de 54,25 fr. pour des imp. colmatés… 456,27 fr.

            Hacía mucho que no leía un poema tan ceñido. Ni tan caro.
            Qué bonita la edición de tu libro. La tapa me dejó maravillado. ¿La hiciste vos misma? No es nada frecuente que en Buenos Aires salgan libros tan cuidados y con un papel y unas tintas tan buenos. El azul es hermosísimo, y la erótica viñeta (ya sé, ya sé, pero es así, cada uno ve lo que puede) me parece perfecta. Te discuto un poco el título; no me acaba de gustar. Será quizá porque toda mención del trabajo me estremece.
            Pocos serán los elegidos por tu libro, me temo. Pocos habrán vivido en la dimensión que permite encontrar tanto con tan poco —aparentemente— correlato verbal. No es que yo tenga nada contra los poemas largos (los Olga, por ejemplo, son maravillosos, y tengo que escribirle sin falta uno de estos meses; lo haré desde Saigón, decíselo si la ves; tardé mucho en leer su libro, por esas cosas, pero ahora sí, ahora es mío y me ha dado todo lo que tiene, creo, y me ha hecho muy feliz, a mi manera de ser feliz, y a la manera de ella, of course; nos entendemos). Sigo: no es que yo tenga nada contra los poemas largos, pero siempre hay como un milagro en un gran poema breve. (Esos hai-kai, a veces, o Natalia Crane, o Char, a veces, o Juarroz).
            Aurora está grillando un bifacho, y llega el bálsamo hasta mi hestudio. ¿No te parece una noticia sensacional? La gatita negra acaba de ver una paloma en la pawlownia y se ha trepado como una loca a ver si la chapa. Debo admitir que en este momento no se te parece nada. Yo puedo verte muy bien persiguiendo palomas pero seguro que pondrías una buena escalera contra el tronco y te ajustarías un paracaídas. La paloma emprendió el vuelo, como dicen ahora por tus pagos.
            No me guardes rencor (¿cómo podrías? ¡Imposible!) y escribíme. Mi silencio, diría Binetti, es una operación cósmica por la cual las begonias se convierten en miel. Pero ahora que lo pienso nunca vi una abeja en una begonia, seguro que les repugna.
            Te quiero mucho,
            Julio


Una decepción más

Alguna vez se han imaginado una película que mezcle a grandes obras de la comedia romántica como "Annie Hall" y "When Harry Met To Sally" y "500 días con ella" y "Punch-Drunk Love"; y además que use como estandarte esta frase que debería de ser patrimonio cultural de la humanidad de Julio Cortázar: "Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos".

En teoría se oiría como la mejor comedia romántica de la historia (por encima de "When Harry Met to Sally que según yo y para mi es la mejor comedia romántica por encima de "Pretty Woman" que muchos la catalogan como la mejor en el genero de todos los tiempos) Pero la verdad he de decirles que la han hecho y es una decepción, una desilusión más para mí. (y sobre todo para mis ojos)


El fin de semana pasado fui al cine con mi hermano y una prima, y decidimos que entraríamos a ver What If (Solo amigos? Canadá 2014) ya que yo había visto el trailer y la verdad me parecía que podía estar "entretenida" a secas, además de que mi prima adora a Daniel Radcliffe. Cuando vi el trailer he de aceptar que esperaba algo tan bueno como "500 días con ella" porque tenía un cierto parecido la temática en el aspecto del chico que se enamora de una chica que en primera impresión pareciera que no quiere nada con el, además del gran atino de siempre poner a un solo amigo que se convierte como en una clase de consejero, pero de esto les hablo más adelante. El caso es que la película comienza, que manera tan más mala de comenzar una película, en serio es más creo que nos robaron los primeros ocho o diez minutos de la película porque no encuentro conexión alguna. El tema con el que los dos protagonistas se conocen, un pan cubierto por completo de harina relleno de mermelada y crema de cacahuate y además atascada de tocino, la verdad cuando vi esto estuve a punto de salirme de la sala pero por respeto a quien me acompañaba no lo hice, junto con una escena en la que la hermana del personaje de Radcliffe esta hablando con la boca más que llena y se atraganta (hasta que punto han degradado a nuestro cine). Ahora, las actuaciones; (aquí van a rodar cabezas) La actuación de la protagonista, que en la película su nombre es Chantry (precioso nombre) y que se llama Zoe Kazan la verdad es bastante malita. (aunque la verdad espero que siga haciendo películas del genero porque la verdad esta bastante guapa) Y Daniel Radcliffe, la verdad muchos me van a perdonar por lo duro pero es una vergüenza de actor británico. Y vamos no quiero que se diga que digo esto porque me cae mal o porque su saga opaco a "El Señor de los Anillos" (cosa que nunca pasó aunque hayan tratado :) ) miren que hay una película de el que adoro y me gusta tanto, se llama Un Verano Para Toda La Vida (December Boys) y es está historia de cuatro que son huérfanos y que al no tener familia ellos toman rolas de hermanos y primos y padres a la vez, una joven pareja decide que quiere adoptar sólo a uno de los cuatro pero para decidir se los llevan a todos a su pequeña casa a las orillas de la riviera autraliana. Pero ¿Por qué digo que Daniel Radcliffe es una vergúenza de actor británico? Nada más hay que echarle un ojo a la gran cantidad de pedazos de actores que nos ha regalado esta isla que vio nacer al más loco y cursi y padre del melodrama. Nombres como Cary Grant, Alan Rickman (con el que Radcliffe compartió set en Harry Potter), Sir Ian Mckellen (o Gandalf para los cuates), Sir Charles Chaplin, el gran Gary Oldman (con el que también a trabajado Radcliffe), Peter O´toole, Sir Anthony Hopkins, Colin Firth, Liam Nesson, Sir Daniel Day-Lewis, y el que para mi es el más grande actor de esta tierra si me lo permiten, Sir Michael Caine. Pero nos hemos perdido de tema, el caso (y para no hacerlo más largo) es que lo único que me gustó de está película es la actuación del amigo de Wallace (nombre del personaje de Radcliffe) que es como el Jess de "Cuando Harry Encontró a Sally", o el Paul de "500 días con ella. y es este amigo sarcástico y que sin darte consejos te los da. Por cierto el amigo es Allan y es interpretado por Adam Driver (Allan, coincidencia) y tiene una novia bien loca.

Así que sólo les cuento lo que para fue una decepción más, igual dicen que cada cabeza es un mundo y quizá algunas otras personas la amaran, pero yo esperaba algo mas de esta película, pero en fin.

Decepciones vienen, decepciones van.




Una historia que jamás debió de haber existido (o escrito) 1era Parte

Y cuando dejó de sonar "Every Breath You Take", empezó a sonar "Something", y junto con ella apareció la sonrisa dibujada en el rostro de Juan que no cabía más su brillo en la habitación de toda la felicidad que sentía en aquel momento y al escuchar esa canción, aquella canción en aquel preciso momento. Y mientras Juan seguía sonriendo y empezaba a cantar con los ojos cerrados aquella canción, Ale que también no podía sonreír más por la felicidad que le desbordaba por las mejillas, como si ese momento, aquel día fuera algo más que el mejor y el más feliz día de su vida y como si no estuviera acompañada más que sólo por la persona que más amaba sobre la tierra. Mientras los dos sonreían, y mientras uno cantaba y la otra escuchaba, Ale interrumpió a Juan diciéndole:

-Tu canción favorita-
-Si, mi canción favorita-
-¿Por qué es tu canción favorita Juan?-
-¿No sabes por qué es mi canción favorita?-
-No-
Le decía Ale a Juan con esa bonita cara que expresaba duda e ingenuidad, esa cara de niña que en menos de un mes se había convertido en la cara de la más linda y hermosa novia y mujer, como flor de jardín recién lloviznado por la generosa lluvia de un día caluroso y soleado de medio verano que apenas estaba pintando.

-¿En serio no sabes por qué es mi canción favorita?-
-No en verdad no sé porque es tu canción favorita-
Juan no le contestó y segundos después viéndolo a ver a los ojos pero sin que este volteara a verla, Ale le preguntó:

-¿Por qué es tu canción favorita?-
Juan sonriendo y soltándola para darle una vuelta y devolviéndola a la guarida que eran sus brazos a donde la regresó y la volvió a abrazar le dijo:
-Pues porque la canta George Harrison-
-Ay Juan, tu y tu George Harrison- dijo Ale y se empezó a reír -y yo y mi Paul McCartney y Antonio y su John Lennon. ¿Por qué nadie querrá a Ringo Starr?
-Lo que tu no sabes Ale es que todos queremos a Ringo Starr, pues si bien las letras y las guitarras de los demás nos gustan, sin el ritmo no somos nada, todos amamos a Ringo, pero no todos podemos confesarlo o nos atrevemos a confesar, te puedo asegurar que será el último de Los Beatles que morirá-
-¡Oye!- Dijo Ale golpeándolo en el hombro de nuevo.
-No te creas. Todos sabemos que Los Beatles no morirán-
-¿Y tu?-
-¿Y yo qué?-
-¿Tu morirás?-
-Mientras tu no me dejes morir, yo tampoco moriré-


