domingo, 30 de agosto de 2015

Esnelia.


Se oye sonar un teléfono y Juan se despierta, contesta y sin ver la pantalla sonrie:
-Hola.
-¿Como dormiste?
-Bien gracias.
-¿Qué soñaste?
-Que soñé, te parecerá raro que te lo diga pero soñé que hacía el amor contigo.
-En serio.
-Bueno, en realidad no creo que fueras tú, más bien creo que era una persona muy parecida a ti.
-En serio.
-Si, en serio.
-Porque no cuelgas, te das la vuelta y confirmas si era yo o no.
Volteó y en su cama estaba Sofía desnuda, colgando su teléfono.
-Necesitaría dormir para saberlo.

-Sabes, hace rato que te dije que soñé que hacía el amor contigo, era verdad; y en verdad no eras tú, pero se parecía tanto a ti.
-Una fantasía con alguna chica que conociste antes y se parecía a mí.
-No, más bien creo que si eras tú pero en otra vida, porque incluso yo no era yo.
-¿Tú no eras tú?
-No, al menos no con este cuerpo, es como si, de pronto me hubiera conectado con mi alma en otra generación y justo cuando dormía esa otra alma estaba haciendo el amor con tu alma en ese mismo tiempo.
-¿Y cuál era mi nombre?
-Tu nombre, no lo recuerdo. Recuerdo que si lo decía pero no me puedo acordar. Era un nombre raro, recuerdo que me llamabas Victoriano.
-Victoriano, me gusta. ¿Qué época parecía?
-Esnelia.
-¿Qué?
-Ese era tu nombre, ahora lo puedo recordar después de que dijiste mi nombre pasado como anoche que hacíamos el amor en mi sueño.
-Pues podemos volver a mi apartamento y jugar con los antiguos nombres de nuestras almas.
-Oh podemos volver a mi choza.
-Ah.-dijo Sofia titubeando-
-Era una broma. Volvamos al apartamento entonces, ya caminamos mucho.
-Y vimos tu bello atardecer.
-¿Mi bello atardecer?
-No dices siempre que todos los amaneceres y atardeceres de este mundo son tuyos.
-Si, pero jamás creí que algún día así lo fueras a creer.
-Jamás lo creí sabes, pero todo el tiempo que estuvimos separados, y que tú estabas en tu ciudad lejana y que yo viajaba por tantas partes, y cada vez que tenía la oportunidad de ver algún amanecer ya fuera ebria saliendo de alguna fiesta basura o caminando por alguna playa mediterránea y me tocaba justo el momento en que el sol empezaba a caer, la única persona en quien me ponía pensar, era en ti.
-Que curioso.
-¿Qué?
-Yo todo el tiempo que tenía la oportunidad también de ver un amanecer o un atardecer, pensaba en ti. Y siempre me gustó tener la idea en mi mente que tú también los estarías viendo, como si fuera una forma de seguir conectados. Y por alguna curiosa razón desde aquella noche hace tantos años, y desde aquel atardecer y amanecer que compartimos bajo las sábanas, aún son más especiales y más míos todos los atardeceres y amaneceres, ya sea que este contigo o sin ti, tú eres los atardeceres y todos estos años has estado conmigo.

-¿Cómo se llama esta canción? -Pregunta Sofía mientras se volteaba de lado para poder ver el rostro sin afeitar de Juan, le encantaba tocar su áspera y poco poblada barba de la que él se sentía tan orgulloso-
-Jamás he sabido.Venía en una memoria que me regaló un amigo muy querido hace muchos años y sólo vienen enlistadas por números, le pregunté que cómo se llamaba y me dijo que no sabía, así la compró cuando en un mercadito empezó a escuchar las canciones y la compró sabiendo que me gustaría.
-Es hermosa.
-Pongámosle nombre.
-Ok. Que te parece Victoriano.
-No, es un nombre muy feo.
-No es feo, es masculino, es un nombre del siglo XVIII.
-¿Cómo lo sabes?
-Me he puesto a investigar un poco mientras ibas por el café en la mañana.
-Ya veo, que dijimos de desconectarnos.
-Sólo investigué un poco. -Decia Sofia y sonreía de tal manera que seguro en la distancia hacia derretir sin duda algún gran glaciar en la Antártida.-
-Muy bien. ¿Y qué significa?
-No lo sé. Eso no lo investigué.
-Y Esnelia, que me dices.
-Preferiría que se llamara de otra manera. Si se llamara así pensaría que te enamoraste más de lo que era antes a lo que soy ahora.
-Eso jamás.
Juan la besó y se quedaron unos segundos en silencio, después Juan dijo:
-Música de una sola noche.
-Ese nombre es hermoso.
-¿Te gusta?
-Si. Me encanta.
Dijo Sofía y se abrazó fuertemente a Juan, él suspiró y la besó en el cabello, ella sonrió y dijo:
-Y terminamos viniendo a tu choza.
-Lo sé, no lo hubiera querido pero, como te lo dije una vez, la primera vez que me pediste venir a mi casa y conocerla no me negué porque quería que me conocieras como en verdad era. Pude haberte dado mil razones y excusas para que no -vinieras- quisieras, pero no lo hice porque para mí, mi vida es importante, he tenido miles de oportunidades de cambiarme de casa -o cambiar de vida-, incluso personas me han rogado para salirme de aquí, dicen que este lugar me hace mal pues me encierra en mi mismo y en una fantasía que no es real, y quizá sea verdad. Pero la verdad es que yo amo este lugar, me regaló muchas noches de inspiración antes de que tu llegaras y regresaras. Te amo y debes de conocerme y querer estar aquí de verdad hasta que tu lo quieras, no estamos atados y eres libre de irte cuando quieras, hemos vivido en vida un sueño que muchos mueren siquiera por poder soñar una noche en su vida, pero los sueños no los controlas, la vida es demasiado dura para darnos cuenta de que sólo se necesita, un poco de valentía para hacer realidad todo lo que nos hace feliz. Y el arte nos ayuda a hacer todo lo que quisimos hacer, pero no todos tenemos el don.
-Lo sé.
 Quedaron unos segundos en silencio, Sofia suspiro y dijo:
-¿Cómo era mi cabello?
-¿Qué?
-Anoche. En tu sueño. ¿Cómo era mi cabello?
-Era largo.
-En serio.
-Sí. Largo y oscuro. Completamente oscuro.
-Quizá debería dejármelo crecer.
-No lo hagas, así se te ve hermoso.
-En serio.
-Sí, pero si quieres hacerlo.
-Y tú, ¿Cómo eras? Físicamente.
-En realidad era un poco más feo.
Ella rió y él también.
-En serio. Tu eras tan hermosa y yo tan feo, estaba un poco pasado de peso, era un poco mayor quiero suponer porque se me empezaba a caer el pelo, y tú estabas tan joven y tan hermosa, no cabe duda que eres la mejor persona del mundo.
-¿Por qué?
-Porque eres tan bella y, no lo sé. Si tu quisieras podrías estar con cualquier persona, con alguien más, no sé, más apuesto, más rico, más. Pero en cambio decides dejar todo eso de lado y estas con la persona que más te ama en el mundo.
-Y aquí es donde quiero estar Juan.
-Lo sé. Ahora me queda claro.


I Know. I know now




4 comentarios: