jueves, 30 de junio de 2016

Mis diez mandamientos.


1.-Dar gracias al despertar, no importa que tan dura haya estado la fiesta.





2.-No importa dónde o con quién despiertes, siempre da el saludo de buenos días.





3.-Agradece y siempre recuerdale a los que tienes cerca lo mucho que los amas.





4.-Mira al menos una vez al año un amanecer desde lo más alto que puedas en plena paz, la taza de una bebida caliente es primordial.





5.-Cada que puedas alimenta un animal hambriento.






6.-No te canses de ayudar a quien en verdad lo necesite, no ayudes a aquellos que pudiéndose ayudar no lo hacen.





7.-Se nos dieron dos pies y dos manos por algo, utilizalos más. Caminar por el simple placer de hacerlo, pintar algo, escribir algo, crear algo.






8.-Un día al mes -al menos- vive sin depender de nada ni de nadie. Este mundo nació sin automoviles, sin celulares, sin dinero; rindamos tributo a nuestros ancestros.





9.-Cree en todo lo que te permita soñar y buscar. Un consejo, todas las personas que admiro en la vida encontraron esto en el arte.








10.-Nunca olvides llamar a quien hizo de tu infancia la mejor etapa de tu vida. Así dejarás mejores hijos al mundo.







11.-Sólo si puedes y te queda algo de tiempo libre (por cierto, ya no trabajes tanto por favor; sólo lo necesario para que nada indispensable te falte) preocupate y ocupate del mundo en que vives, que ya no habrá otro para que tus hijos habiten; sal a pasear con ellos en bici, muestrales lo hermoso que és para que ellos también lo cuiden, (mientras aun le queda belleza) cuida los árboles. Tú puedes ser la pequeña diferencia en un mundo lleno de grandes indiferencias. Pero por sobre todas las cosas, siempre, día tras día; ama lo que haces, y haz lo que amas, sólo eso garantiza la felicidad, después; sólo después, con el amor llegará la vida eterna. 






______________________________________________________________________________
P.d. Este mes cumplí 27 años (no diré que día fue, tendrán que averiguarlo lectores míos). Y a esta edad (supongo, aunque vaya uno a saber! si uno le hace ciertas preguntas a los viejos sobre su juventud se encuentra con que ciertas cosas, aunque no quieras olvidarlas, irremediablemente se pierden entre montones de recuerdos, sueños y vivencias) uno debe de tener ciertas cosas muy claras en la vida, -con respecto a- las otras cosas; ya tendremos tiempo para seguir buscando y tropezando, o como dirían los clásicos, marcando cruces sobre prueba y error.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario