viernes, 16 de marzo de 2018

Hablando de canciones bonitas. (O por qué ahora prefiero la música en español sobre la música en inglés)


Hacía varias noches que no me ponía a escribir sólo por el placer de hacerlo, (si no fuera por las entradas ya programadas desde hace meses no tendría nada publicado en este mes) que no me ponía a escribir recordando, o por simple catarsis o terapia. La verdad es que en estas últimas semanas, al menos en lo que va del mes, la he pasado no tan bien, pero tampoco la he pasado mal; mi perro ha estado muy enfermo por una intoxicación que se le complicó con un problema neurológico, mi madre también estuvo enferma unos días, yo me lastimé de un pie, dos de las muy pocas amigas que tengo y con las que salia de vez en cuando al cine o a tomar un café para platicar se han mudado de ciudad, en fin; perdidas de personas que siempre pesan mas que las perdidas de dinero, y la mortificación de ver sufrir a personas y seres que quieres.

Esto me ha hecho realmente poner en bases, o valorar lo verdaderamente importante una vez mas, cosas que uno da por hechas cuando no la pasas mal, a veces se nos olvida cuando somos plenos o en total felicidad que otras personas que vemos por la calle serias, tristes, o pensativas que en realidad no la pasan tan bien, y uno puede pasar a un lado de ellas y pasarlas desapercibidas, porque uno por momentos no percibe lo que uno no siente, realmente hay que estarla pasando algo mal para ver ciertas cosas que uno no ve cuando la pasa bien, y me he dado cuenta que yo soy de esas personas, por eso de días para acá, ya que las cosas en mi vida han tomado un ritmo más normal, ya sin esta presión en el pecho que sentía con algo de tristeza, nostalgia y un toque melancólico recordando colegas, vivencias y tiempos mejores, me he dado a la tarea de saludar a toda persona que veo en la calle y darle cara y una sonrisa, he también optado por llevar lo menos posible música en los oídos salvo cuando estoy sentado en algún café escribiendo, sin descuidar por supuesto mi alrededor y mi entorno, y no solo en la calle, también en casa y en el trabajo, acercarme un poco más a las personas con las que convivo todos los días; compañeros, amigos, me es difícil hacer este tipo de cosas, platicar de cosas, ser atento con las personas, se me complican; pero soy consiente que, aunque yo también salgo ganando de estas acciones, en realidad lo hago por que las otras personas se sientan bien, si no la están pasando tan bien.

Y bueno, porque hablo de esto y el título de la entrada no dice mucho, bueno, esto se debe a que la música me ha ayudado mucho a salir de este bache, y si algún exponente me ha ayudado, como en algunas veces me han ayudado División Minúscula, Joaquín Sabina, Jorge Drexler, esta ocasión fue Leiva y su discografía, y el hecho de poder escuchar buena música en el trabajo siempre respaldada por el buen Fran.

Y el escuchar a Leiva me ha hecho recordar como precisamente yo empecé a escuchar a Leiva, o sea a Pereza, y fue gracias a una estación de radio que escuchaba en el trabajo hace años en la que sólo pasaban música en español, ahí descubrí primeramente a Animales, y después a Violento Amor, (una de mis canciones favoritas de la vida) y de ahí fue buscar su música, y el resto es historia, el caso es que en esta estación como pasaban música contemporánea de España y Argentina, también pasaban música de estos países y de otros con exponentes como Leo Dan, Victor Manuel, Los Terricolas, y esto a su vez me hacía recordar las canciones que escuchaba mi mamá y mis tías, siempre en español, en nuestro idioma, mis primeras grabaciones en cassete las hacia a las edad de 14-15 años con las canciones que escuchaba en Los 40 Principales que se escuchaban en las madrugadas que la estación de la Ciudad de México se enlazaba con la estación de Durango, la mayoría de las canciones eran de rock o pop en español como Los Enanitos Verdes, Reily Barba, Bacilos, entre otros. Esto también me hace recordar que cuando aprendía a tocar la guitarra, y ya que empezaba a sacar canciones a mi gusto, me gustaba entrar a una página llamada Lacuerda.net en la que solo salían los acordes de música en español, y el lema de la página era darle el lugar que se merece y sentirnos orgullosos de nuestra lengua, que si bien no soy ningún nacionalista y sólo por ello decir que no escucho música en ingles, o que prefiero la música por su idioma no es así, las grandes influencias de todos viene de la música inglesa, mas si somos amantes del rock, pero si algo debo de admitir, es que uno logra conectar mas, o hace mejor catarsis, con una cancion que te haga revivir andanzas, o te haga superar una pena, cuando entiendes a la perfección lo que te dice, y eso se logra a través del idioma.











2 comentarios:

  1. A pesar de que no concuerdo mucho con lo que decís en la entrada (a veces una melodía me llega más que una letra que se comprende por estar en español), me gusta lo que escribiste.
    Un ejemplo extraño (que me sucede) es escuchar canciones brasileras, en donde se percibe bastante lo que dicen las letras pero no del todo y uno queda en un limbo entre la letra y la música

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo Frodo, a veces la música comunica, y en ciertas canciones comunica más que la letra como bien dices, y no estoy generalizando, como también lo digo creo que la música no tiene nada que ver con el idioma, simplemente algunas canciones en nuestro idioma hacen que uno cree una conexión, pero también las hay en otras lenguas que nos pueden crear conexiones. No sé, será que en estos días que no estado tan de buena racha he encontrado bienestar en ciertas canciones y por eso me nació escribir esto.

      Abrazo de regreso Frodo, y gracias por pasarte por acá.

      Eliminar