jueves, 14 de febrero de 2019

As Tears Go By.






Un joven ve interrumpido su sueño por una llamada, es su tía, esta le dice que le volverá a llamar una vez que esté despierto, no pasan ni cinco minutos cuando el teléfono vuelve a sonar, es nuevamente ella, él le dice que qué es lo que quiere, le dice que su prima se quedará unos días con él porque va a hacerse unos estudios médicos a la ciudad, él sin más reniego acepta, cuando llega la prima, él le dice que si alguien lo llama le diga que él devolverá la llamada, y vuelve a dormir, parece que no hay nada en común entre ellos. Luego nos enteramos de dos cosas en la vida de Wah en los siguientes 20 minutos: que es un matón a sueldo, y que no le gusta hablar de sus rupturas amorosas. Los dos días que pasa con su prima Ngor lo hacen darse cuenta que puede tener otra vida diferente lejos de Hong Kong. Ella se va de regreso al lugar donde vive y trabaja, le deja una nota a Wah diciéndole que el día que quiera encontrar algo que ella a escondido simplemente la llame. Pasa el tiempo, Wah avanza en su carrera de criminal a pesar de tener que cargar con su temperamental mejor amigo Fly que no deja de meterse en problemas, Wah va a Lantau a buscar a su prima, el encuentro es seco, y la despedida se da rápido, pero como en el verdadero amor, las despedidas rápidas son una mentira, y ella regresa a donde llega el transbordador porque está segura que él regresará al escuchar el mensaje que le deja en su biper, el encuentro se da y Wah quiere formar una nueva vida al lado de Ngor. Pero la realidad lo alcanza cuando Fly, luego de que Wah hace todo lo posible para que lleve una vida honesta, se vuelve a meter en problemas. Wah regresa dos veces a la ciudad, la primera vez como una advertencia, la segunda como una sentencia final, quién iba a pensar que justo antes de su muerte el recuerdo que vendría a su cabeza, alguien que disfrutó de las mieles del falso éxito que te da una vida de crimen, fuera el primer beso que le dio a su prima.


¿Se puede con la primera película de un director predecir el gran futuro que le espera en el cine? planteo mejor la pregunta: ¿Se puede con la primera película de un director predecir el tipo de cine que hará en adelante? En el caso personal de Wong Kar-Wai yo diría que no, con As Tears Go By ni se podía predecir en el genio del cine que ahora es, ni se podría definir el cine como él lo concibe, pero hablando en retrospectiva, quizá todo ya estaba escrito desde este primer trabajo.

Luego de su trabajo como guionista para películas honkonesas más de la corriente llamada Cine B, en las que si bien escribía todo tipo de guiones, lo que más vendía en la etapa en que al trabajaba como guionista para In-Gear Film Production Company del productor y actor Alan Tang, era el cine de acción, películas de policías contra criminales, no fue sorpresa para nadie que la primera película del joven guionista fuera de este género y que In-Gear fuera la productora. Pero, ¿cómo a partir de una historia de un criminal ya se podía ver todo lo que Kar-Wai ondaría en el resto de su filmografía, al menos en sus largometrajes hasta hoy día? Ahora lo expongo.

Cabe decir que aun con el capital invertido por In-Gear en la película, (y que le resultó como perdida total) está lejos de tener los grandes presupuestos que Kar-Wai tendría en el resto de sus películas, tan así es que se nota una precariedad en el trato en ciertas escenas de acción. Pero aun así ya se nota un sello imprescindible en muchas de sus primeras películas como Chungking Express (obra maestra que también hace unos pocos días he podido ver y que además de ser una genialidad de estética y narrativa, es una clase magistral de como hacer buen cine con tan poco siempre y cuando se cuente con una gran historia) y Fallen Angels: las persecuciones caricaturizadas. Cual si viéramos alguna película de animé con planos secuencia segmentados, la recreación de esta técnica en actores fue algo que Kar-Wai fue perfeccionando cada vez más en cada uno de sus filmes y es un sello distintivo en la estética de muchas de sus primeras películas (como las ya mencionadas).

Otro sello distintivo que replicaría en otra de sus películas es la música, si bien aún en esta película no cuenta con las grandes composiciones de Umebayashi, su música tiene cierta atmósfera que cae justo en los tiempos que la trama dicta cambios de tono, además de que tiene esta esencia bohemia que a Kar-Wai lo ha perseguido desde toda la vida. Y con respecto a la música también tiene algo que en otra de sus películas más emblemáticas utilizaría, pues en Happy Together si bien la música de Chung y Piazzolla es una delicia, una canción es la que dicta como tal la trama y la que al final le da sentido a la película, la canción homónima de la banda The Turtles, pues un poco eso pasa en As Tears Go By con la canción "Take Me Breath Away" interpretada en hongkonés.

Si bien la estética aún no estaba tan depurada, ni la fotografía estaba cargo del extraordinario Doyle, la esencia narrativa, y el lado amoroso del director ya estaban, a pesar de ser una película del género que era, la historia que retrata sobre amores imposible e inconclusos (y que dicho sea de paso, lo convirtió en uno de mis directores de cine favoritos) que se verían en todos sus filmes posteriores, (llámese Deseando Amar, 2046, incluso The Grandmaster, aun sin ser la trama central, es de gran importancia el amor/desamor) ya estaba escrito desde un principio, si a algo quería rendirle tributo Kar-Wai con su cine, era al amor. Además vemos en esta película a una actriz (por demás formidable cabe aclarar en esta cinta) por demás importante en las primeras películas del hongkonés: Maggie Cheung.

Un joven hongkonés que siendo niño soñaba en su idioma en un país donde no lo entendían, se daba a conocer en el mundo del cine en el mismo Festival de Cannes (no en la selección oficial claro está) con una película a la cual muchos críticos de cine alabaron y vieron en ella (al igual que yo) a una especie de Mean Streets asiática (obra maestra de Martin Scorsese). Sin duda no es una película perfecta, pero nos pone en perspectiva de lo que el honkones sabía que quería hacer, y a donde quería llegar, que si lo logró, juzguen su filmografía y la influencia que a tenido en grandes directores de este siglo.

martes, 5 de febrero de 2019

Lucky.



Un hombre de edad avanzada se levanta de su cama, luego de ver -nosotros- el amanecer en un sitio desértico. Prende su radio en el que sueña una canción de Pedro Infante, lo vemos su pecho en el espejo limpiándose las axilas, vemos los estragos que el tiempo ha dejado en su flácida piel, por muy horroroso que le pueda parecer a algunos espectadores sensibles, le vemos hacer ejercicio, mientras fuma, lavarse los dientes, peinarse, vestirse y ponerse su sombrero antes de salir. ¿Hay algo de atractivo en eso?

En cualquier otra película lo pondría en tela de juicio (quizá, no soy muy bueno prejuzgando algo sin ver el resultado final antes), pero en Lucky les puedo decir dos cosas por las que esto vale la pena: ver un relato casi poético en lo cotidiano que lleva la vida misma, y ver una estupenda actuación de uno de los mejores actores secundarios de la historia (Quizá su mejor).

Harry Dean Stanton nos regala en esta su última película realizada antes de morir se podría decir casi una interpretación de si mismo, o de una secuela de esa película extraordinaria que más delante les comentaré (cosa que hace doblemente valiosa a la película, además del trabajo a su alrededor y en conjunto), cuando lo vemos por primera vez luego de esta escena inicial que les acabo de relatar, vemos en su rostro a una persona que aparenta no ser de este mundo, sin saber si es un hombre superdotado de sabiduría o un pobre diablo. Caminante adicto, como William Friedkin, o su servidor, lo vemos hacer su primera parada, y ya nos muestra la naturaleza de su ser en su primera frase esbozada: "No eres nada".

