domingo, 15 de abril de 2018

Una Mujer Fantástica.





En la pasada edición del Festival de Cine de Los Cabos fueron cuatro las películas que de las que tenía contempladas ver, o que ya estando allá escuchaba hablar maravillas de ellas entre los críticos de cine que deambulaban por el complejo del cine, no las pude ver, ya fuera o porque coincidían con funciones de otras películas que quería ver más, o porque la sala ya estaba completamente vendida. De esas películas dos eran mexicanas, (A Morir a los Desiertos y Ayer Maravilla Fui) una húngara (En Cuerpo y Alma) y esta de las que les quiero y vale la pena mucho hablar.

Una Mujer Fantástica es una película chilena dirigida por el director chileno Sebastián Lelio, director que tiene un par de películas que me parecen muy bien logradas como lo son Gloria y Navidad. La película además es producida por Pablo Larrain, uno de los directores de cine más respetados hoy día de latinoamérica (quizá sólo por detrás de los tres compadres mexicanos Cuarón, Iñárritu y Del Toro) y por demás cobijado por la industria de cine norteamericana, aunque siempre reconociéndole el hecho de que no deja de hacer cosas en pro del cine en su país.

La película en resumidas cuentas trata sobre la vida de Marina Vidal, una mujer transgénero, ve su vida vuelta un caos a raíz de la muerte de su pareja, un hombre con una ex esposa e hijos los cuales no la quieren ver ni que se acerque al cuerpo ya sea en la iglesia o el funeral, y por si eso no fuera poco tiene que lidiar con la burocracia la cual busca algo turbio en su relación con Orlando sólo por el hecho de ser quien es, haciendo sentirse mal, discriminada y menos.

Y es que la película me parece es por más de un motivo una de las mejores películas sin lugar a dudas del año pasado. Empezando por lo técnico la película cuenta con una fotografía por demás bellísima, no sé por qué pero en mucho me hizo recordar a la italiana La Gran Belleza, será por estos colores neón en los clubes tipo fiesta de Jep Gambardela. En cuanto a lo narrativo el guión es muy claro, las actuaciones muy correctas, por sobre todo la de Daniela Vega la cual es capaz de hacer que el espectador empatice con su situación, o más que su situación, las situaciones que los demás personajes la hacen pasar como la detective que lleva el caso y Bruno, el hijo de Orlando, el cual la saca del departamento donde vivía con Orlando y el ataque que le hace Bruno y sus familiares en una camioneta.

Durante toda la película vemos como esta mujer lucha por una sola cosa, mientras lucha su duelo por la perdida de su ser amado, el cual en cierto punto de la película supera, y es el hecho de que se le reconozca como persona que es, al igual que cualquier persona más, y por el nombre que ella ha decidido llevar, porque en toda la película no la vemos pedir que se le reconozca como una mujer, sólo vemos luchar por el hecho de que se le reconozca por su nombre, como todos tenemos uno, ya sea que este haya sido impuesto o lo hayamos elegido nosotros, y el hecho de que le devuelvan a su perra. (Como en Lady Bird)

Y de ahí que me ha parecido también un gran acierto el título de la película: "Una Mujer Fantástica", pues vemos como en los ratos de mayor pesadumbre, ella se reconforta y se protege en sus fantasías, ya sea luchando sin caer contra las ventiscas que tratan de llevársela, bailando con los ojos cerrados al son de una coreografía a lo Broadway, o dándole el último beso a su amor antes de verlo arder en las llamas.

El inicio es un poco soso pero empieza a hilar todo y me parece llegado el punto donde está con su profesor de canto con el cual me parece hace la mejor escena de la película por todo lo que ella conlleva, la película no deja de ser hipnótica y brillante, incluso más que la ya mencionada estupenda fotografía.

Ganadora entre otros premios, del Oscar a la Mejor Película Extranjera, sin lugar a dudas Una Mujer Fantástica es una película que vale mucho la pena apreciar, aprendámosle algo al bien realizado cine chileno, el cual me parece es el cine que más ha crecido en lo que va de la década quizá mundialmente hablando.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario