domingo, 5 de agosto de 2018

Películas V.







El Callejón de los Milagros.
Película del cineasta mexicano Jorge Fons del año 1995, la cual si bien a bien por si sola es una gran película, su mayor virtud, o por la que todo mundo puede hacer referencia de ella, es por haber sido el debut cinematográfico de la, en aquel entonces desconocida por el mundo joven actriz llamada Salma Hayek.

La historia cuenta en tres capítulos, la historia de tres personas que viven en un callejón de la Ciudad de México llamado El Callejón de los Milagros, y a la vez de que nos cuenta la historia de estos tres personajes, sirve de pretexto para contarnos el entorno de todas las personas de ese callejón, vemos todos los estereotipos de la sociedad mexicana, y lo retrata de una manera muy fidedigna, el como pasa el tiempo y como este los va cambiando, tanto lo que son como el lugar donde muchos están.

Si yo le tuviera que poner un nombre alternativo a la película sería: "persiguiendo el sueño de la ilusión perdida" ya que es el retrato de lo que se pierde por una falsa ilusión, que si algunos llegan a conquistar dichos deseos, es porque involucraron algo más, que es el olvido de todo lo pasado, pero nuestros las personas que en la película quieren algo más, no comprenden esta premisa.

La trama tiene un desarrollo armónico, y aunque por muchos momentos es predecible, esto no le juega en contra, sino todo lo contrario, ya que aunque predecible se comprende que así tenía que ser, porque tiene veracidad y fundamentos, no buscan sorprender a nadie ni dar giros de tuerca innecesarios, (sólo por mencionar un ejemplo, era imposible que Abel matara a José Luis porque es un buen muchacho) además esto ayudado por las excelentes actuaciones de todo el cast, no sólo de Salma. (que si a mí me lo preguntan, aunque buena la actuación, no hace nada extraordinario en comparación a Ernesto Gómez Cruz o la gran actriz Margarita Sanz).

Quizá poseedora de una de las bandas sonoras mas bellas del cine mexicano, sumado además el gran trabajo del director, la facilidad y la versatilidad con la que hace de este guión adaptado de una novela egipcia, algo tan claramente mexicano.





La Tarea.
Dirigida por el gran director Jaime Humberto Hermosillo, esta película tenía desde un principio, incluso antes de que yo lo supiera, o la viera, o leyera sobre ella al respecto, todos los elementos para que fuera una de mis películas mexicanas favoritas, por ejemplo el hecho del reparto minimalista, de la anécdota por la anécdota, sin querer ejercer presión o moralidad sobre el espectador, su discurso sobre el erotismo, el sexo, el amor, los recuerdos, la pareja. Tiene quizá una de las escenas más eróticas y elegantes de nuestro cine, y que además quizá compita con la escena en secuencia más larga de nuestro cine.

Los dos únicos actores en escena como lo son José Alonso y María Rojo dan verdadera cátedra de actuación, es un verdadero ejercicio y además pieza obligada para quien pretenda llevar esta carrera, y además la premisa que nos da la película al final es muy original.

Sin hablar más de ella les digo que se convirtió desde que la vi mi segunda película mexicana favorita.

El título completo de la película juega mucho con la intención de la película en general. ¿Es una película experimental? Yo sólo diría que es una película, y una muy buena por cierto.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario