jueves, 3 de marzo de 2016

Hagen y Yo.


Por Juan José Antuna Ortiz.

Festivales de cine como Cannes, o el de Venecia, o Berlin, o Sundance, o San Sebastián, o Morelia, o Guanajuato, o La Habana, el del Nuevo Cine Mexicano en Durango (como siempre yo echándole porras a mi querida ciudad) son un magnífico parteaguas para conocer buenas películas y cuando vi que esta película había sido exhibida en Cannes no dudé en comprarla.

Hagen y Yo es una producción húngara, ahora; con lo amante que soy al séptimo arte sería una mentira de mi parte decirles que conozco mucho del cine de Hungría, pero por lo general lo poco que conozco del cine europeo de esta región me hace saber que las cosas hechas en esta parte del mundo se hacen muy bien. La historia narra la vida de Lili y Hagen, su perro, que al ser dejados durante una temporada por la madre de Lili en la casa de su padre de quien está divorciado, tienen que vivir prácticamente en la tina del baño ya que una nueva ley en el país prohibe tener perros mestizos en casa sin pagar un caro impuesto, cosa que el padre de Lili no quiere hacer argumentando que el perro no es suyo, entonces un día que la recoge de sus clases de trompeta donde lleva a Hagen y hace un desastre, lo saca del carro y lo deja abandonado a la orilla de la carretera donde a pesar de sus intentos Hagen no los logra alcanzar, se une a un grupo de perros callejeros que viven en un edificio abandonado, ahí se hace compañero de un pequeño perrito que lo ayuda a escapar de un carnicero que quiere matarlo, cuando la perrera llega al edificio donde se quedaban y se lleva a casi todos los perros del edificio Hagen vuelve a ser ayudado por su pequeño amigo para escapar. Hagen es ayudado también por un indigente que después lo vende a un hombre que se dedica a vender a su vez perros para pelear, entonces Hagen es sometido a castigos y golpes para hacerlo un perro malvado, cosa que pasa y Hagen ya no vuelve a ser el perro bueno y noble al cual le encantaba el sonido de la trompeta con el cual lograba dormir. Entonces una noche que llevan a pelear a Hagen mientras todos se distraen por un apagón que ocurre en el lugar Hagen escapa de su malvado amo, entonces es recogido por la perrera y es llevado al matadero. Mientras Hagen sufre un cambio forzado por malas personas en un mundo donde no todos son los mejores amigos de los perros, Lili también sufre de una transformación, ella madura pero no por voluntad propia o porque quiera crecer, ella crece y se desmorona al no encontrar a su fiel amigo. Entonces cuando ve oportuno el momento Hagen orquesta una huida de la perrera junto con todos los perros en este lugar, y mientras van sembrando terror por toda la ciudad, Hagen vuelve a cobrar venganza, uno por uno hace pagar a todos aquellos que le hicieron daño y lo convirtieron en el perro sin amor que ahora es, sólo hasta el final, cuando todos los malos en su vida han pagado, es que Hagen va en busca de Lili y su padre, así como ella también va en busca de él, pues ella sabe que quiera o no todo empezó por no haber luchado más para encontrarlo, ella sabe como terminara todo al final, entonces cuando están en el matadero donde trabaja su padre, y todos los perros llegan a cobrar la venganza final contra él y Lili, ella empieza a sonar las notas en su trompeta, y los perros recobran el amor por la vida, misma que horas después se les ha de acabar.

Hagen y Yo es una de esas películas que te hacen entender que cuando uno quiere dar a entender una cosa por medio del cine no importa el poco equipo o poco presupuesto o las condiciones adversas que haya en la producción, cuando uno quiere hacer algo con amor las cosas salen bien. Es una película muy bien lograda además de tener esa catarsis que el cine debe de tener, te hace reflexionar sobre temas de interes y preocupación con una película que tiene drama e incluso pareciera hasta de terror (nada más hay que ver las escenas donde a Hagen lo azotan y lo golpean para hacerlo un perro bravo) pero que más sin embargo son el retrato de nuestra realidad. La música es maravillosa (sin duda este es un sello de la cinematografía de Europa) La fotografía es muy buena y resalta que el director y la producción si hicieron esta película con algo más que trabajo. Cabe resaltar que todos los perros en esta película fueron adoptados y rescatados de refugios donde se les daban malos tratos, Hagen es interpretado por dos perros, ambos entrenados con mucho amor. Además de ser premiado el filme en Cannes con el galardon Un Certain Regard, y en Sundance en la sección Spotlight, en Cannes se premió a los perros con el galardon "Palm Dog"





Imágenes extraidas del blog Un mundo feliz



2 comentarios:

  1. Que buena historia... Y pensé que era d dibujos animados hasta que vi las fotos... Parece muy interesante, saludos...

    ResponderEliminar
  2. Que bien nos la has descrito, desde luego me quedo con las ganas de verla. Gracias :)

    Un beso

    ResponderEliminar