lunes, 27 de junio de 2016

La Escuela de Tarantino



Si bien Kill Bill no es la mejor película de Quentin Tarantino, ni la más reciente, ni con la que se da a conocer al mundo como el revolucionario joven que aun hoy a sus cincuenta y tantos años es ("Quien es joven, es joven para toda la vida" Pablo Picasso) Si es quizá la más respetada y querida por muchos de sus fanáticos y seguidores, y más que eso, es una película que nos muestra mucho de las influencias y escuela que Tarantino ha tenido a lo largo de su vida como empedernido y obsesivo espectador de cine a la hora de mirar. (Mirar, porque jamás será lo mismo mirarque ver)

Sin duda con un amor más que arraigado por las películas japonesas y el trabajo de directores como Fukasaku, Kurosawa, Kar Wai, Fujita e influenciado también por otros tantos a los cuales les rinde tributo por su forma de filmar y algunas escenas dentro de sus películas (no sólo en Kill Bill, sino en toda su filmografía) y hasta de alguna manera revivir escenas de ellos en sus películas, además también la mucha influencia que tiene y siente por el cine mexicano (o si bien no por el cine mexicano, si por la cultura mexicana como tal) Kill Bill es quizá algo que ya Tarantino nos había mostrado que podía hacer y que era algo que se convertía en su sello, y era el de contar la película como una historia, o como una novela si así quieren verlo. (la verdad es que yo así deseo verlo como aficionado lector y escritor que soy) Si bien con Pulp Fiction (la que para mi desde ahorita les digo yo considero su mejor película, y la cual aparece en la lista de mis diez películas favoritas que pueden ver tecleando acá) ya nos había contado una historia así, aunque con capítulos algo inconexos (lo que la hace astutamente grandiosa) con Kill Bill ya se nota que Tarantino deja esa improvisación que tanto encanta, para volverse un director muy serio. (nada más hace falta ver como desarrolla esas secuencias de acción sin corte y con un equipo de cámaras y de dobles el cual exigieron montones a la grande Uma Thurman con la cual Tarantino crea al personaje principal y lo cual desembocaría en toda la historia contada en dos partes) Con mucho también del dramatismo Shakesperiano de encontrar la redención por medio de la venganza a aquellos que trataron de destruirnos; llevándonos de Texas a Okinawa buscando al hombre de hierro, de ahí a Japon para encontrar el más alejado y primer nombre de la lista, mientras se recapitulan las enseñanzas del maestro que le enseñó todo y lucha con los demás agentes del infierno que trataron de mandarla justo a este lugar, para después viajar a México a encontrar al hombre que orquesto todo, y con el cual se terminará toda esa pesadilla al recuperar lo único valioso en su vida, su hija. Kill Bill es más que sangre, espadas y muertes exageradas, Kill Bill es arte, un arte diferente, un contra-arte-cultural si así lo quieren llamar, pero es arte, (Y ya después les hablaré de Death Proof, cinta la cual ya toca un arte más apegado sólo a la cinematografía) nos lleva por mucho, desde un guión bien escrito, un anime alguna vez tratado de plasmar por Oliver Stone con Nacidos para matar (guión por cierto del mismo Tarantino el cual no fue muy bien aprovechado por Stone desde mi muy particular punto de vista) Kill Bill es un referente de la cultura pop y el amor que las masas sienten por Quentin Tarantino, y con la que Tarantino rinde homenaje a un género de cine al cual el ama de sobre manera, el Spaghetti Samuray, o el de los karatecas como lo mencionamos los mexicanos, que haciéndonos una películas de Samurays como otras, nos regala una como nosotros la queríamos ver.

Por último comento sólo para los retractores que dices que el cine de Tarantino fomenta la violencia sólo les digo, el cine de Tarantino quizá si es un género en demasía violento, pero creo que está tan bien trabajado y logrado que todo aquel que ve un filme de Tarantino al ver tanta violencia sacia ese apetito que todo humano tiene por algo de violencia que con el sólo verlo en la pantalla uno ya no puede querer ser violento, caso contrario pasa quizá en la música que incita a la violencia, porque la música si es un móvil más poderoso e influyente por el simple hecho que la música la puedes estar escuchando todos los días todo el tiempo, en cambio, las películas, el cine lo ves de vez en vez para escapar de la realidad, así que si empiezas a tener mucha calma en tu vida y empieza a tornarse muy aburrida o con mucha tensión y estrés y quieres descargarlo en algo o en alguien y quieres explotar o hacer una locura, en vez de querer salir a la calle escuchando música basura que incita a cosas malas para que te pasen cosas malas, comprate o rentate una película de Tarantino, (o de Besson o de Scorsese porque no) y sal de esa rutina para vivir una fantástica venganza estilo samuray. (si es que decides ver Kill Bill por supuesto)









Now! Let´s dance!




2 comentarios:

  1. Es una gran película, en la que parece demostrar una fascinación por Uma Thurman. Lo que me parece muy entendible. Y hay una variedad de influencias bien usadas. También se destaca en segmento anime, muy bien realizado.
    Plantear que las películas de Tarantino fomentan la violencia es tan absurdo como plantear que las obras de Shakespeare fomentan la traición. Es ficción, ficción bien realizada.
    También se puede mencionar a Daryl Hannah, como la otra rubia que llega a atraer a Bill.
    Un hallazgo David Carradine como villano, en alguna escena como una versión maligna Kwan Chang Caine. Y es interesante su análisis de lo interesante de Superman. Que es realmente Superman, que Clark Kent es un disfraz, es como ve a los terrestres.
    Y no es menor la relación odio- amor de Bill con La novia, cuyo nombre se revela en el volumen 2. Otro hallazago.
    Buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La parte de anime me parecio tan genial, cosa que no me parecio en Natural Born Killers de Oliver Stone. Y totalmente de acuerdo contigo en que Tarantino y su cine fomentan violencia es una tonteria para quien lo piensa. Las actuaciones en todas las peliculas de Tarantino son gigantescas, Nada mas hay que ver a Samuel L. Jackson, es otro cuando hace una pelicula de Tarantino, aunque no deja de ser un gran actor cuando actua en otras peliculas que no sean de Tarantino. Tambien me gusto esa analogia de Superman de Bill haciendole entender a Beatrix que ella es superior a todos y no pudo entender porque quiso disfrazarse como un ser humano mas y por eso emprendio ese plan malefico para que ella volviera a ser la "superman" que era.
      Gracias y excelente comentario.

      Eliminar