Y mientras Ale lo volteaba a ver pero sus miradas no se cruzaban (y sin que sus miradas se cruzaran) porque Juan miraba hacia la nada o a algún lugar muy parecido con la nada, Ale no le dijo (nada) más y recostó su cabeza en el hombro de Juan y siguieron bailando esta vez en silencio hasta que "Something" dejó de sonar. Unos segundos reinaron en el apacible silencio dentro de hermosa y alumbrada habitación de Ale color perla tenue. Todo esto ocurría mientras sonaban los últimos acordes de "Something" y segundos después empezaba el rasgueo de guitarra que daba la entrada a la potente voz del señor Paul McCartney en la canción "¡Oh Darling!".

* * *

Y mientras bailaban con la noche ya en presencia plena, no como un recuerdo sino como la presencia de una persona más, un orden, un factor que en una historia es determinante, las luces deplorables de aquel kiosco, seis de ocho farolas funcionando hacían de la atmósfera el cuadro perfecto que Juan alguna vez soñó. terminó la canción del viejo y empezó a sonar "Something" y esto creo en la mente de Juan la visión de un recuerdo que a esta altura ya no sabía si era un recuerdo de algo que había pasado o algo que sólo había sido un bello sueño, una ilusión, algo que su cabeza había creado, no lo sabía y en este momento no lo quería averiguar. Sentía el cuerpo de Ana apretar con más intensidad, con más fuerza, sentía como su boca y su nariz se acercaban y tocaban su hombro, su boca no decía nada; su nariz, su respiración lo decía todo y lo sentía todo. Juan sólo olía su cabello, vainilla; no quería verla a los ojos, no quería descubrir en ellos algo que creía ya saber, pero que no quería creer, en ese momento, como si ella hubiera sido capaz de escuchar su pensamiento se separó de su hombro y volteándolo a ver a los ojos pero sin que Juan la viera, sólo en un principio, le dijo:

Ana: -Tu canción favorita.
Juan: -Sí, lo sé.
Ana: -Sabías que una de las reglas más sagradas de los fanáticos de Los Beatles es dedicarle Something al amor de tu vida.
Y Juan sin contestarle nada y sonriendo mientras ella rosaba su mejilla contra la de él, sólo respiraba lo más que podía de su perfume y seguía bailando mientras la sentía, mientras aún podía.




miércoles, 24 de septiembre de 2014

Una historia que jamás debió de haber existido (o escrito) 2da Parte

A la mañana siguiente despertaron juntos al mismo tiempo en la misma cama, la sonrisa no mostraba ni la mínima parte de lo que sentían en sus almas, ni la mínima parte de la felicidad que a los dos embargaba, pues después de dos años por fin se habían entregado su amor, todo lo que habían guardado en sólo esos besos y miradas a extraños tratando de encontrar un poco de lo que la primera vez que se vieron que se tocaron que se encontraron en su piel, pero que jamás encontraron hasta esa noche antes de ver ese amanecer, y después de haber aguantado tantas noches de mucho calor, y noches en las que no sabían nada uno del otro, sólo la esperanza de volver a encontrarse, de volver a verse.

-Buenos días-
-Buenos días-
-¿Cómo amaneciste?-
-Bien ¿y tu?-
-Feliz, muy feliz-
-Eso no es justo, me preguntaste primero para saber lo que iba a contestar y así superar mi respuesta-
-¿lo hice?, bueno pero eso es normal, yo soy mujer, tu mujer; se supone que yo sea más romántica. Pero te voy a dar la oportunidad para compensarte la emoción y que te sientas mejor-
-Está bien, te diré que- dejó unos segundos para que se hiciera presente y se manifestara el silencio, para ponerle algo de emoción y suspenso a ese momento entre dos.
-¿Qué cosa?-
-Me encanta despertar a tu lado-
-A mí también me encanta despertar a tu lado-


Después de unos minutos de no decirse nada y estar sólo abrazados respirando, ella rompió el silencio:
-¿Qué te pasa?-
-Nada, ¿por qué?-
-No has dicho ni dos palabras en un buen rato-
-Es sólo que no quiero arruinar este momento, no quiero arruinar esto, quiero guardarlo intacto en mi recuerdo-


Se besaron y dejaron de hablar, segundos después ella le preguntó:
-¿En que piensas?-
-En que las cosas nunca perduran-
-Eso es lo que las hace hermosas, a esto, a lo que tenemos. Eso es lo que hace hermosa a la vida, saber que todo lo que nos hace feliz algún día se tiene que ir o desaparecer o se tiene que morir, por eso es tan importante disfrutar y vivir y decir a nuestros seres queridos lo mucho que los amamos todos los días, nunca sabremos cuando dejaremos de verlos, disfrutar todo lo que se tiene en el momento-


Él suspiro hondo y duraron unos segundos sin hablar de nuevo, ella acostada desnuda encima de él (que pueden saber las personas sobre la cosa más hermosa si nunca de han visto dormir sobre mi pecho), después de estar de costado sin verse a la cara ella volteó y mirándolo a los ojos volvió a preguntarle:
-Algo te pasa. ¿En que piensas?-
-No. En nada, es sólo que hubiera preferido que no nos hubiéramos conocido-
-¿Por qué?-
-Por lo que acabaste de decir, porque el día que alguno de los dos se vaya, cuando alguno de los dos nos marchemos, será doloroso-
-Y si jugamos a que ninguno de los dos se marchará, que no nos marcharemos-
-La realidad es más fuerte y más dura, y el juego no durará hasta el día que tenga que durar y uno de los dos se tenga que marchar, algún día ese día tendrá que llegar créelo-
-Entonces sólo disfrutemos de este momento, pues no sabemos cuanto durará- Se quedó sin decirle nada y unos segundos después acariciándole el cabello y con los ojos llenos de luz por las lágrimas que se querían formar y mirándolo como nadie jamás lo va a volver a mirar le dijo:
-Sabes algo, no me importa si un día te vas de mi lado. Se que tienes un destino y debes de cumplirlo a pesar de mí y de los recuerdos que podamos guardar y recordar después de esto, sólo quiero saber y que sepas que un día fui completamente feliz, y que fue junto a ti; feliz en verdad, y ese día es este. Jamas hubo un día igual y después ya no habrá otro día igual, te lo juro, jamás hubo un día antes ni un día después, aunque sólo haya durado solo un instante, solo un segundo para mi. Pero fui feliz, muy feliz y espero que tú también hayas sido muy feliz y que al recordarme cuando ya no estemos aquí en esta habitación, en esta cama o en ese viejo muelle o en el bar o el sofá, sonrías al pensar en mi, en lo que vivimos aquí, juntos; pues yo por mi parte, yo ya jamás podré dejar de sonreír sólo de saber que te conocí a ti y que te tuve aunque fuera sólo un día junto a mi, sólo de saber que te conocí entre tanta gente que pude haber conocido o topado en este mundo, me pudo haber tocado cualquier otra persona, mejor o peor que tú, pero te conocí a ti, y eso me hace feliz-
-Sabes, me da miedo que esto sólo sea un sueño y que en cualquier momento tenga que despertar-
-Pues entonces no despiertes todavía, no despiertes jamás-


Escrito inspirado en la película de "El Curioso Caso de Benjamin Button" (Más precisamente en esta escena)



martes, 23 de septiembre de 2014

¿Celebrando nuestra Independencia?

¿Qué diría Don Miguel Hidalgo y Costilla al ver como celebramos la Independencia de México?
¿Cómo reaccionaría al descubrir en lo que se ha convertido la conmemoración del día en que el se decide entregando su alma a la tierra que lo vio nacer pero que no era la de sus padres y sabiendo que tarde o temprano por su acción se le mataría?
¿Cómo se sentiría al saber que el pueblo al que el liberó junto a miles de gentes humildes y valientes que dieron la vida por lo que hoy pudiéramos tener y que hemos entregado a opresores que hoy nos dictan como vivir?

Señores, esto es lo que nos diría. Y con justa razón.



Hagamos un cambio de verdad, rescatemos nuestra independencia nuevamente, con acciones tan simples como dejar de ver programas de televisión estupidizantes de las cadenas televisivas que lo único que quieren de nosotros es hacerse mas ricos. Créanme que lo último en lo que piensan es en nuestro bienestar. Si esto es lo que nos diría Miguel Hidalgo que era sacerdote y era un poco más mesurado no me quiero ni imaginar lo que nos diría Pancho Villa. Ahora les comparto una nota que escribí hace un año en mi Facebook personal con referencia al mismo tema; nuestra "Independencia"


*Cabe resaltar que está nota era para publicar el día 15 de septiembre del año en curso. Pero por cuestiones ya explicadas hasta el día de hoy tuve la oportunidad de explicarla

Mas que nunca, vale la pena

domingo, 21 de septiembre de 2014

Honor a quien honor merece: Amelie

"Bien, mi pequeña Amelie, su corazón no es de cristal como mis huesos. Usted puede aguantar con todos los golpes que da la vida. Pero si usted deja que esta oportunidad pase, su corazón eventualmente se irá secando y se hará tan seco y fragíl como mi esqueleto. Así que no deje que pase, por favor; vaya tras de él...."



Si bien desde que tengo uso de memoria una de mis grandes pasiones y algo que en verdad disfruto y amo hacer es ir al cine, ver películas en mi casa, solo o acompañado; de día o de noche (que es de la forma en que más disfruto hacerlo como a la hora de que el amor me haga como decía Julio Cortázar, ya que sin luz te encierra en una atmósfera y te hace parte de la fantasía) Y es que creo que esta pasión así como mi amor por la música se la debo a mi padre, ya que por años a vivido en Estados Unidos y cada diciembre que venía nuevamente a México cuando era niño llegaba con montones de película en el antiguo y entrañable formato VHS (de las cuales aún conservo muchas en mi casa en Durango) y me llenaban de magia y me iluminaban la vista como pocas cosas me la han llenado como los libros o algunos viajes de esos que no se planean a un lugar que ni siquiera tenia entendimiento que pudieran existir (como cuando mi tío Lupe que también vive en E.U. vino a México de vacaciones cuando tenía alrededor de 10 o 11 años y nos llevó a visitar a un viejo maestro que tenia en la primaria fuera de la ciudad y muy cerca de la sierra y vimos aquel acantilado en el cual solo se podía bajar con un mecanismo de polea como en la antigua Mesopotámia. Pero creo que ya me estoy saliendo del tema).
*Si son nuevos leyendo mis notas y nunca han leído las notas de mi Facebook personal deberán de saber que lo encerrado entre paréntesis son mas reflexiones internas mías, así que si las quieren omitir no cambiaran o se perderán mucho del tema principal.
Se podría decir que mi entendimiento y mi amor y mi manera de ver el cine tiene un antes y un después desde que vi este maravilloso filme realizado por Jean-Pierre Jeunet (y notese que utilice la palabra "filme" y no "película" porque esta es una obra de arte de esas que no tiene comparación, ya que esta película es única en su genero). Y es que aunque amo esta película si tengo en gran recelo y resentimiento con ella ya que creo que soy el único hombre en la faz de la Tierra además de su creador que la considera su película favorita. Y si así es, está película es mi película favorita, y muchos de ustedes se preguntarán: ¿Qué tiene esta película que haga que este tipo la considere como su película favorita que no tenga "Twilight"? Pues bueno, ahora se los digo:
Básicamente tiene todo, aunque en apariencia parezca una simple y cotidiana Comedia-Romántica más no lo es. Para empezar y creo que esto lo dice todo, es una película FRANCESA, que ya desde hay tiene una ganancia. Ya que no está de más decir, pero tampoco es un secreto el amor que siento por este país y esta cultura y sobre todo este cine. Tiene si comedia, romance, misterio, fantasía, dolor, maldad ( :) )  intriga aunque muy bien disfrazada. He de confesarles que en un principio esta era la nota o el tema con el que iba a empezar mi blog, pero considere que el tema de lo que me hizo empezar a escribir era prioritario, y ya después los otros fueron conforme a los hechos que se fueron suscitando, como el aniversario del natalicio de Julio Cortázar y de Ingrid Bergman, así como la muerte de Gustavo Ceratí; pero otra vez, ya me estoy saliendo del tema. El tema central es una chica solitaria de 23 años (justo la edad en la que veo por primera vez está película, de hecho fue mi regalo junto con "La Vida es Bella" y "El Niño con Pijama de Rayas") que tiene una relación un tanto distanciada de su padre, y por esta misma condición de ser una chica solitaria se refugia en la fantasia sin enfrentarse a la realidad más que la que vive en su trabajo y sus vecinos, entonces conoce a un chico en una caseta fotográfica que también es un chico con estos peculiares gustos y manías. Entonces empieza el juego de misterio entre el uno y el otro con tal de conocerse y encontrarse, gracias a un peculiar álbum fotográfico familiar y un fantasma de zapatillas guindas que resulta ser un arreglista o reparador que hace posible esta historia de amor. Sabiendo ya desde siempre que son el uno para el otro. Desde la peculiar y famosa cafetería en la que trabaja ella con la patrona coja Suzanne eterna enemiga de la carne de caballo (no por la indigestión sino por los recuerdos, como la maravillosa reseña de, la verdad no recuerdo de quien es ni que decía la reseña) y que conoce la receta del amor verdadero, ella siempre platica con un escritor fracasado y quebrado llamado Hipolito. (con sus frases maravillosas) La hipocondríaca de Georgette que atiende el estante de los cigarros y la camarera llamada Gina con su exnovio acosador Joseph que termina acosando a la hipocondríaca. las estaciones de tren y las calles parisínas que son un sueño sea la película que sea. También está el "hombre cristal" Dufayel, un hombre solitario con una rara enfermedad que está obsesionado con el cuadro de Renoir y que visualiza perfectamente a Amelie aún sin conocerla dentro del cuadro, la verdad los diálogos entre ellos dos son maravillosos, algo así como el viejo espía y la muchacha que descubre su secreto al salvar a el perro de él que primero atropello (en la película "Tres Colores: Rojo" de Krzystof Kieslowsky) de los cuales no les revelaré muchos detalles para los que aun no la han visto en verdad la vean. También está Collignon, el tendero que maltrata al pobre Lucien, su ayudante por el cual Amelie siente un gran afecto solo por el hecho de tratar a las frutas y verduras como "conejitos" y al cual Collingnon acusa de lento y tonto, la cual para ser honesto si lo es. Amelie reinventa el termino venganza de una manera muy peculiar y divertida para todos nosotros. Y Magdalena, la vecina con la voz pasmada y desesperante que vive aún enamorada de su marido que se fugó con la secretaria y murió en Sudamérica con la cual Amelie como siempre al rescate de la humanidad le da un final de época a su historia de amor. (eso sin contar la historia de Breotodeou, esa también se las dejo para que la vean ustedes) Pero aparte de toda la magia y toda la trama y toda la historia que maneja este maravilloso filme, lo que hace que me haya enamorado de esta película en particular (además de Audrey Tautou) es está escena:

Y es que pocas, yo más bien diría ninguna película o escena me ha hecho sentir tantos sentimientos en verdad que está escena, al grado de hacerme llorar, y es que el ver como mientras Amelie después de hacer que Nino descubriera todo el secreto del fantasma de zapatillas guindas donde lo había citado para por fin conocerse, y al Amelie no tener el valor de hacerlo y arrepentirse para seguir viviendo en la fantasía y no arriesgarse a ser feliz de verdad, se va al café y se entera por Joseph que había hecho salir corriendo a Georgette del café como loca y después pelearse con Hipolito, que Nino se había ido Gina. Al llegar a su casa para hacer "su famoso pastel de ciruelas" y darse cuenta que no tiene levadura, empieza a imaginarse que Nino va a la tienda de Collingnon a comprarle levadura y Lucien es el patrón y Collingnon obedece. Entonces imagina como va subiendo por las escaleras mientras ella sonríe con esa sonrisa que en verdad te enamora y es imposible no sonreír con ella, imagina como entra al apartamento y cuando el mueve la cortina en la fantasía, también se mueve en la realidad, entonces; en ese momento Amelie voltea esperando que la fantasía se convirtiera en la realidad, pero al darse cuenta que solo era el gato (del cual hablaré más adelante) se da cuenta que vivir en la fantasía jamás la hará completamente feliz y que necesita vivir en la realidad, y entonces en ese momento empieza a llorar como solo una mujer en verdad enamorada lo haría, y tu también lloras. He de confesarles, y para mi esta es la más poderosa razón de creer que el cine es la forma de arte más grande y poderosa que tenemos; jamás en la vida, en los 25 años que tengo de ser participe, protagonista, espectador, y en algunas veces hasta guionista en algunas historias de amor de amigos míos, jamás he visto un llanto tan lleno de emociones como este. entonces en ese momento cuando la película es perfecta y ya te valió los 100 pesos que pagaste por ella (si no fuiste de los afortunados de verla en el cine como yo en el lejano año 2001) tocan la puerta, entonces Amelie al acercarse escucha su voz, la de Nino que la llama a la puerta. Ella acerca su oreja para escuchar bien y creer y sentir que no es una fantasía más, Nino hace lo mismo, también se acerca al mismo tiempo pero desde el otro extremo, desde afuera teniendo la ilusión pero también sabiendo que Amelie está ahí adentro encerrada como en "Breakfast at Tifanny" en su propia jaula. Entonces Nino se va y le deja una nota donde escribe que volverá, entonces Amelie se acerca a la ventana para mirar hacia afuera para ver como se aleja de ella una vez más la realidad a la que huye y entonces suena el teléfono esperando que fuera él, al buscarlo en ese hermoso sofá con tapiz rojo y esa bien desacomodada pila de almohadas encuentra el teléfono, contesta y es Dufayel y le dice que entre en la habitación y cuelga, Amelie entra y prende la televisión, entonces enciende la videocasetera y Dufayel le dice el mensaje que está al inicio de la nota. Entonces Amelie sale corriendo a la ventana cuando ve que Nino no está más intenta salir, pero cuando abré la puerta Nino ahí está, entonces  cuando el está a punto de hablar (como me encanta describir está escena) ella lo calla, lo jala hacia adentro de la habitación como en verdad jalaría una mujer enamorada y no como lo hacen esas malas actrices hollywoodenses y cierra la puerta. Entonces ella empieza a besarlo, el beso es una maravilla, una pieza de arte intocable, ningún beso en la historia del cine iguala a este, quizá los haya mejores pero este como la película es único en la historia; primero en los labios, después en el cuello y al final en los ojos y después hace que Nino haga lo mismo para cerrar el contrato, todo esto mientras el gato es fiel testigo (los gatos siempre han sido excelentes contadores de historias) y entonces con el evidente nerviosismo de los dos, otra cosa que se siente bien real. Y entonces caso contrario a lo que dice el cliente del dos molinos que le propone matrimonio a Suzanne, Nino duerme en el hombro de Amelie y ambos terminan siendo felices.
Así que ya saben porque esta película es mi Talón de Aquíles, es mi Rayuela pero en el cine. Aunque claro que que mejor que ustedes la vean y se desentiendan, a lo mejor no la narré tan bien pero ustedes al verla realmente les guste, o quizá les gustó como la narré, pero al verla la quiten y la tiren y vuelvan a ver a Twilight. Así que, solo diré para terminar, honor a quien honor merece.

