martes, 23 de mayo de 2017

Nuestros Amantes.


El cine español tiene para todos los gustos, directores como Luis Buñuel, Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar, o películas como Lucia y el Sexo, Mar Adentro, Perdona Si Te Llamo Amor, Tengo Ganas de Ti, Truman, Los Amantes del Circulo Polar, Son de Mar, Lope, entre otras. Hoy quiero hablarles de un género en especial, y de una película en particular.

Y es que algo hay que reconocerles a los españoles, y es que saben hacer comedias románticas, que muchas de ellas son simplonas, es verdad, que siguen el "libreto", también; pero muchas, la mayoría, son buenas, entretenidas, y algunas pueden llegar al punto de conmoverte, cumplen con una de los propósitos que debe tener el cine, que es el de olvidarte por un rato de la realidad, y pasarlo bien. No tienen lo sofisticado de los franceses o los ingleses, o lo que era el viejo Hollywood que podía mezclar tantos géneros en sus historias de amor como en Charada de 1963, pero tampoco se pasan de estúpidos como la mayoría de las películas mexicanas o norteamericanas del género, yo diría que en este aspecto son muy parecidos a lo que hacen los argentinos y los chilenos.

Pues bien, la película en particular de la que les quiero hablar es la llamada Nuestros Amantes. Película del 2016 protagonizada por Michelle Jenner y Eduardo Noriega y dirigida por Miguel Ángel Lamata.

La película sin entrar en muchos detalles y no "spoilerearla" demasiado, empieza con un hombre entrando a un café-librería-bar (me encantan algunos conceptos de la cultura española como este) y después de tomarse dos coñacs de golpe y tener un gracioso momento con el cantinero, se sienta en una mesa mientras lleva un tercer vaso de coñac con él, da un vistazo a todo el lugar y se sorprende al ver que una chica lo observa detenidamente sonriéndole, y al momento de que ella se percata de que él la ha visto se acerca a él y se sienta en su mesa, se saludan y ella le propone un juego sin conocerse siquiera, el juego consiste en volver a verse, conocerse y citarse en otros lugares por el placer de hacerlo, de vivir sus vidas al limite, de llegar a conocerse de verdad para dar un nuevo sentido a sus monótonas vidas, pero el juego tiene reglas, entre las cuales están no decirse como se llaman, esto haría que se dieran un nombre que en verdad significara algo solo para ellos dos, no decirse nada sobre su vida real, y si uno le preguntaba algo al otro que no quisiera contestar, tenían el permiso de mentir, porque en cada mentira hay oculta detrás una verdad. Entonces sin nombres, no teléfonos, y nada que permita que se vuelvan a ver cuando el juego haya acabado, y la regla mas importante de todas, no enamorarse. Así es que él acepta el juego y mientras se citan una semana después, y el juego avanza, y el que él le revele que el hecho de que se hayan conocido no sea una casualidad y de que están mas unidos de lo que creen, hacen que cada vez se vayan rompiendo mas y mas reglas, una de ellas, y la mas importante de todas, la de no enamorarse.

Una película ligera, nada fuerte, graciosa sin caer en cargas de ningún tipo, no se hace la intelectual, no nos quiere empalagar, ni mucho menos hacer que nos doblemos de la risa, una película simple en el buen sentido, la empatía entre los protagonistas y el resto del reparto se siente y eso hace que los menos de 90 minutos que dura la película no sean un fastidio, sino todo lo contrario. Desde mi perspectiva la película hace referencias muy muy sutiles a Before Sunset, mas que nada lo sentí en una escena, -si han visto Before Sunset de inmediato notarán la escena- que es la que mas me gusta de la película junto con el inicio de esta que me parece muy gracioso y diferente para lo que uno esta acostumbrado en este género.

Una buena opción venida desde España para aquellos que sean unos románticos empedernidos como su servidor.

















2 comentarios:

  1. La vi y también me gustó... Es simple pero a la vez rebuscada, y termina siendo una linda historia de amor con final... bueno, tampoco digamos nada entonces...

    El cine español es raro, hay cosas muy ñoñas junto a grandes películas ( que son las menos creo)... Aca en argentina pecamos mas de cine-arte, es decir, películas mas intimistas, aburridas, difíciles... Se entiende? No tan televisivas digamos como veo sucede en Europa... Pero que tienen muy buen cine y directores ni hablar...

    Del cine mexicano no podría hablar tanto porque desconozco... Saludos master...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, los españoles y su cine es muy diverso, que seria otra forma de decir raro, hay muchas ñoñas como dices como 3 Metros Sobre el Cielo o la de Perdona Pero Quiero Casarme Contigo, pero también hay muy buenos títulos como Viridiana de Buñuel, (que es de coste mexicano, pero hecha por un español) Hable con Ella o Todo Sobre mi Madre de Almodovar, entre muchas otras. De Argentina que te digo, J.J. Campanella es un director que me gusta montonesy que admiro mucho, de hecho ando escribiendo algo sobre él junto con otros directores. Y su cine de arte en general me gusta, me gusta precisamente lo que comentas, su intimismo, que te exige como espectador, no te lo deja todo a la mera proyección, hay que indagar en la trama, hay que involucrarse con la historia, y eso me gusta mucho en el cine, es verdad que son difíciles y lentas para las personas que no gustan de este tipo de cine, por eso no es tan comercial y fácil de ver en televisión. Mexico por desgracia en el género que vio su máximo esplendor en los 40, 50, 60; esta muy atrasado en cuanto a otras naciones, pero en otros géneros y corrientes artísticas, incluso filosóficas que involucran al cine de arte, creo que vamos bien, pero una vez mas, tienes que gustar mucho de este cine para poder verlas de manera underground, porque prácticamente es nulo el espacio que se les da en las salas de cine comerciales si no aparecen los actores comerciales mexicanos del momento. Solo festivales les dan el espacio.

      Saludos master y gracias por pasarte.

      Eliminar