miércoles, 31 de diciembre de 2014

Un año nuevo de verdad


"Hagamos un año nuevo de verdad"

Justo con estas palabras acabé -terminé- la última nota que escribí con propósito de año nuevo (en mi Facebook personal, cuando solía fungir como mi blog personal), justamente hace un año, y justamente empiezo con estas palabras esta primera nota de este año, pero no lo hago como la terminé, sino como una pregunta, así que les pregunto mis queridos amigos: ¿Hicieron de este año que pasó un año nuevo de verdad? ¿Qué hicieron para que este año que acaba de pasar fuera un año nuevo de verdad? Antes de que me contesten o mientras piensan lo que contestan (lo cual agradeceré mucho que lo hagan en la zona de comentarios) agradeceré que terminen -primero- de leer esta nota que prometo (en serio) este año no será tan larga como -otros- años atrás. Por mi parte yo podría decirles muchas cosas que hice en este año que para mí hicieron un año nuevo de verdad, para empezar después de varios años de querer hacerlo por fin empecé mi blog, empecé a escribir para un par de revistas virtuales sobre los temas que más me gustan, fui a Durango a principios de año y por primera vez, algo que no había hecho desde la secundaria, me reuní con viejos amigos que no había visto desde hace diez años, e hice algunos muy buenos amigos (tanto en redes como en persona) y también perdí algunos otros (parte de la vida también es dejar ir). Pero la verdad esta vez, como suelo hacerlo en otros años, no quiero hablarle de las cosas que hice o me pasaron este año ni mucho menos les hablaré de lo que pretendo hacer en este, en esta ocasión amigos míos quiero hablarles de algo que estos días van a estar escuchando mucho por las calles: Deseos. Si amigos, deseos, esos deseos que acostumbra la gente a pedir o a proponerse cada vez que empieza un año nuevo. Pues bueno, quiero comentarles y ustedes lo saben, que por lo general yo no suelo pedir deseos ni hacer propósitos en específico cada año, y esto era porque realmente no creía tener la necesidad de pedir o proponerme algo en especial, además de que nunca entendí muy bien esto de los deseos y la necedad de que las personas se propusieran cosas o prometieran o pidieran algo en especial para ser mejores personas, si quieres ser mejor persona lo eres y punto. Pues bueno hace unos días platicando con unos amigos creo que he aprendido y he entendido la definición y la razón del porque las personas piden deseos cada que comienza un año, pero si se los explico rompería mi promesa que les hice de que esta nota no sería este año tan larga. Bueno bien, solo les diré del porque las personas piden mal sus deseos o no tienen una idea fundamental de los deseos. Haciendo una ardua investigación (aja) me di cuenta de que lo que en verdad se busca con los deseos (o el concepto original que se tenía de estos en la antigüedad) era cumplir con un deseo cada mes, por eso la razón de que sean doce. Pues bueno he de decirles que este año al comprender la verdadera razón del porque de los deseos este año por primera vez he hecho mi lista de doce deseos-propósitos a cumplir este año. Es la primera vez que lo hago con cosas concretas e importantes y no solo cosas generalizadas como pedir por la salud de mi familia o la paz mundial, creo que a lo largo del año, cada año hago pequeñas cosas para marcar diferencias pero en realidad no creo hacer mucho, pero este año con esos doce propósitos espero marcar mucha. No les mencionaré los doce porque algunos creo que si son muy personales y no quiero aburrirlos, así que sólo les hablaré del primero, del que empiezo a cumplir desde el día de hoy. El primero de mis deseos y es algo que yo me dije que me daría la oportunidad de empezar a hacer y practicar hasta que cumpliera treinta años pero después de investigar mucho a raíz de unos videos que vi a través de la propietaria del blog "El grifo vegetariano" decidí que tanto tiempo de indiferencia no lo podría aguantar, así que por ese motivo mi primer propósito de este año es el de dejar de comer carne. Así es, a partir de este año me convierto en vegetariano, y espero algún día, tal vez si en unos cinco años al cumplir treinta pueda dejar de comer definitivamente todos los productos de origen animal, creo que es lo más grande que he emprendido a hacer y creo que este es un buen comienzo para hacer un año nuevo de verdad, cada quien lo puede hacer a su manera, un gran viaje, (como el que yo haré en agosto a San Miguel de Allende por fin <3) tatuarse, andar más en bici y menos en carro, volver a la universidad, casarse, dejar su trabajo para empezar a hacer lo que en verdad aman, dejarlo todo por un sueño. Cada quien a su manera pero sean felices un año más, "son tiempos duros para los soñadores", pero eso no nos dejará que dejemos de soñar. Feliz año nuevo banda.


P.D. Si algunos de ustedes no han leído mis notas anteriores (lo cual es poco probable porque siempre etiqueto a los mismos en mis notas) aquí abajo les dejo los link´s

Link´s

lunes, 29 de diciembre de 2014

Vine aquí esta noche.... (Cuando Harry encontró a Sally)


En está ocasión me permito compartirles las lineas de una escena de cine que para mi es indispensable para cualquier amante del séptimo arte. Y es esta de la película de "When Harry Met Sally" que es la escena final en la que en la fiesta de año nuevo después de que Harry comprende el significado de la frase que le dice a Sally después de tener su primera discusión al conocerse, llega y le hace una de las declaraciones de amor más conmovedoras del cine y de la vida. (No tan conmovedora como las que nunca se harán y solo se reproducen una y otra vez en la cabeza de un lñoco encerrado en un manicomio) He de confesarles que he estado en un sin fin de ocasiones tentado en hacer un remake de esta escena pero la verdad siempre caigo en cuenta de que nunca lograría sacar esa magia que logró Norah Ephron -q.e.p.d.- al escribir estás grandiosísimas lineas, es una de esas poderosas escenas de cine que una vez que las vez ya no salen de tu cabeza nunca, como la mítica "Siempre nos quedará París" de Casablanca, o "Yo creo en América" de El Padrino, o la toma final de "El Naufrago". Infinidad de escenas podría decirles que vienen a mi mente pero no quiero desviarlos de esta y sobre todo del género. Así que, no quiero aun decirles "Feliz fin de año y muy prospero año nuevo" porque aun me falta una entrada con la cual cerrar este año, así que. Disfruten.



-Estuve pensando mucho y el asunto es que te amo.
-¿Qué?
-Te amo.
-¿Cómo esperas que responda a esto?
-¿Qué te parece que tú también me amas?
-¿Qué te parece "Me voy"?
-Que acaso lo que te dije no significa nada para ti.
-Lo siento Harry. Sé que es la vispera de Año Nuevo. Sé que te estás sintiendo solo, pero no puedes aparecerte aquí, decirme que me amas y esperar que eso arregle todo. No funciona de esta manera.
-Bueno, entonces ¿cómo funciona?
-No lo sé, pero no de esta manera.
-Bueno ¿Qué te parece esta manera? Amo que sientas frío cuando hay 22 grados afuera. Amo que te lleva una hora y media ordenar un sándwich. Amo que se te frunce la frente cuando me miras como si estuviera loco. Amo que después de pasar todo el día contigo, aún huelo tu perfume en mí. Y Amo que seas la última persona con la que quiero hablar antes de irme a dormir cada noche. Y no es porque me sienta solo, ni es porque sea la víspera de Año Nuevo. Vine aqui esta noche, porque cuando te das cuenta que quieres pasar el resto de tu vida con alguien, quieres que el resto de tu vida empiece lo antes posible.
-¿Ya ves? Eso es tan típico de ti Harry. Dices ese tipo de cosas y haces que resulte imposible para mi odiarte. Y yo te odio, Harry. De veras te odio. Te amo....





Aquí les dejo el link de la escena.



sábado, 27 de diciembre de 2014

Año Nuevo. (Escrita a manera de relato)


Creo que llegó del norte, ella dice que del sur; lleva todo en su maleta, dice que yo quepo ahí. Pone nombre a las estrellas, sabe cuanto me hace reír; una noche como estas, creo ellas la dejaron aquí. Oh oh oh, oh oh oh. Y yo sigo esperando el año nuevo, pues van como veintitantos casi igual; pero algo me hace despertar, por las noches para oirla respirar y este es mi lugar, y todo pasará.

Tierna como las sirenas, turbia como un huracán; canta con el viento, baila con el mar. Yo prefiero el encierro, pero ella me va a buscar. No oh oh, oh oh yeah. Y yo sigo esperando el año nuevo, pues van como veintitantos casi igual. Pero algo me hace despertar por las noches para oirla respirar -y ese es mi lugar, y pronto pasará-


Pone nombre a las estrellas, creo ellas la dejaron aquí....



Quise compartirles ésta canción de División Minúscula que es tan indispensable para mi en estas fechas para recordar y volver a vivir -sufrir- y que me gusta mucho.



miércoles, 24 de diciembre de 2014

Bitácora de viaje de un hombre de 25 años




A lo largo de mi vida he vivido realmente maravillosos, inimaginables y sobre todo irrepetibles momentos acompañados con las personas que tenía que estar y a las cuales en verdad aprecio, pero la verdad es que nunca compartí con nadie más que con la vida. Y no quiero que me malentiendan o malinterpreten mis palabras, he disfrutado de cada segundo, cada momento, cada cuadro, cada instante con las personas que he estado y he compartido momentos felices, quizá algo más que una mirada o quizá no, soy un ferviente creyente de que cada persona que conocemos en esta vida no es por casualidad, cada persona viene a enseñarnos y dejarnos algo, quizá algo bueno, quizá algo malo, o porque no quizá algo divertido. Bien lo dijo Borges, porque Borges lo sabía todo, al igual que Cortázar cuando este dijo: "Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de si y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad". Y la verdad he de confesar que mi compañera me dejó donde pude y he podido conocer a las mejores personas del mundo (sin afán de ofender a nadie pero es verdad)
Si el día de mañana, o incluso hoy muriera, y al llegar a cualquier lugar al que se tenga que llegar después de la muerte (si es que hay un lugar) y una persona, luz, energía, o simplemente una vieja voz conocida dentro de mis sueños la cual hubiera olvidado por el paso de los años, me preguntara que cual fue el minuto más feliz que viví en mi vida, o el más valioso de toda la historia de la humanidad, o del mundo al cual a veces no lo vemos como lo que es, miseria, hambre, sufrimiento, dolor, pero un mágico lugar en el que uno todavía puede tener la fortuna , la sencillez, la OPORTUNIDAD, y sobre todas las cosas, el valor para aún enamorarse (eso es lo que aún hace que este mundo valga la pena, volver a enamorarse de lo verdaderamente importante, o sea la vida, este mundo es una OPORTUNIDAD) Enamorarse de un atardecer, de una luna, de una flor, de una foto, de un par de pequeños hermanos protegiéndose y cuidándose, de una mujer, de unos ojos color café marrón. Si esa voz se acercara a mi oído y me hiciera esa pregunta, seguramente y con toda seguridad les puedo decir que le contestaría: "cada minuto de mi jodida vida" ( si gustan pueden omitir la palabra con Jota "J" :) )
Y es que muchas veces cuando acabamos de vivir un momento muy feliz no nos damos cuenta de la dimensión que este evento en verdad tiene, muchas veces no pensamos ni remotamente que ese puede ser el último momento feliz que tendremos en nuestra vida, no lo vivimos como tal y es porque esperamos lo mejor para después, para el final. Tal vez porque estamos muy ocupados compartiéndolo con personas que no lo estén viviendo en carne viva con nosotros, y eso está bien, por eso debe de ser bendito el internet y todo lo que tenemos hoy en día para estar cerca de esos seres que no tenemos cerca, aunque a veces exageremos un poco; aunque también he de aceptar que no con todos los momentos se puede sentir uno con este éxtasis, pues aunque quisiéramos siempre habrá unos mejores, y unos no tantos, pero también son vivencias y parte de nuestro valiosísimo tiempo y línea de vida. Aunque también cabe la posibilidad de que la razón por la que no nos damos cuenta de la dimensión que tiene cada vivencia que vivimos es porque estamos más ocupados de la presencia de otras personas en esos momentos (llámese alguien que nos gusta, o alguien que nos caiga mal, o por una cámara o por un teléfono celular (que oldies me vi al decir "teléfono celular" Ya les había comentado alguna vez que no pusieran atención a mis paréntesis verdad); es lo mismo cuando se trata de distraernos en vez de ver todas las posibilidades y opciones que tenemos para hacer de esa noche la mejor de todos los recuerdos. Alguna vez fui más joven y no fui excepción de todo esto, y aprendí mucho, y rápido (gracias a dios) por eso lo comparto ahora con ustedes, no es demasiado tarde para vivir cada momento como si fuera el último día de sus vidas, aunque falten muchos años para ese último gran momento.
Muchas veces éste tipo de momentos felices viven por muchos tiempo en nuestra memoria, otras veces sólo hasta que llega otro más reciente, igual, o mejor. Pero muchas veces a algunos de estos momentos o recuerdos lo sobrevaloramos de más, no los vemos con más realidad, con más determinación, muchas veces somos egoístas y momentos más pequeños pero tal vez con igual o más carga emocional que los anteriores no los valoramos tanto porque no fue igual al que nos hizo sentir más especiales. Recuerdo que cuando era pequeño (desde entonces aprendí esta lección y empecé mi relación más formalmente con la vida) jugaba con mis primos a cualquier cosa y si pasábamos un rato en verdad alegre, maravilloso; al día siguiente queríamos que este pasara exactamente igual, ya tendrán una idea de cuantas veces terminamos desilusionados, más yo que ellos, o eso creo (nunca sabes a quien le importan más los momentos felices, si a ti o los que lo vivieron contigo, una más de las bendiciones de la vida) pero fue de la forma en que poco a poco me di cuenta de que tratando de hacer que todo fuera como el día anterior, con cada regaño, con cada enojo, con cada risa o llanto propio o de algún primo, descubrí que de esta forma también se crean nuevos recuerdos, nuevos momentos. Nunca ocurre nada igual, jamás pasara lo mismo que está ocurriendo en este momento, cada oportunidad perdida, es eso, una oportunidad perdida, aunque vengan muchas más, y muy parecidas, ya no será la misma. ("La historia no se repite, pero rima" Mark Twain) Cuando uno crece y se hace más mayor se da cuenta que nada, como ya lo dije, pasa dos veces, nunca; eso sólo pasa en las películas. Los cineastas (es algo que siempre he creído) son de las personas que le rinden mejor tributo a la vida, pues siempre he creído que son personas muy desdichadas e inconformes (o por lo menos los verdaderos y buenos cineastas) pues crean su propia realidad, recrean una historia, crean esa realidad que siempre quisieron, quizá de ellos, que quisieron que hubiera pasado de determinada manera, y no se pudo, solo hasta que ellos pudieron llevarla al cine para enseñarle a la gente que si se puede vivir como uno quiere, y la verdad si se puede, pero hay que aprender mucho, hay que casarse con la correcta señores. Así como también los escritores y los que se dedican a cualquier otro arte son unos inconformes porque quieren cambiar la historia con lo que crean y contar una mejor, una donde haya un final feliz, una donde ya no haya que crear para no sentir el vacío y la desdicha de solo ser inmortales llenos de dolor, aunque necesitemos el dolor para de vez en cuando volver a recordar que no somos inmortales o que estamos muertos o en un sueño y todavía somos tocables, humanos, que todavía vivimos. O por lo menos los verdaderos artistas. Creo que me empiezo a salir de tema (como siempre lo hago) pero vayamos a punto. Saben es como cuando nos sentimos muy tristes, o nos pasa algo triste, por lo general en esos momentos evocamos y revivimos en nuestra mente inconscientemente otros momentos tristes, jamás otros momentos que no sean tristes, en vez de combatir los momentos tristes con momentos felices, los llenamos de más tristezas con viejas heridas, a excepción de que alguien llegue y nos los recuerde, esos momentos felices llenos de luz que nos ayuden a salir de esa ruta pasajera que es muy oscura, no como la noche o un día nublado, sino oscura como solo lo es la soledad. ("La mejor manera de alegrarte es intentar de alegrar a alguien" Mark Twain) Siempre necesitamos de alguien para volver a recordarnos que alguna vez fuimos felices aunque ahora no lo parezca y la tristeza esté más presente que nuestra propia muerte, siempre necesitaremos a alguien que nos implante esa idea (más que nada de eso se trata esta nota, de ayudar otra vez, si es que alguien lo necesita) quizá también nosotros los podríamos recordar solos, pero volverían a sucumbir ante el dolor latente, pero les apuesto y les aseguro que eso solamente ocurre si vamos o recordamos en específico a una persona, pues hoy quiero proponerles que ustedes sean esa persona, esa persona a la cual recordar cuando nos sentimos tristes, pues no cualquiera podría salir solo de una tristeza a veces más grande que nosotros, no siempre se puede. Además no sé ustedes pero yo siempre he preferido más volver a reír recordando viejos y buenos recuerdos en compañía de algún viejo compañero.
Y es que en algunas ocasiones, sólo en algunas ocasiones, no siempre, deberíamos de hacer este ejercicio que para mí ya es como una forma de vivir, y es este que cuando tenemos o estamos viviendo un momento en realidad muy feliz, fascinante y en verdad conmovedor, en el que todo parece perfecto y la gente es la indicada, tendríamos que, antes de dejar que el momento pase y muera y se convierta en un recuerdo más, muy feliz, lleno de felicidad alojado en nuestra memoria; mirar todo más de fondo, más profundo, con un poco más de crudeza de ser necesario, examinen cuadro a cuadro, esto es muy difícil por eso les digo que lo hagan sólo de vez en cuando, no quiero que se les vuelva un hábito, mi deseo no es transformarlos. En fin, ya que hayan examinado todo cuadro a cuadro, tendrán que identificar a la persona que no esté feliz, si; siempre, a cada lugar al que vayamos o en el que nos encontremos, siempre habrá una persona que no la está pasando tan bien como los demás, ya sea por un problema muy personal, porque se peleó con alguien en ese lugar, o porque simplemente no quería estar ahí porque tenía otros planes, las hay muchas de esas personas y en todos lados créanme, bueno ya que hayan identificado a la persona el siguiente paso no es acercarse de inmediato, no; el siguiente paso es seguir disfrutando de todo, la fiesta, tus amigos, todo; seguir alimentando al momento feliz, pero esta vez con un pensamiento triste en nuestra mente, sí; un momento triste que hayamos vividos (incluso puede ser inventado si quieren, ya les dije que soy un poco raro y mitómano verdad, no presten mucha atención a esto último) la muerte de un familiar, la pérdida de un objeto valioso, el día que no volviste a ver a Alejandra ("Porque siempre las Alejandras") cualquier momento triste, y así, poco a poco dejar que este impregne tu felicidad. Ahora, ya que este se haya apoderado de toda tu atención, pero no de tu felicidad, ahora si acercarse a la persona (ya hasta parezco Cortázar con sus instrucciones de un modelo para armar, aunque seamos honesto, él era un capo, yo solo soy Juan) que no está en la fiesta, sino deambulando dentro de sus pensamientos, sólo así, sin presentaciones ni más, en estos casos yo recomiendo que se le acerque contándole una vieja anécdota que te haya pasado en tu primera fiesta, yo que sé, que se te haya reventado un condón al inflarlo en la fiesta de bienvenida en la secundaria, que no quisiste bailar con la prima de un amigo porque estaba idéntica a él, cualquier anécdota servirá para romper el hielo (en caso de no recordar una se puede inventar, entre más creíble, pero increíble mejor) pero todo esto sin parecer que los vas a consolar o que sólo vas con él para hablar de lo que pasó para que estuviera triste, simplemente hacer que se ría, como primer objetivo, y después crear en él un momento agradable, un momento que si bien, él creía que no podía ir del todo bien, resultó ser una noche en verdad agradable, sin llegar a los increíble o lo sublime a veces, una simple sonrisa vale todas las risas del mundo. A veces las personas tristes lo único que necesitan son unos oídos que los puedan escuchar y unos ojos que reflejen al mismo tiempo su tristeza y su voluntad en sí mismos para salir adelante, y sobre todo no escuchar nada, solo sentir y creer que alguien los comprenda.
Lo mismo es cuando estamos en una situación de mucha tristeza, ya sea en solitario o en la familia o los amigos, lo primero es identificar , ver en el cuadro completo algo que pueda detonar la felicidad en todos, algo que les aligere la carga que produce el dolor aunque este no se vaya por completo, como por completo tampoco se puede ir la felicidad, otra de las cosas bellas de la vida, las cosas, las oportunidades se van, los sentimientos, todo lo que nos hace humanos, va y viene. El detonante puede estar en una persona, un objeto, en un recuerdo o una anécdota al ver a una persona en particular, y ya que lo hayas identificado mantenerlo contigo un buen rato hasta que te haya impregnado todo y entonces si acercarte a alguien, a quien te haya hecho recordar este momento feliz y contarlo, dejar que él también lo recuerde hasta que lo impregne y lo haga olvidar por un momento el dolor y así en grupo a uno por uno ir contándolo e ir regando esa chispa momentánea de felicidad, contagiarnos y detonando esa felicidad de esta hasta que volvamos a la realidad, pero esta vez con una sonrisa, algo quizá más valioso por mostrar, seamos esas personas, la empática y no egoísta (como yo, ya se los contaré más adelante porque) que no todos quieren ser, pongámonos en los zapatos de los demás.
La verdad es que en estos 25 de hermosa, y a veces no tan hermosa relación con la vida, (y al ser hoy 25 de diciembre, una hermosa fecha para recordar y rememorar todo esto) con la única que he compartido todo, sin filtros y sin tapujos, es con la vida. (¡tanto adorno para llegar a esto!) Nunca ha habido una sola persona, jamás. Está mi familia (y siempre estará) pero para ser francos ni ellos saben a veces cuando estoy triste o cuando estoy feliz (en realidad siempre suelen confundirlos al revés, cuando creen que estoy triste, en realidad estoy feliz, y viceversa, como diría Mario Benedetti) y no me quejo ni me enorgullezco por esto, simplemente es que soy de esas pocas personas que no saben detonar todo lo que sienten. En compañía de amigos, o familia cuando he vivido un momento muy feliz y ellos me ven feliz y sonriente, la verdad es que solo ven la punta del iceberg, o sea y en resumidas cuentas, ellos sólo ven el diez por ciento de lo que en verdad estoy viviendo y sintiendo en mi corazón, la única que sabe en verdad todo lo feliz que soy en cada momento con todo lo vivido, una vez más lo diré, es la vida. Con cada nueva cosa que descubro, con cada nuevo lugar o puerto que tengo el placer de conocer, con cada bosque al que he tenido oportunidad de perderme, con cada pequeña roca en la fina arena que he sentido bajo la planta de mi pie al recorrer por primera vez una nueva playa, con cada mujer que conozco y me regala una insignificante mirada que para este corazón puede ser mucho más que eso, con cada nuevo paso, camino que doy en este mundo tan lleno de cosas malas como de cosas maravillosas, con cada "adiós", con cada "hola" que tengo que dar otra vez hasta que tenga que dar otro una vez más, surge y emana en mi un éxtasis incontrolable de emociones que a lo largo de esta relación he sabido controlar, del cual ustedes, muy pocos de ustedes, han tenido la oportunidad de ver sólo ese diez por ciento de todo lo que este cuerpo de hoy, 25 años, tiene poder y capacidad de albergar, es mucho, créanme, aunque a veces ese mucho puede doler el doble. Podría contar con los dedos de una sola mano a las personas que saben lo feliz o lo triste que a veces puedo estar sin siquiera emitir una sola palabra. La verdad podría decir que soy un egoísta (como les decía hace un rato) y lo admito, por una parte y para los que no comprendan aun el sentido de la vida (ni siquiera yo lo comprendo del todo, pero la lucha estoy haciendo este día) pero por otra parte, creo que si uno no entrega a la vida todo ese amor por lo que hacemos y no destina uno un poquito sólo al recuerdo propio para ser revelado mucho años después, o porque no, para escribirlo si bien no en un libro (aunque ya saben mi filosofía muchos de ustedes, un hombre todo lo que viene a dejar en este mundo es un hijo bien educado, un árbol de treinta años, un perro de veinte años en el cielo y un libro leído siquiera por una persona) si en nuestras memorias. estoy seguro que puedo regalar toda esa felicidad que a veces estoy seguro que puedo regalar, y mucha más de la que he creado por todos estos años sólo para la vida y para mí a todas las personas que tengo a mi alrededor, y créanme, estoy trabajando ahora si en ello. Como todo ser humano he cometido errores, de algunos me puedo sentir orgulloso porque me enseñaron demasiado, quizá casi llorando, pero me enseñaron. De algunos otros, quizá no tanto. He lastimado y he dejado de dar la mano a un sin fin de personas que he amado y que me han amado, he dejado en el olvido a demasiados, quizá a más de los que me han olvidado a mí, pero siempre hay ese "detonador" que en alguna noche de verano, otoño, invierno o primavera, hace que vuelvan a mi mente en forma de tonta sonrisa, debo mucho, y no debo nada, me deben mucho, y nadie, nadie me debe nada.
Ya para terminar (por fin gracias a dios) quiero agradecer a los de siempre por lo de siempre. (Ellos ya saben quiénes son, sería en verdad muy tonto de mi parte nombrarlos a todos en cada una de mis notas pero ustedes saben quiénes son, sin ustedes en verdad no escribiría nada de lo que escribo, cierto o ficticio) Y una cosa más; en esta vida he sido de todo y me han enseñado de todo: He sido a mi corta edad de doce años el guía de un montón de niños de primero a tercer grado de primaria por zoológicos y parques de diversiones, he enseñado una versión rara sobre la historia, los he llevado a Transilvania, he llevado a algunos de mis amigos de toda la vida a cada rincón conocido y desconocido de Durango, a las presas más significativas de Durango; caminando, en bici, incluso a las edad de 17 o 18 años conocimos el Titanic y anduvimos en el por todo garabitos. Fui guitarrista de una de las mejores bandas de rock de todos los tiempos, X-tazis (para mi 4Faces) fui cocinero profesional para mis clientes en Ultramarinos Finos y no tan profesional para mi hermano Eduardo y su exigente y no agraciado paladar para mis exóticos guisos, recibí el premio de mis primos Beto, Mario y Pelón alguna vez al mejor platillo con mis tacos de mayonesa, mostaza y salsa valentina. Fui fotógrafo en un sin fin de ocasiones de eventos de talla internacional como las competencias de baile de los CBA o los LC cuando empezaban a incursionar en el arte del break dance, o en fiestas de renombre como los quince años de mi prima Cecilia. He filmado películas de renombre en el cine de culto como la tan nombrada al lado de mi hermano Alan "Jackass Durango" que sólo se exhibió un corto tiempo y que a la fecha aún es recordada por la magistral edición realizada por el mejor DJ y hacker de todos los tiempos, y uno de los más grandes maestros que me pude encontrar en la vida, o la multi premiada por la crítica local de la calle amapola "Alocada fiesta en la casa de Dani Parte I y II". También fui testigo de las primeras borracheras de algunos amigos (aquí voy a quemar a varios :) ) y si no las primeras, si de sus más épicas, como la de Gordo, (en la cual tuve que ser levantamuertos y cargador) Lalo (en la cual tuve que ser enfermero, motivante y papá regañón) y Alan. (En la cual tuve que ser taxista y acompañante) Psicólogo de infinidad de amigos. (Ésta vez no revelaré nombres por cuestión profesional) He tenido que ser maestro (al principio uno de mucha paciencia, otras veces no tanta) de un sin fin de compañeros en la preparatoria (Chero, Jorge, Issack, Erick, etc. etc. etc.) tuve que ser inventor de historias para generaciones y generaciones de primos, escritor para mi hermano Ferko, catador de bebidas junto a mi primo Beto, animador de fiestas en un sin fin de quinceañeras y bodas, copiloto y corredor en carreras de alta velocidad con mis hermanos Abisay y Chuy, ya fuera dentro de una camioneta, sobre una camioneta, o corriendo en una calle llena de hoyos a altas horas de la madrugada. Hermano gemelo de Manuel de Jesús en la secundaria. Maestro de arte, controlador de cabina radiofónica, creador de radionovelas y programas de entretenimiento de radio, tecladista de Los Temerarios, (como a la edad de ocho años) primo favorito (ay si aja) graffitero, (pintor urbano se escucha mejor) cadete, hombre elegante, hombre que le presta su chamarra a la mujer más hermosa del mundo, hombro de más de una chica, compañero de compras de otras, integrante de La Academia y Big Brother (que quieren era muy joven aún en aquel tiempo) niñero, padre, hermano mayor, nunca menor, hijo, sobrino, nieto, (sólo de una maravillosa mujer) alumno, enemigo, rival, amante, actor, soñador, bebedor, bailarín, jugador de futbol americano, danzante, muralista, monstruo, cuñado, novio, orador, presidente, mejor promedio, químico, físico, matemático, herrero, pintor, jardinero, mecánico, eléctrico, cirujano.... Pero sobretodo y lo que más he disfrutado ser en esta vida hasta hoy cumplidos mis 25 años es.... ser un ser humano. Que sabe que lo mejor siempre está por venir, aunque siempre haya pasado ya lo mejor, que se ha equivocado, pero que con cada equivocación ha aprendido algo nuevo y que está cien por ciento seguro que seguirá aprendiendo que para hacer y ser todo en esta vida, hay que, primero que nada vivir, ver, leer, aprender una vez más aunque ya no se vaya a la escuela (que por cierto nunca dejen de ir a la escuela así tengan 60 años, así la mejor escuela sea la vida) y equivocarse. Equivóquense, vivan, griten, sean empáticos, vuelvan a enamorarse aunque nunca se vuelvan a enamorar como esa primera vez, llamen a quien tengan que llamar, ¡pero llámenla en verdad!, y vuelvan a soñar, a sonreír, a creer, a crear, y siempre sean lo que quieran ser, nunca es demasiado tarde ni temprano para serlo, porque llegará el día en que se arrepientan más de todo lo que no hicieron que de lo que sí hicieron. Feliz Navidad....

"Explora, sueña, descubre"

"Mark Twain ha muerto. Se fue con la corriente del Mississippi. Usted está vivo. Escriba"












miércoles, 17 de diciembre de 2014

Un puñado de nostalgias


Recuerdo que la primera vez que vi a mi abuelita materna (Q.E.P.D.) a la edad de casi 5 años después de llegar por primera vez a Durango después de mi partida a los 18 meses a Los Angeles, California; una de las primeras cosas que me dijo, o de las primeras pláticas que se me han grabado profundamente fue: "Hijo, el problema no es llegar a Durango, el problema es volver a irse. Así como a todo lugar al que vaya a parar en este mundo en donde deje familia, amigos, recuerdos o una parte de su corazón con la mirada. Pero una vez que se vaya de aquí, si es que alguna vez por azares del destino se va como lo hicieron sus papás siempre recuerde mi niño que, Durango; más que una ciudad, más que su familia o más que sus amigos y la gente que ama, Durango es un puñado de recuerdos y nostalgias"
La verdad es que en esta ocasión mi propósito original no era profundizar tanto como lo hago en la mayoría de mis notas, pero me vino a la mente este recuerdo que atesoraba tan mío y que no lo había compartido nunca con nadie, de hecho es la primera vez que escribo sobre esto (como Stephen King sobre el venado en su cuento corto "El Cuerpo") así que comprenderán que no me pude aguantar al incluir algo tan importante para mí que quise compartir con todos ustedes. Además de que este recuerdo es de los pocos que tengo en los que puedo recordar con toda claridad y toda su magnificencia a la gran mujer que le dio la vida a mi madre y que fue la única de mis abuelos que conocí con vida. Hace tanto tiempo de este recuerdo que a veces me cuestionó si en verdad pasó o es solo producto de un sueño o de mi imaginación, pero a estas alturas de la vida creo que eso ya no importa, importa más lo que este recuerdo, real o no; me hace sentir. Justamente este mes ella cumplió 11 años de fallecida, y la verdad es que hasta hoy retumban sus palabras en mi mente y las siento presentes y más vivas que nunca. Si me permito hablarles de mi abuela, antes de que empiecen a sacar sus conclusiones queridos amigos es porque, aparte de mis ojos y mis recuerdos, es por ella que amo tanto a mi tierra, a Durango; porque ella me enseño lo que vale y lo que representará siempre en nosotros las personas y el lugar donde nacimos.
Y es que después de pasar los primeros 19 años de tu vida en una ciudad como lo fue Durango (porque ya no es la misma ciudad, Durango es una ciudad en completa y continua transformación. No es la misma que fue en los 20's, en los 30´s, en los 50´s, en los 80´s, en los adorados y amados 90´s, a la que es ahora.
Cuando uno pasa su niñez, esa niñez que nos permite recolectar tantos aromas, tantos raspones, (las cicatrices vienen después) tantas formas de sentir cosas en la piel, como el pasto verde del Parque Guadiana o el Parque Sahuatoba en las yemas de nuestros dedos, en las palmas de nuestras manos; la lluvia de julio en nuestro cabello; la nieve en nuestra cara (los que tuvimos la bendición de ver nevar en el 2002 en la ciudad) lo que se siente dejar de sentir la nariz y las orejas por minutos en el abrumador frio de diciembre, y la sensación de volverlas a sentir después de sentarnos con nuestros primos y amigos alrededor de una fogata echa por nuestros tíos. Cuando uno pasa una niñez como esta en un lugar como lo era Durango, simplemente uno se vuelve parte de la historia de este lugar, si bien no recordados por muchos, si por los que nos tienen que recordar, e igualmente este lugar se vuelve parte de la vida y la historia de uno, uno no se podría concebir jamás sin el otro.
Cuando uno pasa su adolescencia, su juventud, esa juventud que te hace conocer a la mayoría de amigos que formaran parte de tu vida para siempre y que son pocos. Que te hace enamorarte y conocer el amor por primera vez, que te hace besar por primera vez en ese lugar especial, que te hace vivir aventuras de alpinistas expertos con tus amigos de la secundaria en el Cerro de los Remedios, que te enseña a bucear en el "pulpito" que te hace irte los viernes con tus amigos de la preparatoria al Nayar, a La Ferreria o a El Pueblito, que te hace soñar con la vida adulta que te depara en esa adorada ciudad. Pero la verdad es que todos estos recuerdos y todas esas vivencias que uno pudo haber vivido los primeros 19 años de su vida no significan tanto y no se recuerda tanto y sobretodo no se valoran tanto hasta que te ves lejos de ese lugar. Y miren que lo estoy viviendo desde mi perspectiva; 19 años, ¡que tanto son 19 años! Y miren que no estoy alejado del todo de mi ciudad, hoy en día ya no se puede estar lejos de ningún lugar, (como diría Richard Bach) como hoy puedes estar a las 8 de la mañana despertando y levantándote de tu cama en La Paz, a las diez puedes estar mirando la Plaza de Armas de Durango, y a las cinco puedes estar dando un paseo por el Palacio de Versalles en París; nos tocó vivir en una época en que la tecnología nos permite muchas cosas, de las cuales no todo son tan malas, como toda la gente tan maravillosa que he podido conocer a través de las redes sociales, gente que jamás hubiera conocido de no ser por este medio, gente de Mazatlán, Sinaloa; Gomez Palacio, Durango; Torreón, Coahuila; Banfield y Mendoza, Argentina; Málaga, España; entre tantas ciudades y personas y lugares más.
En los poco menos de seis años que tengo viviendo fuera de mi ciudad natal (a lo que algunos dirán que no es tanto tiempo, traten de vivirlo en carne propia y verán que este tiempo puede ser tan largo como una eternidad cuando se está lejos de muchas de las personas que más amas) y en este tiempo por el lugar y el trabajo que actualmente desempeño además del de intento de escritor, he conocido a tanta gente que vive lejos de su ciudad natal, gente de todas partes del mundo; Cuba, Francia, España, Italia, Veracruz, Guerrero, Oaxaca, Estado de México, Distrito Federal, DURANGO. Gente que ha estado lejos de su verdadero hogar por más de treinta años, gente que ha tenido que adoptar otra tierra como su verdadero hogar, a veces veo sus rostros y veo en ellos esa pregunta que a veces me atormenta y me hace pensar: "Acaso me veré así en treinta años lejos de mi hogar y conociendo a jóvenes que recién tienen unos cuantos años lejos del suyo". Y miren que no me puedo quejar del lugar al que vine a parar, creo que todo está designado para que crezcamos y seamos las mejores personas que podamos ser, ya que estoy en uno de los lugares y las ciudades más hermosas y tranquilas de todo el mundo, el lugar que me ha permitido encontrarme y permitirme tener la serenidad para poder escribir lo que ahora pueden mirar.
Cada que tengo y se me brinda la oportunidad de poder viajar de nuevo a mi ciudad natal, a ese Durango que ya solo vive en mis recuerdos, he de confesar que me entra una emoción y un miedo combinados, pues aunque uno esté o no en constante comunicación con su familia, sus amigos o la gente que uno conoce, siempre al estar hablando con ellos por teléfono, la imagen que se reproduce en nuestra mente al oír su voz es esa con la que los vimos por última vez antes de que nos despedimos, antes de la despedida más cercana, siempre es muy triste ver a esas personas que amas, a esas tías que tanto amor y regaños te dieron, hacerse más ancianas. por otro lado también el ver a ese Parque Guadiana, o ese Barrio de Analco, o esa hermosísima Catedral color cantera en su totalidad, o al Ex-Internado Juana Villalobos; y no poder hacer que las imágenes se coordinen con tu mente y tus recuerdos, te da una tristeza momentánea, sólo por un momento la parte superficial de tu corazón se siente mal, pero después te entra una nostalgia, una hermosa nostalgia que te hace sentir bendecido, de haber conocido por ojos propios esa catedral de cantera, esa que ya los jóvenes con sus cámaras digitales no pudieron observar y fotografiar, sin darse cuenta que las mejores fotografías se llevan en los recuerdos y en el alma.
Porque no es lo mismo los recuerdos que pudiera haber guardado mi abuelita de su juventud en Durango a mis recuerdos de los noventa en esta misma, pero a la vez tan distinta ciudad, tengo el honor de conocer a dos mujeres que están cerca de los cien años y las oigo hablar de sus años después de la revolución (no con tanta enjundia y emoción como el ciego de Los Olvidados de Luis Buñuel) o a mi madre de cuando iba con mis tías al cinema a ver las películas de El Santo en su natal San Miguel de Cruces.