°Algunos puntos que no mencionó pero que si sería bien importante tomar atención y ver serían:

*La narración del principio es extraordinaria
*La primera venganza de Amelie
*Los gustos del gato
*La historia de Breotodeou y el trágico día.
*Las cartas de Magdalena.
*La canción del metro pidiéndole a Amelie que viva cuando conoce a Nino.
*El mutuo espionaje entre dos viejos amigos.
*La segunda vez que conoce a Nino y como su corazón estalla.
*Como dice "Merci" Amelie (La mujer que más hermoso agradece en todo el mundo)
*Los videos que Amelie graba para Dufayel.
*Las pláticas entre Amelie y Dufayel sobre el cuadro de Renoir y la chica que no se deja pintar. (que Amelie aunque no quiere aceptarlo sabe que se trata de ella)
*Como las fotos y los amigos imaginarios saben que Amelie y Nino están enamorados.
*La historia del niño y la bicicleta
*Sus charlas con la televisión
*La narración del final mientras Amelie y Nino van montados en la moto.
*El resplandor del ciego (lo cual nunca entendí, por si alguien pudiera ayudarme en eso, así como también si quieren que hablé sobre alguna película también pueden hacerlo)




                         







Si Amelie decide vivir en un sueño, y seguir siendo una mujer joven introvertida, ella tiene el derecho absoluto a estropear su vida
Allá en el lejano y cercano (y entrañable) 2012

lunes, 8 de septiembre de 2014

El día que la luna se enamoró por primera vez


"Entonces la vio, la luna celosa de tanta belleza prefirió tornarse esa noche oscura, no se escudo entre nubes pero pretendía dar la espalada cuando en realidad solo se había empezado a ocultar, que dándose en un cuarto menguante, no quería ser vista ni opacar aquella luminosidad que se desprendía de aquellos pequeños ojos color marrón de la pequeña Ingrid recién nacida. En un acto de coraje y odio hacia la Tierra se dijo a si misma que diría al dios de los dioses que borrara de la faz de la tierra a aquella verde tierra que tantas mujeres hermosas ya había dado, pero en el fondo ella sabía que no podría hacerlo,pues esa noche se había enamorado por primera vez de un ser humano en la Tierra...."

Aunque la luna sea capaz de evocar tantas pasiones y de enamorar a infinidad de poetas y miles de almas en la Tierra, ella sólo podría enamorarse de aquella mujer que sea capaz de desenfrenar tantas pasiones y poesía como solo ella lo haría.

