jueves, 31 de mayo de 2018

La historia...


En uno de estos lugares en los que a los hijos del Siglo XXI les gusta socializar, comer alimentos y tomar fotos curiosas, se desarrolla este encuentro.

Una chica, veintitantos años, estudiante de economía pero amante de la literatura rusa y norteamericana, vaya contraste podría pensar el que no sabe de letras, ama a los perros, tiene dos hermanos y una hermana, todos mayores que ella y siempre la molestaban cuando era pequeña, pero aun así se sabía amada, de ahí su necesidad de buscar la soledad de tanto en tanto tiempo.

Él, más pegado a los treinta que a los veintes había estudiado contabilidad, aunque sentía que tenía el alma de un psicoanalista, ahora trabajaba en ventas, pero le encanta escribir y leer poesía sin traducción, odia los carros y ama a Tarkovski, Tchaikovsky y a Buñuel y Renoir.

Entonces ya con una introducción amplia y con nuestros personajes presentados en escena pueden verlos ahí, disfrutando ambos de un café, mientras leen un libro. Son los únicos en el lugar, y sentados en mesas muy alejadas la una de la otra, ambos levantan la mirada y por mera coincidencia, o quizá no tanta, o por destino, [vaya uno a saber] lo cierto es que ambos añoraban en sus fantasías influenciados por el cine comercial norteamericano y la cultura popular un encuentro como este.

Ella sonríe primero, él corresponde el saludo. Ella da un sorbo a su bebida caliente y vuelve a sumergirse en su libro, él guiado por una voluntad que pocas veces había sentido se para de su mesa, agarra su café y su libro y se sienta en una mesa al lado de ella, aunque esto podía verse raro en la lejanía, en realidad era preferible a invadir su espacio sentándose en la misma mesa que ella, como había pensado hacerlo en un principio. Ella lo mira detenidamente, con algo de alerta y escepticismo por si acaso, observa todos sus movimientos, como los que atendían el café los observaban a ellos mientras una música muy suave sonaba y el viento no podía combatir el calor insoportable de mayo. Él se acomoda, y con algo de nerviosismo le sonríe, ella con mucha cortesía, intuyendo a bien que no había nada que temer regresa el saludo, entonces sentados uno frente al otro de una mesa a la otra él dice:

-El Psicoanalista de John Katzenbach. Su libro más mediático. Aunque no su mejor libro.
-¿Y cuál consideras que es su mejor libro?
-No lo sé, nunca lo he leído, sólo leí un artículo sobre su obra y eso dicen sobre el psicoanalista, y me acordé al ver tu libro.
Ella no dice nada pero sonríe, como feliz de que aquél joven haya roto el hielo entre ellos y el sofocante calor que se sentía a menos tomando café. Ambos se embriagaban con la idea de ser dos desconocidos que eran los únicos que estaban en ese lugar mientras el resto del mundo perdía el tiempo en cosas como escuchar música sin sentido ni alma en lugares donde lejos de beber por diversión para que esta no fuera algo ficticio, sólo se busca sexo sin hacer tributo a tantos hombres que murieron durante la prohibición.
-¿Y tú que lees, extraño?
Él sonríe después del calificativo que le da ella, no dice nada, sólo levanta su libro.
-Ya veo. -Dice ella- Eres más amante de la lírica y la rima que de la narrativa.
-Se podría decir que sí. -Dice él-
-¿Y qué tan bueno eres besando?

_________________________________________________________________________


-¿Te puedo hacer una pregunta sin que te molestes?
-Claro que sí.
-¿Por qué nunca te arreglaste los dientes?
-Por qué todo el mundo me pregunta eso antes de decirme si me pueden preguntar algo sin que me moleste. Siendo niño no quise hacerlo porque no quería pagar con dolor la perfección, y mi madre, una mujer poco sensata pero de gran corazón dejó que así lo hiciera, a pesar de haber podido darme una paliza y obligarme a llevar fierros en mi boca como un animal. Ya más mayor digamos que a raíz de todo lo vivido preferí que las personas me aceptaran por lo que en verdad soy por dentro que por lo que pudiera enseñarles mi cuerpo.
-¿Y cómo eres en realidad en tu interior?

* * *

lunes, 28 de mayo de 2018

Querido Mazatlán.



Muchas veces son las que he pisado Mazatlán, desde hace muchos años ha servido más que nada como trampolín para visitar y conocer otras partes, probablemente he estado en el puerto unas 6 veces. ¿Por qué he decidido escribir hasta ahora sobre este privilegiado lugar? porque más vale tarde que nunca.

Siendo más joven supongo no era tan perceptivo, no me dejaba llevar o enamorar tan rápido por detalles, era más del que se enamora del conjunto, ahora sólo basta ver una linda mirada para sentir una conexión, más que un lindo cuerpo.

Supongo las primeras cuatro veces que estuve en Mazatlán, que no era más que estar sólo 4 o 6 horas y el no querer explorar en nada más que esperar ya fuera el ferry o el avión hacía que fuera suficiente para mi, pero en las dos últimas ocasiones que he estado en el puerto, hace dos años, y el que acaba de concluir hace algunos días, me ha hecho conocerlo mas a fondo y me ha logrado enamorar.

