miércoles, 4 de julio de 2018

Color Violeta.


-Háblame de ella. ¿Cómo era?






Cuando uno tiene nueve años cada juego es divertido,
mágico,
tanto para el que lo juega,como para quien lo imagina
tanto lo es que no se puede repetir algo igual
pero el juego que me hacía jugar Violeta era el mas raro de todos,
y sin embargo
el que mas me gustaba jugar, quizá porque era el que menos yo entendía en aquellos años.

Era la mejor amiga de mi hermana,
ellas tenían 15
yo era el chaperón mas molesto por aquel entonces
no por la hiperactividad
sino por mi fantasmagórica presencia
ni mi corpulento cuerpo podía contra mi introvertida personalidad
Mustio me llamaba Violeta.

Tenía el cabello en forma de cazuela,
como un hongo,
era flaca y blanca como un alfiler
quizá de ahí su atracción hacia mi.

No había protocolo de iniciación
y este juego era el único que siendo exactamente siempre igual me causaba la misma sensación
sensaciones que un niño de nueve años difícilmente puede experimentar
miedo,
temor,
excitación,
pálpitos,
yo en aquellos años no sabía como llamarla
años después supe que mucho antes ya había sentido un puro y profundo placer con ella
mientras me pedía que le besara el cuello mientras se desnudaba y me tocaba

Mi mano en su pubis
sus costillas expuestas
y si no fuera por una foto en la que aparece de espaldas y su hermano al lado mio
creería que años de mi vida se me han ido recordando un sueño
cuando una mañana de la nada desapareció sin dejar rastro.

Hubo un larguísimo periodo en el que su presencia no fue removida de la memoria
hasta que descubrí lo que aquel juego era
no les voy a negar que años después mientras algún encuentro en alguna vieja taberna me llevaba al cuarto de algún motel con cualquier desconocida yo tenia
la borrosa imagen de violeta y su pelo
arrebatar a la memoria yo conseguía.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario