miércoles, 3 de mayo de 2017

Happy Together.


No sé si ya se los había dicho, o si ya se habrán dado cuenta, pero desde hace unas semanas traigo un torrido y apasionado romance con la filmografía del Wong Kar-Wai, y la película de la que les quiero hablar seguro que les va a encantar a muchos de mis amigos, colegas y seguidores argentinos, ya que esta película se realizó en Buenos Aires, y me parece a mi, que no conozco su mítica ciudad, que se le da un tremendo tributo, en todos los aspectos, al ver la película ustedes ya me dirán si estoy en lo cierto o no.

Una película que nos sitúa en la vida de un par de Honkoneses que en su estatus de turistas en Buenos Aires, escapando de Honk Kong para buscar mejor fortuna que en su tierra natal no tuvieron, se escapan a Argentina para conocer las Cataratas de Iguazú. Tienen problemas en su relación, y se separan, o mas que separarse uno abandona al otro, uno trata de olvidar mientras trata de juntar dinero para regresar a su país con el trabajo, el otro se distrae y se pierde teniendo mas parejas y tomando mientras se autodestruye por dentro, y es precisamente el que siempre abandona y se autodestruye el que siempre vuelve a enganchar al abandonado y que quiere dejar todo atrás con las simples palabras "Y si lo intentamos otra vez". Una vez mas regresar cuando el autodestructivo necesita de la ayuda del abandonado, y cuando este se recupera quiere dejarlo y abandonar el país, pero el abandonado conoce a alguien, alguien que lo escucha, que sabe escuchar; y ahora ya no es lo mismo, ahora no dejara que el otro se vaya antes que èl. Pero y si les dijera que la película es sobre la relación de una pareja homosexual, y si les dijera que esto cae en segundo termino, ¿me lo creerían?

Me supongo que para Kar-Wai escoger Buenos Aires habrá tenido sus motivos, (y sin duda la cosa viene desde el guión, ya que Kar-Wai lo escribió a raíz del relato The Buenos Aires Affair del escritor Manuel Puig) aunque si nos ponemos a pensar, creo que de latinoamerica Argentina es me parece el país menos homofóbico que hay, ademas de que es el país con mayor legado europeo, quizá esto sirvió de mucho para que Kar-Wai decidiera adaptar esta historia.

La magia de esta película radica en muchas cosas, sus actuaciones, (Tony Leung mas que esplendido) su música, (haberme encontrado a Caetano Veloso una vez mas con su Cucurrucucu Paloma como en ese ostento de escena en Hable con Ella de Pedro Almodovar me ha dado una alegría, pero no solo queda ahí, ese Tango Apasionado maravilloso de Piazzolla con el que uno no puede tener expectación de indiferencia para nada, y ni que decir del tema de Turtles que encaja perfecto como titulo de la película) pero sobretodo en su fotografía, como los recuerdos y las emociones se mueven a través de esta. la falta de color, la saturación de este, el brillo excesivo, todo tiene un porque, nada le falta y nada le sobra. Cada final de cada historia de cada uno de los personajes es formidable.






La película no cae en clichés, es original en todos los aspectos, es (o mejor dicho fue) una revelación en su tiempo en Cannes (1997) y si se ve en evidencia que después de esto Kar-Wai ya traía la idea de lo que años mas tarde iba a hacer con Deseando Amar, y lo pulió, con esa estética que raya en lo poético, con lo cual quiero decir que Happy Together es el germen que detono a Deseando Amar, es un Deseando Amar mas precaria y sencilla y simple, un Deseando Amar no tan pulida. Y es que la genialidad de Kar-Wai radica en el como con cosas tan chiquitas hace películas tan grandes, tan magistrales, llenas de poesía, de esa poesía inconsciente, de la que uno sueña, como lo son Happy Together y Deseando Amar, (incluso Noches Purpuras, que aunque si esta muy por de bajo de estas dos, no es una película del todo perdida) y con historias mas grandes, hace que uno hasta contenga la respiración de la maravilla que uno siente al ver tanta magia, tanta delicia como en The Grandmaster y 2046.

Una película que en resumidas cuentas, y no lo deja saber clara y nitidamente, que el amor es amor, aquí y en China, entre heterosexuales y homosexuales, y así como el amor es amor; el desamor también es el desamor, uno se cansa, pero el amor jamas acaba, tan solo cambia de lugar.

La escena que a mi mas me llegó, y aquì la "Quilmes" de mi colega José Luis.

-Di algo. 
-No sé qué decir.


-Cualquier cosa desde el corazón.

4 comentarios:

  1. Y... Voy a tener que verla ja... Siempre digo lo mismo, pero ésta vez lo voy a hacer y hoy mismo... Después te digo bien lo que me pareció 👍😉

    Y ese José Luis soy yo no? 😁

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero entonces que la veas. Y si ese Josè Luis eres tù. Tù eres el que me hiciste querer probar la Quilmes.

      Saludos master.

      Eliminar
  2. Uh que buena recomendación Johnny. Claro que hay que verla! Debe estar llena de detalles para los que vivimos en buenos aires y no la vemos con ojos de turistas (por lo general estos ojos se fijan en cosas que para los nuestros tan acostumbrados no son sorpresas, pero no lo valoramos)
    Una vez que la vea vuelvo por acá a comentar
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero entonces ya que la hayas visto para saber que te pareció Frodo.

      Abrazo de vuelta.

      Eliminar