La verdad volver a Durango, aunque no sea el mismo Durango de mis recuerdos, es una delicia, el volver a reencontrarme y volver a conocer a esa tierra y esa ciudad que tanto representa para mi aunque no sea ya la misma es una emoción que simplemente no se puede explicar. Como dice un primo que también hace varios años ya no vive en nuestro "rancho" como él le dice de cariño: "Si yo puedo ir y estar aunque sea cinco días en mi rancho con mi gente y mi familia, soy el hombre más feliz del mundo". Y la verdad es que si, el solo hecho de estar una o dos semanas en Durango, para solo volver hasta dentro de dos o tres años después, justamente esta semana o dos que se está allá, a pesar de ser tan poco tiempo para disfrutar de todo y de todos en este lugar, es la que hace querer regresar aunque 10 años tengan que pasar. Siempre que tengo la posibilidad de ir y vuelvo a donde actualmente radico y platico con viejos paisanos que tienen más de veinte o treinta años de ir a la ciudad, se les iluminan los ojos de todos los cambios que les digo que ha habido, y esa alegría que yo les comparto y ellos sienten al oírme, es un doble motivo para querer regresar siempre, hacer feliz a la distancia a los que solo con recuerdos y nostalgias en sus sueños por las noches, recuerdan a su tierra y todo lo que en ella han vivido.











sábado, 13 de diciembre de 2014

Lecciones del cine a la vida 3 - El Amor de tu vida - El Gran Pez


"Dicen que cuando conoces el amor de ti vida el tiempo se detiene, y es verdad. Lo que no te dices es que cuando el tiempo inicia otra vez se mueve mas rápido para compensar"

-Tu no me conoces pero mi nombre es Edward Bloom, y te amo. Pase los últimos tres años trabajando para averiguar quien eres. Me dispararon, me apuñalaron, me han aplastado algunas veces, me han roto los huesos; pero todo valió la pena por verte a ti ahora y por fin poder hablar contigo, porque mi destino es casarme contigo. Lo supe desde el primer momento que te vi en el circo y ahora estoy mas seguro que nunca.
-Perdón.
-No tienes que disculparte conmigo, soy la persona más afortunada que encontrarás hoy.
-No, lo lamento pero, es que estoy comprometida.
-¡Oh!
-Te equivocas si te conozco, cuando menos tu reputación. Eres Edward Bloom de Ashton, si estoy comprometida con un chico de ashton , Dom Price el era unos años mayor que tu.
-Pues, te felicito. Siento haberte molestado.

"El destino tiene una forma cruel de jugar con nosotros, después de tanto trabajo para salir de Ashton, la chica que amaba estaba comprometida con uno de sus mayores idiotas. Hay un momento cuando un hombre debe pelear y un momento cuando debe aceptar que perdió su destino, que partió el barco y que sólo un tonto seguiría. La verdad es que siempre he sido un tonto”

-Sandra Templenton te amo y si me casaré contigo.

-Narcisos.
-Son tus flores favoritas.
-¿Como conseguiste tantos?
-Llame a cinco estados, les dije que era la única forma de hacer que mi esposa se case conmigo.
-Ni siquiera me conoces.
-Tengo el resto de mi vida para conocerte.






viernes, 12 de diciembre de 2014

El Curioso Caso de Benjamin Buttom



   
-¿Qué?
-Nada.
(Se hace un silencio de unos segundos)
-Piensas en algo.
-Pensaba en que nada dura, y que es una lastima.
-Algunas cosas duran.
-Buenas noches Daisy.
-Buenas noches Benjamin....




You talk like Marlene Dietrich.... (Muy Anderson)


Muy Anderson es hablar del siguiente corto que les voy a recomendar

En realidad creo que pocas canciones han tenido la capacidad de atraparme y enamorarme de verdad con tan solo una vez escucharlas, por lo general la lista de mis canciones favoritas (que son muchas y muy alternadas y la verdad sería una tarea titánica sacar un decálogo de esta lista. Pero si bien si hay pocas, creo que un gran numero se deben a mi afición por el cine. Bandas sonoras de películas como Amelie, o Midnight in Paris, o La rosa purpura del cairo, o Inception, o las muy comerciales Armageddon, Closer, o Dan en la vida real; han contribuido a esa grupo de canciones muy escaso, y aunque quizá las canciones que me gustan más por costumbre o repetición o por recuerdos o el tiempo que llevo escuchándolas me gustan más, estas tienen ese algo especial.
Pues en esta ocasión quiero hablarles de una muy en especial que habla sobre uno de mis más grandes amores y de esos amores más profundos en el alma: París. Antes de decirles de que canción de trata les hablaré del cortometraje donde la escuché (si son conocedores de cine al decirles el cortometraje inmediatamente van a saber de que canción estoy hablando; y si no pues van a tener que "chutarse" la nota hasta el final. El maravilloso cortometraje del que les platicaré es "Hotel Chevalier" del maravilloso y abnegadamente romántico (no se sabe de que esta mas enamorado este joven, si de la animación o de la fantasía o de las historias de amor) Wes Anderson. Cortometraje precuelar de la igualmente maravillosa cinta "Viaje a Darjeeling" protagonizada con el igualmente genial y artista Jason Schwartzman, y de la mano con ellos igual de prometedor que su padre, Roman Coppola (Hijo de Francis Ford Coppola, que a su vez este es tio de Jason, osea que Roman, Sofia y Jason son primos; porque no habré tenido primos así de creativos). La historia, o mejor dicho el cortometraje se desarrolla en la habitación lujosísima de un hotel muy representativo de la ciudad de París, en esta habitación esta Jack Whitman un escritor que durante un lapsus de crisis emocional mezclado con el aniversario de la muerte de su padre y la reunión planeada por uno de sus dos hermanos para visitar a su madre (o mejor dicho perseguirla, este director tiene una manía y obcesión por las pesquisas y la simetría, es un gigante años luz en estas técnicas) y combinado a esto el huir de su ex pareja que no lo deja de atormentar, tanto su recuerdo como su presencia, pues después de mucho tiempo estando en este hotel por fin lo encuentra, entonces le dice que ira para allá, es cuando; se propone alistarse y arreglar todo para que sea una magnifica velada, empieza a sonar esta canción (en realidad la primera vez que suena es cuando uno de sus hermano, el otro; el que no planeó el viaje le habla para que no lo vaya a olvidar, pero no sería tan importante mencionarla cuando esto pasa) cuando la ex esposa llega (la primera vez que vi este cortometraje y al oírla hablar por teléfono en mi mente se ilustró la silueta de Scarcett Johansson -que quieren que les diga, nuestro subconsciente refleja lo que deseamos- pero al descubrirse detrás de la puerta que sonaba en aquel peculiar departamento aparece la igual de hermosa y maravillosamente caracterizada con palo corto y una pajilla en la boca como forajido del viejo oeste -cabe notar también la peculiar obsesión de Wes por nuestro país México- Natalie Portman) ella le habla con algo de sensualidad, como queriéndolo volver a conquistar una vez mas después de uno de sus constantes deslices, y él a la distancia es indiferente, siempre conserva una distancia apropiada, ella le lleva flores, (le he comentado lo genial que es también Wes como guionista y escritor) hablan sobre una maleta y un perfume -en realidad creo que esto lo habla con el hermano- y sobre el costo de esa maravillosa habitación; ella se lava los dientes como si estuviera de vuelta en casa, él la ve, con flores en mano como si en verdad ella quisiera estar de nuevo en casa, regresar los dos de su exilio. Entonces piden servicio a la habitación, este llega; "Sopa de cebolla con queso gratinado " y entonces ella deja la pajilla y lo besa, entonces se acuestan antes en la cama, hablan sobre su situación actual, -creo que me retrasé una o dos escenas, no me hagan caso; esto es antes- entonces vuelven a besarse y el empieza a desnudárla, ella se acuesta sobre el y entonces se crea un dialogo maravilloso que no les narraré, se los escribiré tal cual es:
"-No importa lo que pase al final, no quiero perderte como amigo.
-Te prometo, que yo nunca seré tu amigo. No me importa, como sea.
-Si cogemos, mañana me sentiré como una mierda.
-Está bien, no me importa, como sea.
-Te amo, nunca te lastimé a propósito.
-No me importa."
Entonces ya al final él le dice que si quiere ver la vista desde su habitación de la ciudad de París y ella le dice que está bien, escena continua empieza a sonar por tercera ocasión la maravillosa canción de la que les hablaré y se ve él levantándose de la cama y su ex pareja desnuda posada en un mueble y él llega y le pone una bata de baño amarillo muy llamativo (otro sello de Anderson, los colores contrastantes y la película de 35 mm, aunque como ya lo dije; sea un amante de la animación) entonces salen al balcón y pues que les puedo decir del resto, me enamoré del corto; la vista de París a través del lente de Wes es igual o quizá un poco más hermoso que a través de Jeunet o Allen o Foenkinos.
El cortometraje dura poco menos de catorce minutos y la verdad es una delicia visual. (y no solo hablo por ver a Natalie Portman desnuda aclaro) y si acaso no les gustara solo podrán reclamarme por catorce minutos de su vida perdidos. Ahora, la canción que acompaña a este maravilloso cortometraje es "Where do you go to my lovely" de Peter Sarstedt. Una hermosísima canción con influencias de música arábiga, jazz y blues. La letra habla de un amante que describe los gustos y las compañías de su amada en ese maravillosamente reflejado París casi tan a la perfección como el que nos muestra Wes desde el balón de su habitación o Allen con una caminata bajo la lluvia o Foenkinos con la Torre Eiffel de fondo después de la culminación de una cena romántica. Entonces el coro dice:

"But where do you go to my lovely
When you're alone in your bed
Tell me the parts that surround you
I want to look inside your head, yes i do."

Le pregunta, ¿qué es lo que haces amor mio, cuando tu estas sola en tu cama, a donde viaja tu mente?-cuando estas sin mi ahí sola, mas que con tu pensamiento pensando en mi- Dime las cosas que te rodean, quiero mirar dentro de ti, así es.
(tanto solo para recomendarnos una buena canción)
La verdad espero que antes de escuchar la canción como tal se den la oportunidad de ver el cortometraje o cualquier película del joven Wes, cualquiera de sus películas son maravillosas y yo me atrevería a decir que únicas, mis favoritas sin duda son Moonrise Kingdom y El Fantastico Señor Fox; es un director del que oiremos hablar mucho y bien, es como un nuevo Tarantino pero menos violento o un P.T. Anderson pero menos oscuro; además de que es en extremo joven y esperemos la madurez no lo vaya a cambiar y siga haciendo equipo con Jason y Roman.
"Este es el reporte, regresamos al estudio."

"Bonus"

Aquí les dejo un clip con partes de películas de los que para mi son los tres mejores cineastas norteamericanos de la New Age de los que aun seguiremos oyendo mucho y bien Wes y Paul Thomas Anderson, y Spize Jonke (Aunque ellos no aparezcan con sus películas en este clip, para mi comparten este grupo de los grandes nuevos cineastas: Bennett Miller, Los Coen y Gondry -Aunque este último sea francés, en otra ocasión escribiré para ustedes sobre este nuevo grupo, hasta entonces)
























FUERA CHOVINISMOS Y FRIVOLIDADES. ¿QUÉ ES HACER EL AMOR?




Hacer el amor es no tener madre.



Hacer el amor es no tener historia, no tener memoria; borrar todo lo vivido, todo lo aprendido, todo lo recordado y volver a poro por poro, vello por vello, "luna por luna" y volver a empezar de cero. Hacer el amor es no tener vida, no tener patria; volver a recorrer cada valle, cada llanura, cada montaña, cada bosque; buscar fauna, fauna y flora; hacer tuya la piel que no será de nadie más. Hacer el amor es no tener más religión que la capilla en la que rezas y hacer rezar, es no tener dios, tu eres dios; eres el dios de alguien mas y ese alguien más te rinde alabanza mientras esa persona también es tu dios y tu rindes alabanza en nombre de "ella". Hacer el amor es crear un mundo, un universo; un universo que no tiene ni espacio ni tiempo, y que en cualquier momento puede explotar y volver a nacer de manera distinta sin el mismo tiempo. Hacer el amor es flotar, volar; es no tener tiempo, es entregarlo todo porque mañana será el final y la vida acabará; o puede seguir y seguir hasta jamás terminar, cuando se hace el amor de verdad una hora pueden ser mil años. Hacer el amor es ser anarquista y ateo y significa que puedes volver a escribir las reglas cuantas veces quieras y romperlas al mismo tiempo. Ahora que si nunca haz sentido eso; quizá sea porque has tenido infinidad de veces sexo, pero nunca has hecho el amor.


jueves, 11 de diciembre de 2014

Me estan ganando.


Con motivo de que en días pasados no podía escribir por razones-varias como la planeación de unos viajes agendados desde hace tiempo (unos ya realizados precisamente en estos días y otros que apenas se están cocinando para inicios -febrero- y parte media del siguiente año -agosto-) y también mi estado critico de salud de hace apenas una semana; me hizo que durante casi dos semanas no pudiera ni quisiera agarrar mi maquina y escribir. (es la única vez que algo me ha hecho no querer escribir, porque una cosa es no poder escribir y otra muy diferente como ahora es no querer escribir)

Pero en fin, con motivo de mi recuperación y el hecho de que siempre diciembre ha sido para mi (aunque la verdad no lo quisiera tanto) y tenga en mi tan poderosa influencia no solo para la escritura, sino para infinidad de muestras de arte, recuerdo cuando era más "chamaco" me reunía con mis primos más pequeños y amigos de la infancia y haciamos desde manualidades para regalar a nuestras madres o creabamos pequeños festivales navideños y los grababamos si estabamos con suerte con alguna vieja cámara de video de algún tio o del hermano de algún amigo y si no teníamos tanta suerte pues improvisabamos una cabina de grabación en mi cuarto con la vieja grabadora de mi mamá, un micrófono que tenía yo y las melodías de mis discos y la televisión. La verdad es que escribir sobre todo esto y compartírselos crea en mi recuerdos que en verdad atesoro y recuerdo como si fuera ayer y estuviera aun con todos mis viejos amigos, pero como seguramente empezaré a llorar y desafortunadamente me salgo del tema del cual trato de hablarles mejor aquí le dejo.

Pues bien, en vista de que este mes para mi es tan prolífero y me hace escribir sobre cualquier cosa, quiero platicarles sobre EL CINE.

Si, ese arte tan amado por su servidor (como si hiciera falta que se los dijera) me ha hecho pasar unos grandisimos días la semana pasada y esta, y todo gracias a cargo, aunque no lo crean, de la cadena más grande de cine de México: Cinepolis. He mostrado mi postura sobre las cadenas de cine en nuestro país, y más por las grandes y multimillonarias, pero la verdad para ser honesto a veces creo que he sido algo cruel pues les he culpado por cosas que quizá no sea tan directamente culpa de ellos pero que si se podrían combatir desde su oficina gerencial, pero bueno, en fin. El caso es que la semana pasada y esta hicieron el gran atino (no se la verdad quien le copió a quien, si Cinepolis a la competencia o viseversa) de exhibir películas que ya habían sido exhibidas hace algunos años atrás. La primera que exhibieron fue la maravillosa "Pulp Fiction" de Quentin Tarantino. Ya había tenido la oportunidad de hablar muy poquito de esta cinta con ustedes en mi entrada "Mis diez películas favoritas y la tan aterradora No. 10" pero no les he hablado en profundidad. (cosa que haré en su momento, ya que considero que por lo menos para hablar de esta película asi como todas las de esta lista de 19 películas hay que dedicarle por lo menos dos entradas)

Esta cinta es la segunda dirigida por Tarantino, después de la reveladora "Reservoir Dogs" y con las cuales Tarantino escribe su historia en el cine y más importante, crea una nueva forma de hacer buen cine, estrenada en las salas de cine en el año de 1994 (como podran darse cuenta en el ´94 era demasiado joven como para haber ido a ver "Pulp Fiction" al cine, pero si fue el año en el que me enamore del cine, pues recuerdo que ese año fui a ver "El Rey León" en el "Cine Durango" un cine de mucho apogeo en el estado de Durango antes de que las grandes cadenas entraran de lleno al negocio en esa ciudad, que en aquel entonces más que ciudad era un bello pueblo) Así que como se darán cuenta el ver Pulp Fiction (como conmemoración de sus 20 años de haber salido en las salas, junto con "Forrest Gump" que también cumplió este año 20 años de su exhibición comercial y también cinta miembro de la lista antes mencionada) fue una gran satisfacción para mi, el verla en el cuadro enorme que tantas veces cobra vida y que en un lapso de entre una hora y a veces tres nos hace mirar la vida desde otros ojos y cambia tantas perspectivas de las que antes estabamos tan seguros. (como hace a bien mencionar Nolan en la cinta "Inception")

Y en el transcurso de esta semana exhibieron la cinta "The Beatles: A Hard Day´s Night" cinta en la que incursionan The Beatles en el mundo del cine y que la verdad les salió un producto bastantemente entretenido como para los jovenes de la época. La verdad no se en que salas se pudieron disfrutar estas cintas, o si en todo el país las pudieron exhibir en las mismas fechas que les estoy dando, quizá en otras ciudades a penas estan por exhibirlas, de ser así el caso vayan a verlas, es en verdad un deleite ver viejas obras cinematográficas de nuevo en las pantallas del cine, por esa razón después de estas dos semanas de buen cine les puedo volver a decir: "Me estan ganando, me estan ganando"

martes, 9 de diciembre de 2014

Pizarnik con la tinta-pluma de Cortázar (5)


Con tanta publicación que he hechop en estos últimos días de la que yo considero "La pareja del siglo" los haría pensar que se celebra el aniversario luctuoso o del nacimiento de alguno de estos dos grandes de las letras de nuestros tiempo. Uno hizo con la narrativa y las letras en general lo que quiso, y la otra; experimento con la poesía de tal manera que esta la hizo ver que definitivamente, "Una vida no es suficiente":

Ahora para cerrar con broche de oro las cartas y publicaciones que hago sobre Julio Cortázar y Alejandra Pizarnik (su ale) les comparto este homenaje bellisimo que le hace Cortázar a Alejandra Pizarnik después de su suicidio


AQUÍ ALEJANDRA


Bicho aquí,
aquí contra esto,
pegada a las palabras
pegadate reclamo.

Ya es la noche, vení,
no hay nadie en casa

salvo que ya están todas
como vos, como ves,
intercesoras,

llueve en la rue de l'Eperon
y Janis Joplin.

Alejandra, mi bicho,
vení a estas líneas, a este papel de arroz
dale abad a la zorra,
a este fieltro que juega con tu pelo
(Amabas, esas cosas nimias
aboli bibelot d'inanité sonore

Venga, las gomas y los sobres
Venga, una papelería de juguete
Venga, el estuche de lápices
Venga, los cuadernos rayados)

Vení, quedate.
tomá este trago, llueve,
te mojarás en la rue Dauphine,
no hay nadie en los cafés repletos,
no te miento, no hay nadie.

Ya sé, es difícil,
es tan difícil encontrarse

es tanteste vaso es difícil,
es tanteste fósforo,

y no te gusta verme en lo que es mío,
en mi ropa en mis libros
y no te gusta esta predilección
por Gerry Mulligan,

quisieras insultarme sin que duela
decir cómo estás vivo, cómo
se puede estar cuando no hay nada
más que la niebla de los cigarrillos,
como vivís, de qué manera
abrís los ojos cada día

abris loNo puede ser, decís, no puede ser.

Bicho, de acuerdo,
vaya si sé pero es así, Alejandra,
acurrucate aquí, bebé conmigo,
mirá, las he llamado,
vendrán seguro las intercesoras,
el party para vos, la fiesta entera,

el partyErszebet,
el partyKaren Blixen

ya van cayendo, saben
que es nuestra noche, con el pelo mojado
suben los cuatro pisos, y las viejas
de los departamentos las espían

burbujLeonora Carrington, mirala,
burbujUnica Zorn con un murciélago
burbujClarice Lispector, agua viva,

burbujas deslizándose desnudas
frotándose a la luz, Remedios Varo
con un reloj de arena donde se agita un láser
y la chica uruguaya que fue buena con vos
sin que jamás supieras
su verdadero nombre,

qué rejunta, qué húmedo ajedrez,
qué maison close de telarañas, de Thelonius
que largaonhermosa puede ser la noche
con vos y Joni Mitchell
con vos y Hélène Martin
con vo,con las intercesoras

animulaon las iel tabaco
vagulaon las iaAnaïs Nin
blandulaon las vodka tónic

No te vayas, ausente, no te vayas,
jugaremos, verás, ya están llegando
con Ezra Pound y marihuana
con los sobres de sopa y un pescado
que sobrenadará olvidado, eso es seguro,
en un palangana con esponjas
entre supositorios y jamás contestados
etelegramas.

Olga es un árbol de humo, cómo fuma
esa morocha herida de petreles,
¿Ves by Natalia Ginzburg, que desteje
¿Ves bel ramo de gladiolos que no trajo.

¿Ves bicho? Así. Tan bien y ya. El scotch,
Max Roach, Silvina Ocampo,
alguien en la cocina hace café

alguiensu culebra contando
alguenidos terronesontun beso
algueinLéo Ferré

No pienses más en las ventanas
el detráses masel afuera

Llueve en Rangoon--

Llueve en Rangoon--Y qué.

Aquí los juegos. El murmullo

Aqui lo(Consonantes de pájaro
Aqui lovocales de heliotropo)

Aquí, bichito. Quieta. No hay ventanas ni afuera
y no llueve en Rangoon.
Aquí los juegos.

Julio Cortázar y Alejandra Pizarnik. (su alejandra) La pareja del siglo sin ser una pareja. (4)


De pronto lo miró y le dijo: la Maga soy yo. Se lo dijo al mismísimo Cortázar, al autor de Rayuela, al dueño e inventor del personaje. La poeta Alejandra Pizarnik se lo dijo a su amigo Julio Cortázar. En París. La Maga soy yo. El escritor sonrió apenas y no hizo comentarios. ¡Tantas supuestas musas le habían dicho lo mismo! Ser la Maga para ellas quería decir muchas cosas. Vivir todo el tiempo en estado de exaltación lírica, ser amadas hasta el fin por los mejores varones, apretar el tubo del dentífrico por la mitad y no desde abajo como recomiendan los bien nacidos, transcurrir por las calles alegremente, sin rumbo, sin horarios, sin religión. Ser la Maga era soñar en colores. Era también disfrutar de Mozart sin saber quién es Mozart. Ser valiente. Inclinarse siempre para el lado de la sed. O bañarse desnuda con agua de lluvia en una plaza pública. O tener amigos altos y barbudos como, por ejemplo, Cortázar.

Alejandra y Julio se conocieron tal vez en Pont des Arts, una mañana, casi por accidente. Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos. Casi no hablaron. Pero se enamoraron con esa mezcla de asombro y distancia que suele unir a los amigos. Alejandra estaba sola y se sentía sola; había viajado a Europa luego de atravesar por un cúmulo de frustraciones. Muy pronto se hicieron evidentes, entre ellos, grandes y sutiles afinidades. La verdad no está en los libros sino en la piel, en las miradas, en las ramas de los árboles, en los puentes sobre el río neblinoso y en las amadas palabras cotidianas. La amistad se fue cocinando mediante una infinidad de gestos de extrema delicadeza y con una mutua actitud de ternura vigilante.

Un día, como una golondrina que anuncia la coronación a quien ya es rey, Alejandra le dijo a Cortázar que la Maga era ella. El hombre la dejó hablar. La quería demasiado como para contradecirla. Al mismo tiempo no demoró en ayudarla a ingresar al exclusivo mundo parisino. Siempre la consideró una gran poeta. En 1973 hasta le había dado el manuscrito de Rayuela para que se lo pasara a máquina y pudiera, de paso, ganarse unos pesos. Una tarde de lluvia, en un café de Saint Michel, ella le leyó una especie de breve manifiesto literario. “La poesía –le dijo– es el lugar donde todo sucede. A semejanza del amor, del humor, del suicidio y de todo acto profundamente subversivo, la poesía se desentiende de lo que no es su libertad o su verdad.” Cortázar les temía a las sentencias. Al cronopio le encantaba la palabra subversión. Pero no le gustaba la palabra suicidio, implícita en casi todo el discurso de su amiga.

¿Amó Pizarnik a Cortázar? Es dificil saberlo. Aunque al menos es probable que soñara con esa posibilidad. La relación que los unió fue suficientemente íntima como para imaginar entre ellos un amor espontáneo y sin pactos, como un resplandor. Después, acaso pensando en su amigo, ella escribió algo sobre las cartas, el amor y los silencios. “Ahora mis pasos de loba ansiosa en derredor del círculo de luz donde deslizan la correspondencia. Sus cartas crean un segundo silencio más denso aún que el de sus ojos desde la ventana de su casa. El segundo silencio de sus cartas da lugar al tercer silencio hecho de falta de cartas. Toda la gama de silencios en tanto de ese lado beben la sangre que siento perder de este lado. No obstante, si no sintiera esta correspondencia vampírica, me moriría de falta de una correspondencia así. Alguien que amé en otra vida, en ninguna vida, en todas las vidas. Alguien a quien amar desde mi lugar de reminiscencias, a quien ofrendarme, a quien sacrificarme como si así cumpliera una justa devolución o restableciera el equilibrio cósmico.”

lunes, 8 de diciembre de 2014

Cortázar y Pizarnik (3)


Carta de Julio a Pizarnik


París, 9 de septiembre de 1971



Mi querida, tu carta de julio me llega en septiembre, espero que entre tanto estás ya de regreso en tu casa. Hemos compartido hospitales, aunque por motivos diferentes; la mía es harto banal, un accidente de auto que estuvo a punto de. Pero vos, vos, ¿te das realmente cuenta de todo lo que me escribís? Sí, desde luego te das cuenta, y sin embargo no te acepto así, no te quiero así, yo te quiero viva, burra, y date cuenta que te estoy hablando del lenguaje mismo del cariño y la confianza –y todo eso, carajo, está del lado de la vida y no de la muerte. Quiero otra carta tuya, pronto, una carta tuya. Eso otro es también vos, lo sé, pero no es todo y además no es lo mejor de vos. Salir por esa puerta es falso en tu caso, lo siento como si se tratara de mí mismo. El poder poético es tuyo, lo sabés, lo sabemos todos los que te leemos; y ya no vivimos los tiempos en que ese poder era el antagonista frente a la vida, y ésta el verdugo del poeta. Los verdugos, hoy, matan otra cosa que poetas, ya no queda ni siquiera ese privilegio imperial, queridísima. Yo te reclamo, no humildad, no obsecuencia, sino enlace con esto que nos envuelve a todos, llámale la luz o César Vallejo o el cine japonés: un pulso sobre la tierra, alegre o triste, pero no un silencio de renuncia voluntaria. Sólo te acepto viva, sólo te quiero Alejandra.
Escribíme, coño, y perdoná el tono, pero con qué ganas te bajaría el slip (¿rosa o verde?) para darte una paliza de esas que dicen te quiero a cada chicotazo.



Julio



Un año después, la poetisa se quitaría la vida con una sobredosis de seconal sódico en su día de salida del psiquiátrico. Tenía treinta y seis años.


De Pizarnik a Cortázar (2)


Carta de Pizarnik a Cortázar después de su primer intento de suicidio


“Julio, fui tan abajo. Pero no hay fondo.
Julio, creo que no tolero más las perras palabras. La locura, la muerte. Nadja no escribe. Don Quijote, tampoco.
 Julio, odio a Artaud (mentira) porque no quisiera entender tan sospechosamente bien
 sus posibilidades de la imposibilidad.
 Me excedí, supongo. Y he perdido, viejo amigo de tu vieja Alejandra que tiene miedo de
 todo salvo (ahora, ¡Oh, Julio!) de la locura y de la muerte. (Hace dos meses que estoy en el hospital.
 Excesos y luego intento de suicidio -que fracasó, hélas).

P.D. En el hospital aprendo a convivir con los últimos desechos. Mi mejor amiga es una sirvienta de 18 años
 que mató a su hijo.”

—Alejandra

Canciones para navidad


Es bien sabido que durante estas fechas la gente acostumbra (más que gustar) escuchar villancicos (temas de temporada navideña) por la celebración que se festeja. Pues bueno, bajo este estricto régimen que nos gobierna quise enumerarles mis diez canciones de navidad que nunca faltan en mi playlist, las primeras cinco canciones que les presento no son forzosamente villancicos pero son canciones que desde hace muchos años me acompañan en la última etapa del año, y las últimas cinco si son villancicos como tal. Así que espero que les gusten y disfrútenlas.


Tripulación armar toboganes.Durante los helados diciembres vividos en la ciudad de Durango de los años 2006 y 2007 esta canción pulverizaba y machucaba una y otra vez mi corazón, por eso para mi ya es inevitable volver a escuchar y volver a recordar tiempo quizá no mejores pero muy significativos y que hicieron mucha marca en mi.




Pieces.Una canción que también me marcó mucho y esta vez sin recordar a nadie en especifico me toca escucharla también en un diciembre y por eso es indispensable en mi playlist de este mes.




Hey there Delilah.Inevitable e indispensable para mi playlist esta canción, en un principio me hacia pensar en una persona, después y hoy en día me hace recordar mi situación y una esperanza que cada vez pierde más brillo y lógica, una canción muy muy poderosa como Otra historia de Insite o You And Me de Lifehouse (que también es una obligada en estas fechas pero que no alcanzó el top five



Año nuevo.Canción de División Minúscula que también me hace parte y juez en los recuerdos que esta desata "Y yo sigo esperando el año nuevo, puesvan como veintitantos casi igual"




Soun tha mi primer amor.Kinki es una banda que empecé a escuchar en un helado diciembre de los que solo Durango te pueden brindar, de esos que te hacen dejar de sentir las orejas y las narices pero que te hacen sentir más el corazón con la familia reunida y amigos riendo al rededor de una fogata, antes de que todo se acabara, y esta canción me recuerda a un grupo de amigos que siempre paseaba por toda la ciudad entre las calles 5 de febrero y Patoni, el parque guadiana y su hermosísimo nacimiento, entre ese grupo de amigos iba uno que la verdad no me caía tan bien, pues siempre iba con los oídos tapados escuchando esta canción. Mas que a nada está canción me recuerda a amigos.






Hark! the herald angels sing o come all ye fait.La verdad es que es tan ñoña la razón por la cual este es mi villancico predilecto que casi no lo meto al playlist, pero como es diciembre, y en diciembre hay que ser sincero y honesto se las digo. Recuerdo que cuando era un niño entre los 7 y los 10 años mi mamá ponía el arbol de navidad blanco que ella compro pues es una amante del blanco por la nieve y los recuerdos de esta de su infancia en San Miguel de Cruces, el caso es que entre luces y esferas rojas sonaba una hermosa canción que incluso no dormia para poder escucharla lo mas que pudiera, y hasta hace unos años supe el nombre de la canción y la puedo incluir al playlist de mi ipod




Ven a mi casa esta navidad.Esta por demás decirles porque me gusta tanto este villancico, y aunque en si o no del todo es un villancico, si habla de una fiesta decembrína, incluso desde antes de que estuviera yo fuera de casa esta canción me gustaba mucho y significaba aun mas para mi, recordando e imaginando lo que sentían mis familiares que vivían lejos de Durango y la emoción que a ellos os embargaba saber que se aproximaba navidad y que ya muy pronto estaríamos nuevamente juntos, hoy día yo añoro y sueño con poder volver a pasar una navidad como en aquellos años, pero como ya lo he dicho y mostrado mi postura montones de veces, nada pasa dos veces.




Jingle bells rock.Clásico de estas fechas, es imposible sacarla del playlist.




Santa claus le dio un beso a mamá.Esta vez el que escribe es el Juan de 8 años que sigue por ahí adentro.




Cold december night.Es la más reciente canción añadida a este playlist para estas fechas, fue añadido hace un par de años, y aunque quizá haya villancicos más bonitos o que me gustan desde hace mucho tiempo más atrás, esta es una canción que me gusta mucho porque habla de esperanza y de ese amor que todos queremos encontrar en estas fechas, aunque siempre lo encontremos solo en hermosas melodías.