Si por algo quiero escribir de Mazatlán es porque quiero resaltar las cosas buenas que tiene el lugar, y la infinidad de cosas que me ha regalado. Empecemos por hablar de lo mejor que puede tener un lugar para que uno quiera regresar: su gente. La gente más cálida y servicial que yo haya podido conocer hasta hoy día es la gente no hablemos sólo de Mazatlán, sino de todo Sinaloa, muy contrario al aspecto que tengamos viéndolos de fuera, o por gente que hayamos conocido de este estado en otros lugares. De todos los lugares, Los Mochis, Culiacán, Topolobampo, la mayoría de la gente siempre esta con una gran sonrisa, dispuestos ha ayudarte en lo que sea, que siempre posa muy amable para la fotografía aunque no te conozca, con una gran visión para el turismo y siempre atendiendo de igual manera al extranjero como al nacional, que eso no se ve en todos lados. Y he de decir que es imposible no contagiarse de la buena vibra de Mazatlán si no vas bien ambientado montado en una "pulmonía" (los taxis típicos de la ciudad) con la música de banda, aunque no sea la música que acostumbras a escuchar, porque hay una frase que dice en cuanto a viajes se refiere: "Al lugar donde fueres, haz lo que vieres". Además supongo que con la edad uno se vuelve menos quisquilloso, y uno aprende a disfrutar de la vida con lo que hay, y ya no tanto esperando o pensando en lo que no está.

Otra cosa que yo amo con locura de Mazatlán y que quizá hace cinco años no amaría tanto es el clima, soy un ser ahora de sangre y alma caliente, me encantan los climas calurosos por completo, ni que sean completamente frío, ni que haya frío y calor, y en Mazatlán el calor es estable y eso me encanta.

Y hablando de lo que me ha regalado emocionalmente han sido tantas cosas, siempre que regreso de Mazatlán siento como si hubiera estado fuera de la rutina un mes, aunque no haya pasado mas de una semana, siempre hay algo que quiero escribir al volver de Mazatlan, siempre quiero crear; hace dos años conocí a una chica llamada Valeria y de aquel encuentro y una bebida peculiar (ya he contado la historia en mi Instagram) empecé a escribir lo que yo considero puede ser una gran historia si la plasmo en un cortometraje, y que les he compartido un fragmento que pueden leer aquí. También de la infinidad de viajes en ferry que tuve inspiraron tanto un fragmento que escribí con el rostro de una chica que conocí en la terminal de autobuses en Culiacán y una chica que conocí en Topolobampo en el Ferry de melena rojiza.

Y pues de este viaje seguramente también escribiré algo, ya sea por alguna mirada o presencia que me haga escarbar en mi inspiración para crear algo, y esto es algo que yo disfruto mucho de los viajes, que me hagan, además de la dicha y el placer que me dan al vivirlos y recordarlos, me hagan plantear otras cosas y realidades y desde esa trinchera también darme tanta felicidad, aunque he de confesar que me agradaría no dejarlo todo a la inspiración y a veces también vivir un poquito más y buscar más el contacto con otras personas.

No sé si después de determinada edad como ya lo dije uno se va volviendo menos quisquilloso o uno realmente aprecia pasar tiempo con gente que amas y hace tiempo no ves, aunque muchas veces digas que ya no quieres ver mas ya sea por el daño que te hace estar al pendiente de personas que no pertenecen a tu día a día o porque simplemente sabes mas amar en distancia que en presencia, la verdad es que estas vacaciones las he disfrutado como ningunas otras, y me hacen querer volver a ver siempre a mi gente, conocer más gente también, ver más miradas nobles, ver más lugares tan hermosos como Mazatlán.



Ahora al mas puro estilo de la casa les comparto algunas frases que escribía en mi smartphone durante el viaje, y además algunas frases de algunos bloggers conocidos, espero disfruten tanto las fotografías como yo hacerlas.


Donde el cielo y el mar se vuelven uno, donde el infierno no emerge y todo es azul.

Vestigios de rocas, vestigios de nubes, un arcoiris artificial.

Lo mejor de los viajes son los amigos que hacemos.



Cuando nada quede en dónde estés,
Cuando nada te haga sonreír,
Cuando el viento sople sobre ti y no sientas cómo te acaricia,
Cuando nada tengas aunque todo te sobre....



Piensa en un atardecer, y entiende que lo bueno casi siempre dura poco.










Piensa en una única cosa que te haya hecho bien,










Piensa que hasta los árboles mueren, piensa que el día sólo tiene 24 horas y que quizás mañana algo sí te hará sonreír, sí sentirás el viento cuando acaricia tu piel, si abrirás los ojos y podrás entender que lo tienes todo.









No importa que tan duro nos tumbe la vida ni cuantos golpes recibamos para caer una y otra vez, lo importante es tener el valor y la fuerza de enfrentar la batalla día con día, no pidas o ruegues por una vida fácil, ruega por tener la fuerza de enfrentar una vida difícil.







Gracias familia, gracias Mazatlán, gracias vida....








jueves, 10 de mayo de 2018

Diez.


Hoy hace un año fue la última vez que nos vimos, la última vez que pude besar tus labios, antes de que emprendieras el viaje que emprendiste y ahora realizas con tu vida y de la cual yo ya no formo parte, como páginas arrancadas de un viejo diario de secundaria, y prometí que así sería; no por orgullo, no por egoísmo, no por lo que tú llegaras a pensar si seguía ahí al pendiente de ti, como esperando un paso en falso de alguien para volver a empezar, sino por el hecho de darte la oportunidad de que fueras completamente feliz con alguien más que te brindara todo, y tú sabes que no hablo de lo material, porque sé que a ti jamás te importó lo material, sino eso tan lindo que tú me brindabas, tan valioso para mi que con lo poco que compartíamos yo me sentía el hombre más feliz y más realizado del mundo: tiempo. Y si te dejé ir es porque sabía precisamente que nuestras necesidades de eso era completamente diferente, mientras yo necesitaba muy poco, sabiendo que era intenso, sincero y real, tú necesitaba completamente de este recurso, y yo sabía que conmigo no lo ibas a encontrar, por eso entendí que tu quisieras hacer aquello que nos ha mantenido distanciados.

Y aunque ha sido duro y difícil hacerlo, y no tienes una idea de lo cruel que fueron los primeros días de eso, no poder ni siquiera escribirte aunque no me leyeras, aunque tu recuerdo se reflejaba de a poco en algunas ficciones de este que es mi refugio, aun de vez en vez siento que muero un poco cada noche que te hago el amor sin hacértelo en mis sueños. Pero supe guardar distancia, y si lo hice hasta ahora fue porque te veía en la distancia bien, feliz, sin más yagas en tu mirada por los errores pasados; y con esto no trato de decir que ahora que por fin vuelvo a escribirte se deba a que ya no vea ese bienestar en tu vida, es simplemente que como alguna vez te lo dije, algunos somos masoquistas y aprendemos muy tarde la lección, y aun sigo buscando mi camino, aunque la verdad sé que ese se revelará el día que por fin me aleje del todo del tuyo y deje de verte para siempre. Aunque si eso llegase a pasar en los próximos días, sabes que siempre estaré para ti, aunque no esté.


















martes, 8 de mayo de 2018

Amores Eternos de Joaquín Sabina


Desnuda se sentía igual que un pez en el agua, vestirla era peor que amortajarla; inocente y perversa como un mundo sin dioses, alegre y repartida como el pan de los pobres. No quise retenerla, ¿de qué hubiera servido deshacer las maletas del olvido? Pero no sé qué diera por tenerla ahora mismo
mirando por encima de mi hombro lo que escribo.

Le di mis noches y mi pan, mi angustia, mi risa, a cambio de sus besos y su prisa; con ella descubrí que hay amores eternos que duran lo que dura un corto invierno. 

Conservo un beso de carmín que sus labios dejaron impreso en el espejo del lavabo, una foto amarilla, un corazón oxidado, y esta sed del que añora la fuente del pecado. Antes que la carcoma de la vida cotidiana acabara durmiendo en nuestra cama, pagana y arbitraria como un lunes sin clase se fue de madrugada, no quiso ser de nadie.

Le di mis noches y mi pan, mi angustia, mi risa, a cambio de sus besos y su prisa; con ella descubrí que hay amores eternos que duran lo que dura un corto invierno.



domingo, 6 de mayo de 2018

Película (III)





Estación Central.




Película brasileña del laureado director Walter Salles la cual cuenta con una historia sencilla pero bastante bien estructurada. Sin hacer ninguna clase de reseña o spoiler, les diré que la historia la cual es original y escrita por el mismo director es bellísima, con una fotografía aún más bella y la música en realidad vuela la cabeza de lo hermosa. Aunque en ratos pareciera el ritmo se ralentiza y puede parecer muy lenta, aburrida y que no va a ningún lugar, pero vaya que si tiene un destino esta historia, y el fin vuelve a justificar los medios como el buen cine sabe hacerlo.

Una verdadera joya de nuestro cine latinoamericano realizado por uno de mis directores favoritos del sur del continente.



Los Insólitos Peces Gato.




De esta película de una u otra forma ya quería escribirles, el por qué? Porque la he proclamado en cuántos lugares puedo como una de mis películas mexicanas favoritas en lo que va de la década junto con Güeros, Las Oscuras Primaveras, La Región Salvaje, y Te Prometo Anarquía.

La ópera prima de la talentosísima directora Claudia Sainte-Luce narra cómo después de que una joven solitaria conoce en el hospital a una mujer con VIH y esta la invita a su casa llega para quedarse formando parte de esta familia que a pesar de estar unida, necesita ser reparada. Pareciera la joven es adoptada por esta mujer, aunque en realidad, como bien dice el título de la película, ella acaba adoptando a la familia. Hermosísima, sencilla, nada pretenciosa peri sí con gran profundidad, con dialogos y frases que quedan en la memoria colectiva, con detalles más que notorios que nos hacen saber que esta película es nacida de un auténtico amor por la historia a contar, hacen que con todo y algunos defectos sea perfecta.




viernes, 4 de mayo de 2018

La Sombra del Viento.




 Siempre se me ha dificultado escribir cuando tengo que hacerlo de un libro, y aun más cuando es un libro del cual disfruté mucho, no sé por donde empezar. Ahora lo haré simplemente como me salga.

La Sombra del Viento de Carlos Ruiz Zafón se publicó por primera vez en el año 2001, y es una novela con tintes históricos, de intriga, suspenso, misterio, y de amor, todo esto enmarcado y entrelazado por la guerra civil española. La trama se detona cuando a Daniel Sempere, siendo un niño pequeño su padre quien es dueño de una librería, lo despierta de madrugada para llevarlo a un lugar secreto llamado El Cementerio de los Libros Olvidados, resguardado y conocido por sólo unos muy pocos amantes de los libros que resguardan varias piezas que sobrevivieron a la quema de estos durante una de las dictaduras más duras que sufrió una Barcelona añorada y soñada pero jamás olvidada, así como toda España, entonces Daniel rescata un libro que se supone no debería de existir, y desde ese momento su vida queda marcada, como la de sus cercanos, siendo perseguido por el recuerdo de un autor que nadie conoce, pero todos supieron de él, que su historia se perdió como la vieja Barcelona, salen de las tinieblas rostros y nombres tenebrosos, mientras vemos como cada vez se entrelazan, o más que eso la vida de Daniel y Julián Carax, el autor de La Sombra del Viento dentro de la novela, está más ligada que nunca, pues su propia historia podría ser la misma que Carax, venida en otro tiempo.

Descriptivo, armonioso, intrigante, es uno de esos libros que realmente no te deja que dejes de leer, te atrapa tanto, hace que te involucres tanto con la historia de tantas maneras que no sólo es en lo emocional, que uno no siente que pase el tiempo, las horas, la madrugada, hacen que cuando termina quede tan satisfecho como triste, todos los personajes son magníficos, y sin duda alguna el que más y más sabiduría tiene en él es el comiquísimo Fermin Romero de Torres, quien es el vagabundo que echa en más de una ocasión la mano a Daniel. (De hecho por aquí les compartiré varias de sus frases, sino es que la mayoría, no sólo las que les comparta acá, sino las significativas del libro, son de él) Este personaje es el que todo escritor quisiera escribir, un personaje cualquiera, secundario que va creciendo y al final sin robar protagonismo, se vuelve muy relevante y el más atractivo.

No les voy a dar tantos detalles como tal, válganse con saber que es de los libros que más recomiendo, de los que más haya yo disfrutado leer, y seguro muchos de ustedes ya lo han leído, otros más espero les sirva este escrito para que les despierte su curiosidad.

Ahora les comparto esas frases que me marcaron.

Pd: Si llegué a omitir alguna les pido una disculpa. Aunque ahora ya tengo el libro en físico, cuando recabé las frases, la primera vez que leí esta maravillosa novela, lo hice en .pdf




Una publicación compartida por Alejandra Ruiz Sv (@alecuata) el




Una de las trampas de la infancia es que no hace falta comprender algo para sentirlo. Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas


Las casualidades son las cicatrices del destino. No hay casualidades, somos títeres de nuestra inconsciencia


Estamos dispuestos a creer cualquier cosa menos la verdad


Si me hubiera parado a pensarlo, hubiera comprendido que mi devoción por Clara no era más que una fuente de sufrimiento. Quizás por eso la adoraba más, por esa estupidez eterna de perseguir a los que nos hacen daño


Hay peores cárceles que las palabras


El tiempo me ha enseñado a no perder las esperanzas, pero a no confiar demasiado en ellas, son crueles y vanidosas, sin conciencia


"Lo difícil no es ganar dinero sin más -se lamentaba-. Lo difícil es ganarlo haciendo algo a lo que valga la pena dedicarle la vida."


"...el azar o su pariente de gala, el destino... quizá debiera decir que el libro me había adoptado a mí."


"Un secreto vale lo que aquellos de quienes tenemos que guardarlo"


"Los regalos se hacen por gusto del que regala, no por mérito del que recibe."


"La gente se complica la vida, como si no fuese suficientemente complicada."


París es la única ciudad del mundo donde morirse de hambre es todavía considerado un arte


"Los libros son espejos: sólo se ve en ellos lo que uno ya lleva dentro."


"Los recuerdos son peores que las balas."


El destino suele estar a la vuelta de la esquina. Como si fuese un chorizo, una furcia o un vendedor de lotería: sus tres encarnaciones más socorridas. Pero lo que no hace es visitas a domicilio. Hay que ir a por él


A veces nos creemos que las personas son décimos de loteria: que están ahí para hacer realidad nuestras ilusiones absurdas


Es curioso cómo juzgamos a los demás y no nos damos cuenta de lo miserable de nuestro desdén hasta que nos faltan, hasta que nos los quitan. Nos los quitan porque nunca han sido nuestros..


"Alguien me dijo una vez que en el momento en el que te paras a pensar si quieres a una persona, ya has dejado de quererla para siempre."


"Como quien escapa a través de las páginas de una novela, porque aquellos a quienes necesitamos amar son sólo sombras que viven en el alma de un extraño."


Cuando muera todo lo que es mio será tuyo, menos mis sueños


Quien quiere de verdad quiere en silencio, con hechos, nunca con palabras.


"Su mera presencia se me antojó una estratagema propagandística en favor del vacío moral del universo y la brutalidad mecánica con que éste destruía las piezas que ya no les resultaba útiles."


"Cuando todo el mundo se empeña en pintar a alguien como un monstruo, una de dos: o era un santo, o se están callando de la misa la media"


Hablar es de necios, callar de cobardes y escuchar de sabios


Ambos se preguntaban si habían sido las cartas que les había servido la vida, o si había sido el modo en que las habían jugado."


