sábado, 30 de julio de 2016

La Chica del Muelle 11va parte



Caminar por estos lugares tan apartados de tu rutina y tu vida diaria, la vida real que tienes en algún otro lugar y esta sigue aunque tú no estés, sigue y cambia aunque tu muchas veces no cambies tanto en el transcurso de una semana o diez años, o quizá cambies más, te hace pensar en lo que es valioso de la vida, de tu vida, el sitio en el que estas, te hace cuestionar si realmente vives la vida que siempre quisiste o solo vives la vida que te permitieron vivir ya sea las creencias que te inculcaron de pequeño, incluso los errores que te marcaron o los golpes psicológicos que pudiste haber adquirido de tus padres a temprana edad con todas esas quejas del uno al otro por la educación que te estaban dando o las peleas entre ellos, es difícil ignorar todas estas cosas cuando no tienes más que caminar, respirar y contemplar el atardecer solo en un lugar tan bello como este, quizá no me quede con Nahomi por eso cuando pude, quizá porque tenía miedo de tener lo que mis padres tuvieron cuando era pequeño, ahora están bien y los amo, y aunque no los culpo del todo porque al final uno escoge que es lo que le hace daño o no, al final de cuentas uno hace su propia vida a pesar de todo y es tonto culpar a algo o a alguien más como dijo aquel famoso poeta chileno, si tuvieron cierta influencia en mi persona de no querer estar con nadie por miedo a lastimarlo o jugar con él, para eso tengo a mi imaginación, y creo que soy bastante bueno, si tan solo pudiera conocer a alguien más aunque creo que eso es imposible, si tan sólo pudiera, si tan sólo pudiera.









No hay comentarios.:

Publicar un comentario