lunes, 13 de junio de 2016

#loveislove



No había querido comentar nada de este tema al respecto no porque no me importe, al contrario, me importa y mucho; pero quería ser muy cuidadoso con mis palabras así que este es mi pensamiento con respecto a lo ocurrido hace dos noches en Orlando:

La última vez que acudí a misa (hace poco menos de un mes por compromiso familiar, aunque uno no siga las leyes cristianas me supongo yo si tiene que preocuparse porque nuestros hijos se orienten por un buen camino siempre y cuando claro uno les diga que es verdad y que es mentira; ya ellos cuando estén grandes sabrán si al final creer o no) el párroco de la iglesia a la que acudimos dio una plática muy atinada sobre las cosas que están bien y las que están mal, las que son justas y las que no; pongo un ejemplo muy en claro como él no lo puso y es el siguiente, él nos decía que cuando era encargado de la escuela de sacerdotes en Nuevo León había una jardinero que tenía ahí y que el había pedido de consejo al obispo en ese entonces del estado de cuanto había que pagarle, y que el obispo escribiéndole en un papel le había dicho: "pues este es el salario mínimo y esto es lo que la ley nos permite pagarles" y que entonces el le contestó: "Si, pero los que estipulan el salario mínimo quizá jamás han vivido con un salario mínimo y manteniendo a una familia de cinco hijos. Yo sé lo que es vivir con un salario mínimo, para una sola persona y se que es muy difícil, quizá esta cifra para la ley está bien, pero para la ley de dios no." Después nos dio otro ejemplo de un sobrino de él y nos decía: "Una noche en una cena familiar mi sobrino se me acerca y me dice: Mira tío, si miraste al amigo con el que llegué a la cena, pues es mi pareja. ¿Qué te parece? " Y yo le contesté: ¿Que qué opino? Pues mira "hijo" -sólo lo dejaremos así porque aparte de que no recuerdo el nombre del sobrino creo que es irrelevante para lo que quiero llegar- te puedo decir con toda certeza que yo no te dejaré de querer, que seguramente voy a querer igual a tu pareja porque sé que él te hace feliz, voy a seguir visitándote cada vez que me invites a tu casa y te respetaré porque más que ser mi familia eres alguien a quien yo quiero mucho, pero eso si hijo; no me pidas que te diga que lo que tú estás haciendo está bien; porque ante los ojos del dios al que yo profeso y él único dios que existe para mi, eso no está bien." Y mi conclusión es: Si un sacerdote, que es una persona tan mayor, proveniente de otra cultura, de otro siglo, de otras ideologías que a él le inculcaron sus padres; puede ser tan inteligente en cierto modo de al menos respetar a las personas que son homosexuales aunque su religión le diga que está mal eso que ellos hacen, porque gente tan llena de odio, más que de palabras de dios, hacen lo que hacen, deberían de seguir el consejo de este señor. Yo por mi parte no pienso así, yo soy de los que piensan que uno puede amar en este mundo a lo que uno quiera, siempre y cuando saque sólo lo mejor de tí, incluso en las peleas, los enojos y los reclamos uno sabe cuando son con amor y aun en el enojo sacan lo mejor de ti, porque son enojos que jamás harías con nadie más -con el cariño que uno los saca por supuesto, cuando ya no hay enojos con cariño en una relación buscando que la otra persona en vez de enojarse te sonría y te abrace, definitivamente es que ya no hay amor-. Soy de los que piensan que puedes amar a alguien de tu mismo sexo, o de tu sexo opuesto (si leen mi blog de hecho soy de los que piensan que todas las mujeres tienen cierto grado de lesbianismo en su naturaleza), soy de los que cree que incluso puedes amar a dos personas a la vez, siempre y cuando esas dos personas lo permitan y lo sepan y no lastimes ni juegues con nadie; soy de los que creen que incluso puedes amar a más de una persona en la vida, porque aunque no es amor de pareja, o sexual, o carnal; el amor a los padres, a los hijos, a los amigos y a las familias es tan grande que desbordan nuestras felicidad por el rostro; soy de los que incluso creen por muy increíble que parezca que uno puede amar a los animales, a las plantas, incluso a cosas que no existen, porque los muertos, aunque alguna vez fueron personas; ya no lo son, y en esto si estoy en desacuerdo con las religiones, pues aunque nos vendan simulacros de otras vidas donde nos reuniremos con seres queridos, yo espero no sea así, sino de que nos sirve la memoria, la vida; esa vida que 50 personas desde hace dos días ya no la tienen gracias a alguien que no tiene amor por una religión no tan enferma, pero si llena de gente muy dañada aunque la verdad esto la haya ordenado una religión como tal. Aunque como siempre lo he dicho, y es una de mis políticas en la vida; jamás hay que generalizar, ni en una cosa, ni en la otra. Es un tema con muchas aristas y vértices, desde el tema de las armas hasta la educación a temprana edad por el respeto y la tolerancia hacia nuestros hermanos, porque al fin de cuentas la humanidad no es más que eso, un grupo numeroso de hermanos.
 

1 comentario: