viernes, 12 de diciembre de 2014

You talk like Marlene Dietrich.... (Muy Anderson)


Muy Anderson es hablar del siguiente corto que les voy a recomendar

En realidad creo que pocas canciones han tenido la capacidad de atraparme y enamorarme de verdad con tan solo una vez escucharlas, por lo general la lista de mis canciones favoritas (que son muchas y muy alternadas y la verdad sería una tarea titánica sacar un decálogo de esta lista. Pero si bien si hay pocas, creo que un gran numero se deben a mi afición por el cine. Bandas sonoras de películas como Amelie, o Midnight in Paris, o La rosa purpura del cairo, o Inception, o las muy comerciales Armageddon, Closer, o Dan en la vida real; han contribuido a esa grupo de canciones muy escaso, y aunque quizá las canciones que me gustan más por costumbre o repetición o por recuerdos o el tiempo que llevo escuchándolas me gustan más, estas tienen ese algo especial.
Pues en esta ocasión quiero hablarles de una muy en especial que habla sobre uno de mis más grandes amores y de esos amores más profundos en el alma: París. Antes de decirles de que canción de trata les hablaré del cortometraje donde la escuché (si son conocedores de cine al decirles el cortometraje inmediatamente van a saber de que canción estoy hablando; y si no pues van a tener que "chutarse" la nota hasta el final. El maravilloso cortometraje del que les platicaré es "Hotel Chevalier" del maravilloso y abnegadamente romántico (no se sabe de que esta mas enamorado este joven, si de la animación o de la fantasía o de las historias de amor) Wes Anderson. Cortometraje precuelar de la igualmente maravillosa cinta "Viaje a Darjeeling" protagonizada con el igualmente genial y artista Jason Schwartzman, y de la mano con ellos igual de prometedor que su padre, Roman Coppola (Hijo de Francis Ford Coppola, que a su vez este es tio de Jason, osea que Roman, Sofia y Jason son primos; porque no habré tenido primos así de creativos). La historia, o mejor dicho el cortometraje se desarrolla en la habitación lujosísima de un hotel muy representativo de la ciudad de París, en esta habitación esta Jack Whitman un escritor que durante un lapsus de crisis emocional mezclado con el aniversario de la muerte de su padre y la reunión planeada por uno de sus dos hermanos para visitar a su madre (o mejor dicho perseguirla, este director tiene una manía y obcesión por las pesquisas y la simetría, es un gigante años luz en estas técnicas) y combinado a esto el huir de su ex pareja que no lo deja de atormentar, tanto su recuerdo como su presencia, pues después de mucho tiempo estando en este hotel por fin lo encuentra, entonces le dice que ira para allá, es cuando; se propone alistarse y arreglar todo para que sea una magnifica velada, empieza a sonar esta canción (en realidad la primera vez que suena es cuando uno de sus hermano, el otro; el que no planeó el viaje le habla para que no lo vaya a olvidar, pero no sería tan importante mencionarla cuando esto pasa) cuando la ex esposa llega (la primera vez que vi este cortometraje y al oírla hablar por teléfono en mi mente se ilustró la silueta de Scarcett Johansson -que quieren que les diga, nuestro subconsciente refleja lo que deseamos- pero al descubrirse detrás de la puerta que sonaba en aquel peculiar departamento aparece la igual de hermosa y maravillosamente caracterizada con palo corto y una pajilla en la boca como forajido del viejo oeste -cabe notar también la peculiar obsesión de Wes por nuestro país México- Natalie Portman) ella le habla con algo de sensualidad, como queriéndolo volver a conquistar una vez mas después de uno de sus constantes deslices, y él a la distancia es indiferente, siempre conserva una distancia apropiada, ella le lleva flores, (le he comentado lo genial que es también Wes como guionista y escritor) hablan sobre una maleta y un perfume -en realidad creo que esto lo habla con el hermano- y sobre el costo de esa maravillosa habitación; ella se lava los dientes como si estuviera de vuelta en casa, él la ve, con flores en mano como si en verdad ella quisiera estar de nuevo en casa, regresar los dos de su exilio. Entonces piden servicio a la habitación, este llega; "Sopa de cebolla con queso gratinado " y entonces ella deja la pajilla y lo besa, entonces se acuestan antes en la cama, hablan sobre su situación actual, -creo que me retrasé una o dos escenas, no me hagan caso; esto es antes- entonces vuelven a besarse y el empieza a desnudárla, ella se acuesta sobre el y entonces se crea un dialogo maravilloso que no les narraré, se los escribiré tal cual es:
"-No importa lo que pase al final, no quiero perderte como amigo.
-Te prometo, que yo nunca seré tu amigo. No me importa, como sea.
-Si cogemos, mañana me sentiré como una mierda.
-Está bien, no me importa, como sea.
-Te amo, nunca te lastimé a propósito.
-No me importa."
Entonces ya al final él le dice que si quiere ver la vista desde su habitación de la ciudad de París y ella le dice que está bien, escena continua empieza a sonar por tercera ocasión la maravillosa canción de la que les hablaré y se ve él levantándose de la cama y su ex pareja desnuda posada en un mueble y él llega y le pone una bata de baño amarillo muy llamativo (otro sello de Anderson, los colores contrastantes y la película de 35 mm, aunque como ya lo dije; sea un amante de la animación) entonces salen al balcón y pues que les puedo decir del resto, me enamoré del corto; la vista de París a través del lente de Wes es igual o quizá un poco más hermoso que a través de Jeunet o Allen o Foenkinos.
El cortometraje dura poco menos de catorce minutos y la verdad es una delicia visual. (y no solo hablo por ver a Natalie Portman desnuda aclaro) y si acaso no les gustara solo podrán reclamarme por catorce minutos de su vida perdidos. Ahora, la canción que acompaña a este maravilloso cortometraje es "Where do you go to my lovely" de Peter Sarstedt. Una hermosísima canción con influencias de música arábiga, jazz y blues. La letra habla de un amante que describe los gustos y las compañías de su amada en ese maravillosamente reflejado París casi tan a la perfección como el que nos muestra Wes desde el balón de su habitación o Allen con una caminata bajo la lluvia o Foenkinos con la Torre Eiffel de fondo después de la culminación de una cena romántica. Entonces el coro dice:

"But where do you go to my lovely
When you're alone in your bed
Tell me the parts that surround you
I want to look inside your head, yes i do."

Le pregunta, ¿qué es lo que haces amor mio, cuando tu estas sola en tu cama, a donde viaja tu mente?-cuando estas sin mi ahí sola, mas que con tu pensamiento pensando en mi- Dime las cosas que te rodean, quiero mirar dentro de ti, así es.
(tanto solo para recomendarnos una buena canción)
La verdad espero que antes de escuchar la canción como tal se den la oportunidad de ver el cortometraje o cualquier película del joven Wes, cualquiera de sus películas son maravillosas y yo me atrevería a decir que únicas, mis favoritas sin duda son Moonrise Kingdom y El Fantastico Señor Fox; es un director del que oiremos hablar mucho y bien, es como un nuevo Tarantino pero menos violento o un P.T. Anderson pero menos oscuro; además de que es en extremo joven y esperemos la madurez no lo vaya a cambiar y siga haciendo equipo con Jason y Roman.
"Este es el reporte, regresamos al estudio."

"Bonus"

Aquí les dejo un clip con partes de películas de los que para mi son los tres mejores cineastas norteamericanos de la New Age de los que aun seguiremos oyendo mucho y bien Wes y Paul Thomas Anderson, y Spize Jonke (Aunque ellos no aparezcan con sus películas en este clip, para mi comparten este grupo de los grandes nuevos cineastas: Bennett Miller, Los Coen y Gondry -Aunque este último sea francés, en otra ocasión escribiré para ustedes sobre este nuevo grupo, hasta entonces)
























No hay comentarios.:

Publicar un comentario