"Las casualidades son las cicatrices del destino."


(En un asilo) Juanito sólo sabe tirarse pedos y ésos lo único que saben es reírselos y aspirarlos. Como ve, aquí la estructura social no es muy diferente a la del mundo exterior.


"Este mundo no se morirá de una bomba atómica como dicen los diarios, se morirá de risa, de banalidad, haciendo un chiste de todo, y además un chiste malo"


No hay segundas oportunidades, excepto para el remordimiento


Las grandes glorias de las que se vanglorian muchos, palacios, factorías y monumentos, insignias con las que nos identificamos, no son más que cadávares, reliquias de una civilización extinguida."


"("Es que la gente es mala...") Mala no; imbécil, que no es lo mismo. El mal presupone una determinación moral, intención y cierto pensamiento. El imbécil o cafre no se para a pensar ni a razonar. Actúa por instinto, como bestia del establo, convencido de que hace el bien, de que siempre tiene la razón y orgulloso de ir jodiendo, con perdón, a todo aquel que se le antoja diferente a él mismo, bien sea por el color, por creencia, por idioma, por nacionalidad, o por sus hábitos de ocio. Lo que hace falta en el mundo es más gente mala de verdad y menos cazurros limítrofes."


"El hombre más sabio que jamás conocí, Fermín Romero de Torres, me había explicado en una ocasión que no existía en la vida experiencia comparable a la de la primera vez en que uno desnuda a una mujer. Sabio como era, no me había mentido, pero tampoco me había contado toda la verdad. Nada me había dicho de aquel extraño tembleque de manos que convertía cada botón, cada cremallera, en tarea de titanes. Nada me había dicho de aquel embrujo de piel pálida y temblorosa, de aquel primer roce de labios ni de aquel espejismo que parecía arder en cada poro de la piel. Nada me contó de todo aquello porque sabía que el milagro sólo sucedía una vez y que, al hacerlo, hablaba un lenguaje de secretos que, apenas se desvelaban, huían para siempre. Mil veces he querido recuperar aquella primera tarde en el caserón de la avenida del Tibidabo con Bea en que el rumor de la lluvia se llevó el mundo. Mil veces he querido regresar y perderme en un recuerdo del que apenas puedo rescatar una imagen robada al calor de las llamas"


"Es como la marea, ¿sabe usted? —decía, ido— La barbarie, digo. Se va y uno se cree a salvo, pero siempre vuelve, siempre vuelve… y nos ahoga. Yo lo veo todos los días en el instituto. Válgame Dios. Simios es lo que llegan a las aulas. Darwin era un soñador, se lo aseguro. Ni evolución ni niño muerto. Por cada uno que razona, tengo que lidiar con nueve orangutanes."


"Las mujeres, con notables excepciones, son más inteligentes que nosotros, o cuando menos más sinceras consigo mismas sobre lo que quieren o no. Otra cosa es que se lo digan a uno o al mundo. Se enfrenta usted al enigma de la naturaleza. La fémina, babel y laberinto. Si la deja usted pensar, está perdido. Recuerde: corazón caliente y mente fría. El código del seductor."


"Quiero volver a ser un hombre respetable, ¿sabe usted? No por mi, que a mi el respeto de este orfeón de monas que llamamos humanidad me la trae flojísima, sino por ella."


La televisión amigo Daniel, es el Anticristo y le digo yo que bastarán tres o cuatro generaciones para que la gente ya no sepa tirarse pedos por su cuenta y el ser humano vuelva a la caverna, a la barbarie medieval, y a estados de imbecilidad que ya superó la babosa allá por el pleistoceno. Este mundo no se morirá de una bomba atómica como dicen los diarios, se morirá de risa, de banalidad, haciendo un chiste de todo, y además un chiste malo."


Me encogí de hombros. —Probablemente porque un extraño nos ve como somos, no como quiere creer que somos. —¿Es eso también de tu amigo Carax? —No, eso me lo acabo de inventar para impresionarte. —¿Y cómo me ves tú a mí? —Como un misterio. —Ése es el cumplido más raro que me han hecho nunca. —No es un cumplido. Es una amenaza. —¿Y eso? —Los misterios hay que resolverlos, averiguar qué esconden. —A lo mejor te decepcionas al ver lo que hay dentro. —A lo mejor me sorprendo. Y tú también. —Tomás no me había dicho que tuvieses tanta cara dura. —Es que la poca que tengo, la reservo toda para ti. —¿Por qué? Porque me das miedo, pensé."


" Me incliné sobre ella y recorrí la piel de su vientre con la yema del dedo. Bea dejó caer los párpados, los ojos y me sonrió, segura y fuerte.
-Hazme lo que quieras .. -susurró.
Tenía diecisiete años y la vida en los labios."


Querido Daniel, cuanto antes usted se de cuenta de esto, mejor: Nada en esta cochina vida vale dos duros si no tienes alguien con quien compartirlo."


"-Sólo se quiere de verdad una vez en la vida, Julián, aunque uno no se dé cuenta."


"Ya tiene la vida suficientes verdugos para que uno vaya haciendo doblete y ejerciendo de Torquemada con uno mismo."


" La mayoría de nosotros tenemos la dicha o la desgracia de ver cómo la vida se desmorona poco a poco, sin que nos demos cuenta..."


" ¿Sabe el loco que está loco? ¿O los locos son los demás, que se empeñan en convencerle de su sinrazón para salvaguardar su existencia de quimeras?"


" Sentí que se me encogía la garganta, y a falta de palabras, me mordí la voz."


"Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él."


"Probé a ordenar los recibos del mes, pero el sonido de los fajos de papel me recordaba el roce de la ropa interior deslizándose por las caderas y los muslos pálidos de doña Beatriz Aguilar, hermana de mi íntimo amigo de la infancia."


"Lo bueno se hace esperar. Hay pardillo por ahí que se creen que si le ponen la mano en el culo a una mujer y ella no se queja, ya la tienen en el bote. Aprendices. El corazón de la hembra es un laberinto de sutilezas que desafía la mente cerril del varón trapacero. Si quiere usted de verdad poseer a una mujer, tiene que pensar como ella, y lo primero es ganarse su alma. El resto, el dulce envoltorio mullido que le pierde a uno el sentido y la virtud, viene por añadidura."


La espera es el óxido del alma


El vino convierte al sabio en necio, y al necio en sabio


El modo más eficaz de hacer inofensivos a los pobres, es enseñarles a querer imitar a los ricos.


Nunca hubo engaños entre nosotros, ni siquiera sin palabras.´


Nada existe hasta que lo ves, así como no existes para nadie que no te ve.


Por una mujer así, cualquiera pierde el sentido común


Lo fácil que era perderle la antipatía a quien se tiene por enemigo en cuanto deja de comportarse como tal”.


Recuerde: corazón caliente, mente fría. El código del seductor


La gente que no tiene vida siempre se tiene que meter en la de los demás”.


“La vida pasa volando, especialmente la parte que vale la pena vivir


Tres cabezas piensan mejor que dos, especialmente si la tercera es la mía


Como si creyera que con aquel beso podría engañar al tiempo y convencerle de que pasara de largo, de que volviese otro día, otra vida


Mientras se trabaja, uno no le mira a la vida a los ojos


Tenía alma de poeta, y por tanto de asesino


Las mujeres escuchan más al corazón y menos a la tontería. Por eso viven más


Recuérdame, aunque sea en un rincón y a escondidas. No me dejes ir


Al leer ponemos la mente y el alma, y ésos son bienes cada día más escasos



El Club de Paris.


Desde hace mucho tiempo que les vengo debiendo el comentario sobre esta novela, el por qué no había escrito sobre ella? Supongo que se debe a que en su momento le di más prioridad al cine en este espacio, olvidando un poco que en realidad este espacio, el blog, nació en un inicio con la intención de querer compartir tanto lo que yo escribía como lo que yo leía, pero ahora he decidido no alargar más la espera, y hablarles un poco sobre la maravillosa novela escrita por Steve Berry.

Primero comentarles que la novela la leí el año pasado, de modo que para querer escribir, o mejor dicho, escribir de una vez por todas sobre ella, he leído en particular capítulos y partes de la misma que dejé marcados como por diez separadores, así también sirve para darles una apreciación un poco general y no darles como tal información demás relevante que les pudiera spoilerear o frustrar la experiencia en caso de que se encontraran esta novela.

Para empezar empezaré compartiéndoles que yo compré este libro, o mejor dicho; me acerqué a este libro creyendo que podría ser una novela romántica, ustedes saben, por lo de París y la imagen que muchos tenemos y que se ha ganado, sin pensar o razonar lo que es la posición parisina vista desde la gran urbe, las condiciones políticas, sociales y raciales a las que está sometida, al ser una de las grandes ciudades del mundo en la que todo mundo quisiera vivir, sin caer en cuenta que muchos de esos ahora viven en situación de calle. Sólo creemos, que París es la Torre Eiffel.

La novela narra las aventuras del agente Malone, que luego de retirarse para abrir una librería por un caso que tuvo en la Ciudad de México, en el cual murió el hijo del que años después se convertiría en una especie de protector para él, Henrik Thorvaldsen; una noche un hombre irrumpe en su casa, Sam Collins, enviado por el mismo Thorvaldsen diciéndole que lo acompañe pues la vida de Thorvaldsen y del mismo Malone corren peligro, y tiene que mostrarle algo. Y a su vez también se desarrolla en otro lado de Europa una reunión de un grupo de personas que se hace llamar El Club de París, en el cual se integran políticos, empresarios y gente de las más acaudalada del mundo, que se beneficia por la guerra, o el miedo por una supuesta guerra o ataque terrorista o cambios drásticos en una nación y los problemas financieros del mundo para su beneficio, la líder de este grupo, Eliza Larocque, con un pasado familiar bastante pesado en sus acciones, espera que Graham Ashby, un buscador de tesoros al que todo el mundo, mas en particular el FBI y la policía francesa, y el mismo Thorvaldsen, quieren acabarlo. Pero si creen que la historia sólo gira al rededor de ellos, se equivocan, pues esta disputa viene desde el mismísimo Napoleón Bonaparte, el cual en una intervención que tuvo en Egipto en el año 1799, descubrió un secreto que a la postre lo convertiría en el gran personaje que ahora todos conocemos, y que a su vez lo llevó al exilio escondiendo ese secreto muy elaboradamente y un tesoro que algunos miembros de El Club de París codician ya sea para reconocimiento moral, cambiar la balanza del mundo, o propio engaño para vengar a un ser amado.

La novela honestamente es un agasajo leerla por más de una razón, es muy descriptiva, todos los personajes que se van añadiendo, ya sea sólo por paso o con peso en específico dentro de la trama son justificables y todos muy valiosos, la novela empieza narrando las diferentes situaciones que van sorteando los personajes principales en los diferentes puntos donde se encuentran capítulo por capítulo, es decir, en un primer capítulo vemos como entra la historia de Malone, y como conoce a Collins, en el segundo nos presentan ha Graham Ashby en otro sitio muy lejos de ahí en apariencia sin conexión alguna, después entra Eliza Larocque en su avión privado con un potencial nuevo miembro de El Club de París con mucha importancia para contar sobre el descubrimiento que hizo Napoleón en Egipto y que ella posee y como esto le ha servido para sus negocios, personaje que al final no tiene gran relevancia; y así capítulo por capítulo alternadamente se van sumando tanto pistas como personajes a cada trama por separado hasta que todas convergen en un punto en el que todo cobra sentido. Sólo una vez había leído una novela con esta estructurada forma de ir planteando la historia: Líbranos del Mal, de Romain Sardou, una combinación de intriga y thriller religiosa de esas que hacen que uno le tenga miedo a una de las organizaciones, si no es que la más, longeva en la historia de la humanidad.

Una historia llena de intriga, de misterio, de secretos y conspiraciones centenarias, que nos ilustra mucho sobre historia, política, economía, y nos retrata también muy fielmente París, pero no sólo el visible, el bonito, sino también el oscuro, el de los secretos. Si leyeron El Código Da Vinci, seguro esta novela les podría interesar si es que la pueden conseguir por ahí ya sea en físico, o en .pdf, incluso el mismo Dan Brown la recomienda y comenta que es de esa clase de libros que ha él le encanta leer.

Por ahí leí que Steve Berry siguió escribiendo algunos libros donde retoma al personaje de Malone, pero que no precisamente son continuaciones de El Club de París, y en hora buena porque la verdad a mi eso de las sagas no me gusta nada, que por cierto del siguiente libro del que les hablaré, y que también les debía texto al referirse a uno de los libros que más menciono, y que más me ha fascinado leer en los últimos años, es parte de una saga, pero que no es la saga convencional como tal, que de igual manera no leí ninguno de los otros tres libros. El libro en Cuestión es La Sombra del Viento de Carlos Ruiz Zafón.

De modo que ahora no me queda más que dejarles las frases que dejé marcadas en el libro, y esperando puedan encontrar este magnífico libro y le den la oportunidad.

Este es el reporte, regresamos al estudio.






"El secretismo es esencial para el éxito de cualquier conspiración."


-...Conozco a alguien que trabaja para uno de los miembros [de El Club]...
-¿El [deuño de] esas botas? -preguntó Sam. La sonrisa de Morrison se acentuó hasta dibujar una media luna.
-No, otro.
-Eres una chica ocupada.
-Tienes que serlo para sobrevivir en este mundo.
-¿Quién demonios eres?
-Soy la chica que te va a salvar, Sam Collins.
-No necesito que me salven.
-Yo creo que si.


...[la galería] Era una constante e intencionada progresión tecnológica, en la que cada generación aprendía a matar a la siguiente con más rapidez. Nada detonaba el horror de la guerra. Pro el contrario, sólo parecía subrayar su carácter glorioso.


La moralidad rara vez interviene en la búsqueda de beneficios.


[Meagan Morrison] se acercó a escasos centímetros [de Sam Collins]
-¿Sabías que un beso acorta la vida tres minutos?
Sam reflexionó sobre su extraña pregunta y luego negó con la cabeza.
-Un beso en la mejilla, no. Un beso de verdad, con ganas, provoca palpitaciones hasta el punto de que el corazón late más rápido en cuatro segundos de lo que lo haría en tres minutos.
-¿En serio?
-Lo dice un estudio. Caray, Sam, hay estudios para todo. Cuatrocientos ochenta besos, de los de verdad, acortan la vida de una persona un día. Dos mil trescientos te cuestan una semana. ¿Y ciento veinte mil? Un año perdido.
 Meagan se acercó todavía más.
Sam Sonrió. [y dijo]
-¿Qué quieres decir con eso?
-[Caray, Sam. Qué] Puedo prescindir de tres minutos de mi vida si tú también puedes.


La mejor manera de ganarse la confianza de quien te escucha es hacerle creer que le has confiado un secreto.


A los amigos sólo los separa la distancia, no el corazón. [...] todo amigo fue en su día un desconocido.



miércoles, 2 de mayo de 2018

Phantom Thread / El Hilo Fantasma: El sacrificio de amar a un artista y ser un artista.




Phantom Thread es la película más reciente del director y guionista norteamericano Paul Thomas Anderson, la tan sonada por el hecho de ser la última actuación del actor protagónico, pero hablemos sobre ella a detalle.