Así vemos a Lucky, como todos lo llaman en el pequeño pueblo donde vive (se asume es cerca de la frontera con México, por la música que escucha en la radio, el hecho de que muchos personajes con los que convive Lucky hablan español, y su peculiar gusto por el mariachi), lo vemos sentarse por las mañanas en el restaurante de su amigo Joe tomando café mientras resuelve su crucigrama y charla esporadicamente con las empleadas, comensales, o sólo viéndolos pasar, después sale a dar una vuelta y lo vemos gritar hacia cierto lugar que se nos muestra hasta el final "cabrones", pasa a una tienda a comprar leche y cigarrillos, y lo vemos volver a su casa para ver tontos programas de concursos en la tv mientras sigue resolviendo el crucigrama del periódico del día en turno, mientras charla con su amigo por el teléfono al cual nunca vemos, lo vemos acudir a un bar donde más personajes pintorescos aparece, entre ellos un viejo muy peculiar de traje blanco cuyo mejor amigo es una tortuga llamad Presidente Roosevelt. No es hasta que al día siguiente, Lucky de la nada tiene una caída, esta lo hace visitar al doctor, y el doctor le da un diagnóstico letal: no tiene nada, goza de una salud que pareciera irreal para los 90 años que tiene, y a pesar de su habito de fumar (habito que el doctor le recomienda no deje), pero le dice que irremediablemente se está poniendo viejo, y cada día se pondrá aún más. Enfrentado a esta realidad, Lucky pasa por algunas etapas como enojo, frustración, ira, miedo. Pero Lucky sabe que no somos nada, solo somos materia de frente al vacío, y lo que podemos hacer, al no creer, al estar solos, pero sin sentirnos solitarios, es sonreír, es romper las reglas escritas, es encender un cigarrillo mas, es no dejar de caminar.

La película cuenta con una mirada expectante, no es ni conductor ni hilo, no demerita ni juzga, vemos todo como si fuéramos nosotros los que estuviéramos allí, nos muestra los detalles y esas charlas que un hombre centrado y sin ninguna sugestión de algo sobrenatural tendría, el personaje de Lucky cuenta con una sensibilidad y un sentido del humor que uno no puede hacer más que rendirse a su encanto y sonreír con él al final de la película. Por momentos te envuelve en una atmósfera embriagante y se torna alucinante. Por los sitios donde este hombre está, y que seguro más de uno de nosotros, los bohemios, ha estado.

Un par de detalles llamó poderosamente mi atención y los invito a que no dejen de poner ojo en ello, uno es ese teléfono rojo que luego de su depresión deja de ser contestado, la referencia inicial al que conoce el cine de este actor, no nos permite no recordar a Paris, Texas, pero no creo que este hecho haya sido orquestado por el director de la cinta (con su ópera prima John Carroll Lynch, un actor por demás conocido, me parece da al blanco), esto está en el colectivo de uno por ser el actor que es, pero si me parece que en cierta forma la figura del teléfono podría ser el hecho de un contacto de Lucky con el espectador, no con alguien superior o divino, recuerden que Lucky es un viejo gruñón, solo y ateo. Y el segundo es al personaje que hace David Lynch llamado Howard y su relación con la tortuga, seguro habrá una lectura muy personal que cada uno hará.

Una película honesta, cruda, divertida, sensible y entrañable, mostrándonos a ese Harry que nos hizo amar el cine en muchas de sus películas, viéndolo tan frágil, sensible y susceptible como a Lucky.





sábado, 2 de febrero de 2019

Lo que "El Día de la Marmota" nos dejó


Por si ustedes la conocen o no, El Día de la Marmota es una de las mejores comedias de la historia, no sólo lo digo yo, lo dicen un sin fin de grandes críticos, lo dice la AFI (no la de México, sino la de EUA) y la trama de la misma, por si no la conocen, trata sobre un mismo día, que es el día de hoy, que se repite y se repite y se repite.

Ahora, no sé si sea una premisa como tal la de esta película, pero sin duda alguna es la que más efectivamente lo desarrolla, y ha raíz de esta hay un sin fin de película que recurren a este recurso, quizá no tan bien utilizado, pero esta vez no seremos críticos en ello, sólo mencionaremos algunas películas que ya sea bajo la base original de la cinta, o con cierta variante, se desarrollan.





Al filo del mañana



12:01



Before I Fall



Como si fuera la primera vez



Feliz día de tu muerte



Corre Lola Corre