Era un viernes calido en la pequeñísima villa en aquel entonces de Estocolmo en la parte occidental sur-occidental de la entrañable Suecia en la que mientras el mundo apenas daba a conocer a la luz a la magnifica generación perdida, la luna que iba adentrándose a la oscuridad para dar paso a la luz que iba emergiendo en la Tierra, una luna que había dejado la oscuridad para empezar a nacer como una estrella en la Tierra, mientras la que se ocultaba se iba enamorando de la otra que apenas nacía. Aquel 29 de agosto de 1913 nacía la mujer poseedora de la sonrisa más hermosa que ha mirado este mundo y una de las mujeres mas bellas que ha pisado este planeta, la siempre bella hasta el final, Ingrid Bergman.

Su primera película Munkbrogreven (1934) a los 19 años

Desde muy pequeñita, a los 17 años ya había, como ella lo dijo en un sin fin de ocasiones, sido encontrada por la actuación, la actuación la encontró a ella, no ella a la actuación. Considerada como la cuarta actriz mas influyente e importante en la historia del cine. sólo por detrás de Audrey Hepburn, (otra mujer de la cual en su momento les hablaré) Bette Davis, y Katharine Hepburn. Ganadora de tres premios de la academia, (la primera en hacerlo, después igualada por Meryl Streep y superada únicamente por Katharine Hepburn con 4 estatuillas) Icono mundial de la cinematografía al protagonizar películas clásicas y obras maestras como Casablanca, (1942) Por Quien Doblan las Campanas, (1943, Adaptación de la maravillosa novela de Ernest Hemingway) Gaslight, (1944) Spellbound, (1945, de Alfred Hitchcock) Notorious, (1946, del mismo Hitchcock) entre otras. Considerada junto con Cary Grant como la pareja más icónica y más emblemática de la historia del cine. una mujer polifacética y políglota al hablar y actuar por todo el orbe protagonizando películas, obras de teatro y programas de televisión en Suecia, Alemania, Estados Unidos, Italia, Francia, España, Inglaterra y Canadá. Murió a los 67 años exactamente en el año de 1982, el mismo día que la luna y el mundo la vieran nacer, el mismo día que la luna se enamoró de ella justo cuando esta se ocultaba de ella, y no tengo muy seguro el dato, pero casi puedo asegurar que ese día la luna si se ocultó tras las nubes para llorar desconsolada, esa noche que la hermosa Ingrid Bergman murió a causa de cáncer de mama, llovió porque la luna estaba llorando.

Casablanca (1942)

Casablanca (1942)


Notorious (1946)

Notorious (1946)





*Fuente de la información en su mayoria extraida de Wikipedia solo con fines culturales y sin ninguna tentativa de lucro, así como la mayoria de las imagenes y fotografías mostradas.

jueves, 4 de septiembre de 2014

No te pudimos despertar.... (#HastaSiempreCerati)

No te pudimos despertar Cerati. El día de hoy es un día muy triste y muy doloroso para el mundo de la música y el mundo en general, para mi y para muchos mas. A pesar de seguir cantándote y corear una y otra vez en esta agonía que produjeron esos cuatro años que nos dejaste para explorar otro mundo (bueno, malo; no se sabe) y dejándonos a nosotros sufriendo en este. Nos hiciste enamorarnos del rock con Soda Stereo pero nos hiciste despertar en tu faceta de solista con Bocanada, Siempre es Hoy, Ahí Vamos y Fuerza Natural. Hoy la música ya no significa lo mismo. Ya no pudimos ver tu video "Magia" pero ahora tu eres magia. Sin duda alguna el máximo referente y quien abrió camino para que América latina supiera lo que era el rock y el rock de calidad en todos los sentidos, tanto en la música como en la melodía. Llegaste a tocar fibras y realidades que nadie mas supo mirar y alcanzar. Nos regalaste tanto Cerati, tanto y siempre generaciones y generaciones de gente te lo agradeceremos hasta la eternidad, hasta volvernos a encontrar. La esperanza nunca murió, pero ya no estabas con nosotros. Nos diste tanto amor aún en tu silencio, te adopte como mi maestro, fuiste una de las mas grandes influencias que tuve a la hora de escribir aunque tu escribieras siempre en otro plano como a los que también ahora compartiras mi altar como lo son John Lennon y George Harrison. Hasta siempre Gustavo Adrián Cerati





*Las fotos son de la propiedad de su creador (señalado en el pie de cada foto)