La película nos narra la vida de Reynolds Woodcock, un diseñador de vestidos muy distinguido por la alta sociedad en una Inglaterra de la década de los 50's, quien carga con una historia trágica en su familia la cual parece le pesa mucho. En un descanso que se toma de su ajetreada vida en la ciudad después de entregar una de sus obras se va a descansar a la casa de sus padres en el campo, una mañana va a almorzar al que parece ser un restaurante que frecuenta mucho; se encuentra con una muchacha llamada Alma, (esta escena me recordó mucho a una escena que también tiene Day Lewis en otra grandiosa película como lo es "La Insoportable Levedad del Ser") a la cual él recuerda, y ella lo recuerda a él, sin nunca dejarnos en claro de dónde, entonces él la invita a cenar, y después van a la casa donde él vive, la casa que era de su madre; entonces después de una escena muy peculiar y hermosa; ella le hace una advertencia, en la que le dice que con ella va a perder, pero seguro que él seguro ya lo sabía, quizá sin saberlo conscientemente y sin importarle lo que aquella sentencia conllevara, y él lo acepta. Después de la confesión él le pide que haga algo por él, en ese entonces ella asume que debe entregarse por completo a ese hombre al que ama aunque dañe en determinado momento a los dos, el cual antes que todo ama su trabajo, su obra, siempre poniendo en segundo plano a las personas, al amor, salvo que se sienta vulnerable, salvo que la persona este dispuesta a robar o a matar por verlo feliz, vemos lo que veremos alrededor de esta pareja, sus miedos, sus necesidades, sus demandas, la hermana de él, quien es su mano derecha y que pareciera lo domina, lo tiene atrapado, pero conforme vemos el desarrollo de la historia, vemos que es más bien lo contrario.

Si tuviera que definir en tres palabras la película, sin duda alguna la definiría como hermosa, sensible e íntima, y es que desde donde se le vea lo realizado por Anderson es hermoso, para empezar preciso sería decir que probablemente lo más hermoso de esta es la música, compuesta por Jonny Greenwood la cual prácticamente lleva el ritmo y el tono de la trama de toda la película, algo muy similar a lo que hace Zimmer con Dunkirk, quizá con menos potencia pero si con más calidez, y para mi eso cuenta más. El vestuario es otro gran valor, la fotografía no es algo que se tenga siquiera que distinguir en una película de P.T., pero por el trato de esta película hay que hacerlo, pues es una película de detalles, hay los eventuales close-ups que le encantan a P.T., pero ahora tienen un valor más sentimental. Paul Thomas nos da quizá su película más personal; muy íntima y llena de sensibilidad sobre lo que para él es el sacrificio al que se somete, algunas veces sin querer un creador, un artista por ver a su obra ser lo que es, y que esta sea respetada.

El elenco de la película es destacable, la valía de las últimas películas de Anderson para mi, o mejor dicho una de las grandes valías que tienen, es el hecho de que utilice muy pocos actores estelares, que sean caras poco conocidas salvo por los protagónicos. Aparte claro estaría hablar de los dos protagónicos en particular, los cuales son encantadores cuando están a cuadro, su amalgamamiento en escena es excelso, Vicky Krieps como Alma es deslumbrante, Daniel Day Lewis todo el tiempo ha demostrado que él está junto con otros muy pocos un peldaño arriba sobre el resto de los actores en el mundo, quizá sea el único actor americano en la actualidad al que yo consideraría a la par de Mastroianni y otros grandes de la historia del cine. Daniel Lewis llena a su personaje con este encanto inglés, con gran sensibilidad como carácter, con esa frustración de saberse como es y tener este duelo interno sobre ser un mortal o ser un artista, vemos como en momento puede ser muy distante o duro con la mujer que ama, pero en momentos de complicidad o soledad puede ser el más amoroso. Y como es costumbre en las películas de P.T. hay una escena por sí sola que vale tanto que sólo por esa escena uno pueda llamar a Anderson como uno de los mejores directores de nuestra época, y a su película en cuestión como una de las mejores del año, esta escena es la de la cena secreta.

Hay una frase que bien relata lo que era la relación y el sentir de Woodcock por Alma: "Bésame antes de que vuelva a enfermar", y esta a su vez me hace ver que el artista siempre busca a través de amor la auto destrucción, el amor destruye, transforma, pero se es feliz siendo destruido por algo que valga la pena. Sabina lo resumió diciendo: "porque amores que matan nunca mueren" Bukowski por su parte sentenció: "Encuentra lo que amas y deja que te mate".

Es una película que puede parecer lenta, que se toma su tiempo muchas veces para mostrarnos cosas, para contarnos cosas, que a veces no resultan en nada o no van a ninguna parte. (El comentario de Jennifer Lawrence sobre la película me pareció muy fuera de lugar, aunque como ya lo he mencionado en un sin fin de veces, cada quien se puede formular su propia opinión) Como ya lo mencioné al principio, es una película que encierra mucho misterio en el personaje protagónico, su fobia al amor, y su aprisionamiento en el arte, en su arte, en sus creaciones y los secretos y fantasmas que esconde en ellos, y muchas cosas no son respondidas, pero, ¿en realidad necesitamos todas las respuestas para poder apreciar algo hermoso o una historia muy personal? Yo creo que no, pero cada quien puede formarse su propia opinión. Una película lo vuelvo a reiterar hermosa, que sin llegar a ser una de sus mejores películas, es brillante, aunque muy lejos de su mejor película, por el simple hecho de que su mejor película es insuperable. El final puede resultar confuso para algunas personas, pero no deja de ser bellísimo.