lunes, 25 de septiembre de 2017

Las Noches Tristes.


Ayer en la noche (o mejor dicho hoy muy temprano de madrugada, hace como 6 horas) estaba escribiendo una entrada que quiero compartirles el día último de este mes, que precisamente habla de septiembre, y me hizo pensar en todas las cosas que han pasado en este mes, la semana pasada, la semana antepasada, lo que ha pasado en últimos meses, en últimos años, y no pude evitar sentirme algo triste, como hace muchas noches no me sentía, a pesar de las cosas buenas que también me han pasado en estos últimos días.

Y es que entre desastres naturales que han azotado no solo al país, soy tan humano que cualquier desastre natural acontecido en cualquier rincón del mundo me duele y me hace sentir tan mal, que me hace alejarme un poco de las redes por días, (un ejemplo es esta ausencia de casi una semana a pesar que quería publicar montones de cosas que involucraban unas fotos que tenia que salir a tomar pero que no lo hice por la misma situación) y no solo los desastres naturales, al fin de cuentas contra esos uno no puede hacer nada, pero por ejemplo los ataques raciales y xenófobos que a habido en últimas fechas en ciudades como Nueva York, Barcelona, Siria; incluso lo del asesinato de la chica de Puebla, Mara; solo por ideas que nos rebasan en entendimiento y tiempo, cuando el amor por humanos que somos debería de ser mas fuerte que todo. Las fotos de toda esa gente ayudando en los escombros del sismo que azotò a la CDMX, Morelos, Puebla, las tormentas que también lastimaron a Oaxaca, Chiapas, o mi estado también en Los Cabos donde estaré en un par de meses, la gente y jóvenes que pueden estar cerca y que no piensan dos veces a la hora de ayudar, ya sea cargando piedras, alumbrando con lamparas, preparando comida y repartiéndola, montando albergues para mascotas perdidas, la gente que viene de tantas partes del mundo para tratar de sacar a cuanta gente se pueda con vida de entre los escombros, hacerlos nacer una vez mas literalmente de la tierra, es algo que me reconforta. Perros que ayudan, gente que en la distancia mandamos por lo mas mínimo que sea algo de aliento, alimento, papel de baño, un mensaje con plumón sobre la bolsa de frijoles, un hashtag, un deposito en la cruz roja, a los topos, no cabe duda que hacen mas ligera la propia carga que yo vengo cargando emocionalmente.

La verdad no pensé que me pusiera a poner tan sentimental el día de hoy, vamos, ya lo estaba desde hace días, pero no sè, recordar cosas sobre lo que ya escribía, (ademas de otras cosas que escribo para un par de convocatorias por tratar de publicar algo en una editorial y trabajando a marchas forzadas para entregar justo esta semana) recordar situaciones y amigos que ya no están, hicieron que escribiera sobre esto.

En realidad este borrador lo tenia desde hace algún tiempo, esta entrada, o al menos este título lo iba a publicar cuando hace poco mas de un año pasò lo de la discoteca en Orlando, y como veía esas muestras de odio contra la comunidad gay, y como mucha gente se preocupaba mas por resultados en el fútbol, o en el box, eso me hizo también ponerme muy mal, preocuparnos mas por dinero o deportes que por la humanidad misma, en aquella ocasión las palabras no salían, hasta que salieron una noche, no como yo quería pero salieron. (aquí les comparto el texto)

De modo que si estuve tiempo ausente, espero me disculpen, tanto los de aquí como los de allá, créanme que hay veces que cosas se juntan y te superan, pero espero estar con normalidad dentro de poco, los dos siguientes meses serán muy apretados en mi agenda, espero ver muchas gentes, muchas caras, nuevas y conocidas, espero puedan servirme de ánimo y consuelo para no sentirme tan enfermo y triste, aunque como ya lo dije, aunque no veo mucho tele, ni he estado tan al pendiente de las redes, imágenes como las que ahora les comparto me han ayudado mucho.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario