viernes, 20 de noviembre de 2015

Spectre


Que les digo señores, la entrega quizá que yo recuerde sea la más esperada del espía secreto por excelencia del Reino Unido, James Bond; sin duda alguna era esta, (al menos para mí lo era) puesto que se había filmado una parte en México, que dicho sea de paso si comparto la opinión con muchos críticos en esto de que esa parte fácilmente se pudo haber ahorrado más que nada por las horrendas escenas del derrumbe y el interior del helicóptero donde se notaba a leguas de distancia al doble de Daniel Craig -lo cual se me hizo bastante raro pues es suele grabar todas sus escenas- pero también hay escenas muy rescatables como la del desfile del día de muertos que me parece retrata fielmente lo que significa para nosotros los mexicanos esta celebración y la escena del helicóptero sobrevolando el zócalo, bueno; creo que esa escena se cuece aparte. Además de que la expectación que generaba este estreno de saber si al final se sabría si Craig seguiría con la saga o partiría, y creo que si fue respondida la interrogativa al final.

La película por lo general marcha bien, muy buena y muy ligera; pero también comparto ese comentario que haría un buen amigo sobre que es el Bond más oscuro, y no sólo por esta parte de los secretos y el antagonista mismo que está en las sombras; sino por la cinematografía en general, que desde mi punto de vista no es malo, pero creo que nadie recuerda un Bond así (aunque yo digo que deberíamos de conformarnos con que esta ocasión no salió tan sentimental y vulnerable.)

Quisiera destacar algunos puntos que me gustaron de sobremanera. Uno es la fotografía de Hoyte Van Hoytema, fotógrafo de películas como Her (que ya es mencionar demasiado) que realmente aun manejando una película tan oscura (o con poca luz, creo que es el término correcto) le da tanto brillo con la cámara. En las escenas de acción o en las escenas con diálogos fundamentales (y los encuadres que les da a los rostros) o los paisajes que nos muestra. Simplemente sensacional. Otro punto que la verdad a mí me aterrorizaba era el de la jovensísima y hermosísima actriz Lea Seydoux, ya que aunque es una de mis diez actrices favoritas (que por cierto ya dentro de poco les estaré compartiendo la lista completa desde mi blog) me parecía que quizá no daría el ancho, pero la verdad me sorprendió, la mujer desborda talento y una sensualidad tan sutil que en verdad uno no llega a imaginarse la película sin ella que también dicho sea de paso uno no puede dejar de amar su ronca voz tan francesa. Y hablando de amar no podía dejar de mencionar al antagonista, Christoph Waltz que aunque su aparición en realidad no es tan acaparadora en realidad este señor no necesita de mucho para demostrar y derrochar su talento actoral, para mí ya un Robert De Niro de nuestra época que donde lo pongas derrite la pantalla. Un dato chistoso que me paso y lo tengo que mencionar porque si no no me iré a gusto, bueno en realidad son dos pero el que más me agrado y creo que todos los que conocemos un poco más de buen cine es este en el que Monica Bellucci en su papel llega a su casa campireña estilo Italiana y se toma un trago, pone algo de música y empieza a caminar; señores, no pude dejar de recordar a Malena. También el otro dato es este de la última bala que tira el helicóptero donde va Waltz, y se me hizo la escena más cliché, pero bueno; aunque sea Bond no deja de ser una película del género de acción y no se le puede pedir más.

La película me gustó, pero no fue mi favorita de la saga Craig, ni mucho menos de todas las demás, el resto del elenco me pareció sobrio, Dave Bautista me parece es un refresco a los enemigos de Bond pues por lo general todos eran mentes maestras y matones precisos, y este más que nada es la fuerza encarnada como hace mucho no lo veíamos en una película de 007, que a veces puede llegar a hacer mucho daño, pero al final acaba como tenía que acabar. Y en cuanto al final como tal de la película y el adiós de Craig, bueno; creo que si Connery alguna vez tuvo que decir adiós, porque Craig no. Tuvo que acabar como tenía que acabar.


Este es mi reporte. Regresamos al estudio.






2 comentarios:

  1. No soy muy fan de la saga Bond, pero tal vez me anime a ver esta entrega. Una de las cosas que más me fascina de las películas es la escenografía y en este caso me llama mucho la atención.
    Me encantan este tipo de entradas que haces porque así me acerco a películas o libros que de otra manera no conocería.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para serte francamente honesto tampoco soy muy fan de este tipo de películas, lo que si me llama mucho la atención, más de esta saga Bond es lo realmente complejo que es filmar este tipo de películas y las escenas de acción prácticamente sin "pantallas verdes" y prácticamente nulos efectos especiales, aunque si los hay como en todas las películas. Me apasiona mucho lo que es el trabajo de la filmación como tal, como se concibe una película, aunque para ser aun más honesto estoy más sumergido e interesado en el proceso de creación del guión. Me gusta que te haya gustado esta entrada y veas a mi blog como un escaparate para conocer más cosas. Un abrazo igual para ti.

      Eliminar