sábado, 28 de abril de 2018

Películas (II)




Monty Pithon and the Holy Grail
De la segunda película del grupo de cómicos ingleses podemos rescatar varias particularidades, una de ellas es descubrir el hecho de que el gusto por Terry Gilliam por los caballeros y el santo grial viene desde hace muchos años atrás. (Ahora que está próxima a estrenarse por fin su odiseica película de El Hombre Que Mató a Don Quijote)

Dirigida por los dos Terry's del grupo es una fabulosa comedia que narra como un nada común Rey Arturo el cual cabalga sobre sus propias piernas al sonar de un coco partido en dos partes por parte de su escudero (Gilliam) a falta de presupuesto para contratar caballos de verdad, va juntando a un grupo de locos caballeros para que lo acompañen a Camelot, pero después de decidir no ir se les aparece dios y les pide que busquen para el El Santo Grial, se separan para buscar por separado, tiempo después se reunen, parar tratar de arrebatar a los franceses mal hablados el Grial, y el resto es historia.

Una vez más los Monty nos muestran en esta película porque son los padres de la comedia moderna, porque han sido desde los sesenta el modelo a seguir en la comedia británica, como los grandes maestros de la mofa quienes no se tientan el corazón para mofarse incluso de ellos mismos y su historia, y de como se hace una película, y como hay que romper cabronamente esa cuarta pared entre el espectador y la obra, y nos enseñan que todos los detalles en una película, por muy insignificantes que parezcan, al final son importantes.



Mulholland Drive
El retrato más fiel del luminoso lado oscuro de Hollywood tenía que ser retratado por una de las mentes más creativas y nada convencionales del medio como lo es la mente del genio David Lynch. Sin duda hacer reseña o análisis de esta película me parece es inútil, sírvanse con saber que es una de las películas más originales, raras y estresantes que pueden ver, y cabe resaltar que hay que verla un montón de veces para poder encontrar el camino que lleve a la madriguera del conejo.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario