lunes, 9 de abril de 2018

Hablando de poesía y sus poetas.


Como ya les había contado hace uno días, mientras estaba un poco en un bache del que si bien no podría llamar depresión, si estaba susceptible a perderme en mis pensamientos y estas preguntas que le vienen a uno cuando realmente se cuestiona el rumbo que va tomando tu vida cuando estas a punto de cumplir 30 años, pues en días pasados me volvía a querer pasar lo mismo, pero en vez de volver a caer en ello, decidí salir por la ciudad con mi cámara y tomar fotos, y algunas tomas para el que ahora si será mi primer cortometraje. El caso es que mientras andaba por el malecón de mi ciudad, después de haber pasado a uno de mis cafés favoritos para comer, realizar algunos apuntes y terminar de leer un libro que había comprado días atrás, llegué al kiosko y al estar en este recordé algo que me pasó hace algunos años.

Creo será cosa de 4 o 5 años, era una tarde algo temprano muy parecida a la que justamente estaba recordando, había sido justamente la misma rutina, solo que aquella vez la cámara no me acompañaba, pero igual estaba solo, pero aquella vez fui al kiosko para leer el libro que justamente acababa de comprar, el libro era un compilatorio de varios poemas de Mario Benedetti, entonces en eso un joven subió también al Kiosko y se me acercó, se presentó y me dijo que escribía poemas y los vendía a la gente (estilo Before Sunrise) para pagar sus gastos en la ciudad y de paso ayudar a sus padres que no recuerdo donde me dijo que vivían, yo empecé a hojear sus escritos mientras él me contaba un poco de su vida, yo la verdad para este punto no le ponía mucha atención porque estaba muy concentrado leyendo el primer texto que traía en su libreta, el cual no sé porque me llamó tanto la atención en el instante, leí algunos mas pero la verdad ninguno llamó tanto mi atención como ese primero, recuerdo que le pregunté que si estudiaba y me dijo que había ido a La Paz precisamente a eso, pero que no había tenido recursos para seguir estudiando y que estaba pensando muy seriamente en regresar a su ciudad, recuerdo también haberle preguntado si ya había publicado en algún lugar, a lo que me respondió que no, sólo me dijo que también escribía canciones pero que no tenia de momento guitarra, entonces me preguntó que si yo escribía, a lo que yo le respondí que no, lo cual fue mentira pues para ese entonces escribía mi novela, pero supongo no quise ser pretencioso, entonces arranqué la primera hoja que tanto me llamó la atención, y le di todas las monedas que traía en los bolsillos, él me firmó el escrito y se marchó. El escritor se llama, o al menos me firmó su texto como Ayax Casillas, y jamás lo volví a ver. Aquí se los comparto.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario